Siempre es importante empezar con buen pie. Siempre es importante ganar el primer partido de una competición tan corta como el Mundial. Da mucha seguridad ver los tres primeros puntos en el casillero.

Tres de tres. Eso hizo Suiza en el Mundial disputado en Sudáfrica en 2010. Ganó a España, una de las favoritas en aquella edición y que después se alzaría con el título. El 16 de junio de aquel año, la selección helvética, con su segunda vestimenta, la blanca, se presentó al Moses Mabhida Stadium para disputar su primer partido. Encuadrado en el Grupo H, los suizos tenían que enfrentarse a Chile, a Honduras y a (la ya mencionada) España.

El gol de Gelson Fernandes en el minuto 52 sirvió para que los centroeuropeos derrotaran a la que luego sería la campeona del mundo. Suiza tuvo otros dos encuentros para poder certificar el pase a octavos, pero no lo consiguieron. Los helvéticos cayeron por la mínima ante Chile y no pasaron del empate ante Honduras en la última jornada. Tras obtener los tres puntos en la primera fecha, la selección en la que jugaban Benaglio, Senderos, Inler o Barnetta, entre otros, solo fue capaz de sumar uno más en los duelos restantes. Y Suiza abandonó aquel Mundial con cuatro puntos, habiendo ganado su partido inicial en la competición y con la sensación de no haber aprovechado su situación privilegiada.

 

LA PREVIA DE SUIZA

EL DATO DE SUIZA

EL PERFIL DE SUIZA

ESTE 2018, SUIZA HA SIDO NOTICIA POR…