Aunque a última hora, siendo ya muy veterano, entró en la lista de convocados para la Eurocopa de Francia, en este Mundial sí que ya no veremos con la camiseta de Islandia al bueno de Eiður Guðjohnsen.

El que para muchos es el mejor futbolista que ha producido el país, paradójicamente, ha podido decir adiós a la selección con la conciencia tranquila, sabiendo que deja sobre el verde a una generación de jugadores que también serán recordados durante décadas y décadas por sus proezas. Atrás queda su capacidad de liderazgo, sus pases filtrados, sus explosivas irrupciones al área y, sobre todo, esa imagen que permanecerá para siempre marcada en su trayectoria, cuando una tarde de abril de 1996, en un amistoso contra Estonia, entró al terreno de juego con 17 años sustituyendo a su padre Arnór, de 35. Una noticia que, por su singularidad, dio la vuelta al mundo, y que ya puso el foco sobre la pequeña isla del Atlántico mucho antes que él triunfara en varios clubes europeos o que el combinado nacional saltara a la fama eliminando a Inglaterra en Niza.

Hace dos décadas, con ese abrazo sentido en la línea de banda, los Guðjohnsen enterraron una semilla en el pasto. El resto es historia.

 

LA PREVIA DE ISLANDIA

EL DATO DE ISLANDIA

EL PERFIL DE ISLANDIA

ESTE 2018, ISLANDIA HA SIDO NOTICIA POR…