PUBLICIDAD

Negro y canalla

En ese espacio sagrado, entre el fútbol y Rosario Central, se alzaba y se desplomaba el mundo de Fontanarrosa.
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD