Granit Xhaka luce los colores de Suiza, pero es originario de Kosovo. Desde el centro del campo, donde se produce y emana toda creación, es uno de los grandes baluartes para la selección en la que juega, pero todo esto pudo cambiar.

El ahora jugador del Arsenal no es el único futbolista de su familia. Su hermano, Taulant, también se dedica a eso de darle patadas a un balón frente a miles de personas en la Superliga de Suiza, en el Basilea. Ambos proceden de etnia albanesa y junto a sus padres abandonaron el suroeste de Europa por culpa de la Guerra de los Balcanes.

En búsqueda de un porvenir y de una carrera futbolística exitosa, los dos hermanos separaron sus caminos a la hora de representar a una nación u otra. Ambos familiares tuvieron que escoger entre luchar por Albania o por Suiza. Taulant, el mayor de los dos, escogió la primera opción. El mediocentro zurdo, ya que no llegaba la llamada de Albania y los helvéticos apostaban fuerte por él, optó por la segunda. “Somos albaneses y nuestro deseo es jugar con la camiseta roja y negra”, argumentaba, en el medio Kosova Sot, Xhaka, hablando de su hermano y de él mismo.

Los Xhaka no estarán en el mismo conjunto ni llevarán la camiseta de la misma selección. Eso es cierto. Pero podrán contar a sus nietos que se enfrentaron en el primer partido que ambos equipos disputaban en la Eurcopa de 2016. Aquel fue el primer encuentro de Albania en una gran competición de naciones.

 

LA PREVIA DE SUIZA

EL DATO DE SUIZA

EL RECUERDO DE SUIZA

ESTE 2018, SUIZA HA SIDO NOTICIA POR…