No hay pitido final

En el medio del triángulo que forman los espectadores, los patrocinadores y los gigantes televisivos, se encuentra una víctima inesperada: el futbolista.
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD