Crónica de una muerte anunciada. Martes por la noche, 20:00 horas. En una mano, una cerveza; en la otra, un bolígrafo. Y en la mente, la triste certeza de constatar por enésima vez que el Barcelona ya no es lo que era y la dolorosa nostalgia que provoca el recuerdo, borroso, lejano y etéreo, de un tiempo pasado en el que todo fue indudablemente mejor. El club acaba de hacer oficial la alineación para enfrentarse al Celta de Vigo en el Estadio de Balaídos: Marc-André ter Stegen, Nélson Semedo, Yerri Mina, Thomas Vermaelen, Lucas Digne, Denis Suárez, Paulinho, André Gomes, Philippe Coutinho, Ousmane Dembélé y Paco Alcácer. Once nombres que el aficionado azulgrana, aún adolorido por el tremendo golpe que supuso ver como su equipo caía eliminado de la Champions League en los cuartos de final por tercera vez en los últimos cuatro años, lee de carrerilla buscando algún canterano con la misma insistencia con la que un sábado por la noche se busca un bar abierto para tomar una última copa.

Apenado, como si algo acabara de romperse dentro de sí, el hincha culé descubre sorprendido que no hay ningún futbolista formado en La Masia ni ningún catalán en el once de Ernesto Valverde, quien ante la proximidad de la final de la Copa del Rey se ha decantado por una alineación plagada de suplentes, con unos jugadores que le han costado al Barcelona alrededor de unos 500 millones de euros. La realidad es tan escalofriante como reveladora, tan desoladora como implacable: hacía más de 16 años que el equipo no jugaba sin ningún canterano. Fue el 6 de abril de 2002, cuando el conjunto azulgrana, que entonces estaba dirigido por Carles Rexach y que, perdido en una agónica e interminable travesía por el desierto, caminaba hacía su tercera temporada consecutiva sin celebrar ningún título, saltó al césped del viejo San Mamés con un once formado por Roberto Bonano, Michael Reiziger, Philippe Christanval, Abelardo Fernández, Francesco Coco, Philip Cocu, Fábio Rochemback, Luis Enrique, Marc Overmars, Javier Saviola y Rivaldo.

Las dos imágenes duelen en el alma, más aún si se comparan con la que dejó aquel encuentro en el Ciutat de València del curso 12-13 en el que el Barcelona de Tito Vilanova jugó con once canteranos a la vez: Víctor Valdés, Martín Montoya, Gerard Piqué, Carles Puyol, Jordi Alba, Sergio Busquets, Xavi Hernández, Cesc Fàbregas, Pedro Rodríguez, Andrés Iniesta y Leo Messi.

Como no podía ser de otra manera, las tres instantáneas corren rápidamente por las redes sociales. Y el aficionado azulgrana, sentado ante el televisor de ese bar que tantas veces le ha visto explotar de alegría o de tristeza, las observa una y otra vez con la misma cara de circunstancias que puso el ‘Tata’ Martino cuando, justo después de golear al Rayo Vallecano por un inapelable 0-4, fue duramente criticado por no haber dominado la posesión del balón. Así se siente el seguidor culé, con la boca seca por la cruel resaca que le dejó la época más gloriosa de la más que centenaria historia del Barcelona, sujeto a la contradicción constante de estar haciendo cuentas para saber cuántas jornadas faltan para que Andrés Iniesta levante la 15ª liga del club en las últimas tres décadas mientras constata, una vez más, que el estilo de juego, La Masia y la identidad, los tres elementos que han definido al Barcelona que conocemos, certifican ahora que la entidad culé está renunciando a su esencia y a ser más que un club; que, buscando maximizar sus beneficios y consolidarse como una marca comercial globalizada e internacional, la entidad está vendiendo su alma al diablo.

El estilo

Sin duda, uno de los aspectos que mejor ilustran la decadencia del modelo del Barcelona es el paulatino alejamiento respecto a ese fútbol asociativo que Johan Cruyff introdujo, que Frank Rijkaard consolidó y que Pep Guardiola sublimó hasta el punto de llegar a disputar una final del Mundial de Clubes sin ningún delantero puro. “Venimos aquí con el orgullo de defender un estilo, una manera de jugar que nos ha llevado aquí y que nos ha hecho ganar mucho. No lo hacemos para sacar pecho ni nos creemos mejor que los demás, solo faltaría. Nosotros entendemos el juego de una manera, y la intentamos defender aquí y donde sea. La esencia tiene que ser siempre la misma, y nos iremos a casa o llegaremos a la final de esta manera”, aseguraba el técnico de Santpedor, que ahora ha dotado al Manchester City del fútbol preciosista que antaño distinguía al Barcelona y que con su take the ball, pass the ball está consiguiendo mutar la forma de entender el balompié en el Reino Unido, en la previa de la semifinal de la Champions League contra el Real Madrid de la temporada 10-11, escenificando cómo de innegociable era para el Barcelona un estilo que veía los centrocampistas como su elemento central, y no como futbolistas que habitan en una zona de paso y que son simples camareros de los hombres más adelantados del equipo.

“Luis Enrique diagnosticó que el equipo necesitaba una actualización. Y esta actualización tiró por un lado muy diferente a nivel de estilo, hacia una idea que se escapa del modelo clásico. Lo que recibe Valverde es un equipo hecho a partir de este nuevo camino que en cierta medida empieza Luis Enrique y que se evidencia con el perfil de centrocampistas que se buscan ahora, aunque es cierto que en algunas cosas él intenta acercarse al estilo de Guardiola. Es un punto intermedio”, matiza Albert Morén, autor de un blog (EUMD) que es una auténtica joya para los amantes del fútbol y que tiene este nombre en honor de una de las expresiones más recordadas del añorado Johan Cruyff: “En un momento dado”. Y es que el holandés, ese hombre que “cuando llegó al Barça decía que quería que sus futbolistas jugaran igual que cuando conducían, sin pensar, haciéndolo de manera automática”, fue el padre de un modelo que cambió al conjunto catalán para siempre, pero que ahora ya no es un elemento esencial e imprescindible para quien dirige el club: “Ellos no le ven una ventaja comparativa en jugar de una manera o de otra. Lo ven como una cuestión ornamental, pero la sensación es que no le ven una ventaja comparativa en jugar con este estilo. Les da igual jugar de una forma o de otra, porque al final lo único que les importa es ganar”. 

La cantera

“Leo Messi, mejor jugador del mundo. Andrés Iniesta, segundo; y Xavi, tercero. Los tres formados en La Masia, los tres hechos aquí. Como Pedro, Bojan, Busquets, Valdés, Piqué y Puyol. Y Pep Guardiola, el que muchos consideran el mejor entrenador del mundo, nacido en Santpedor y formado en La Masia. ¿Te das cuenta? Es posible que tengamos el mejor equipo de fútbol de la historia y la mayoría de sus jugadores son hechos aquí”. Así empezaba un anuncio de Estrella Damm del año 2011 que subrayaba el enorme patrimonio cultural, social y deportivo de Catalunya, reivindicando con orgullo la cantera azulgrana y su categoría de buque insignia del exitoso modelo del Barcelona, que en aquel momento dominaba con una solvencia extraordinaria e incontestable el fútbol mundial.

Dos meses y medio antes de que se empezara a emitir dicho anuncio, el 10 de noviembre de 2010, Sergi Roberto, el único de los últimos 24 canteranos que han tenido minutos con el primer equipo que ha conseguido asentarse en la plantilla del Barcelona, debutaba en un encuentro de Copa del Rey contra el Ceuta. “Luego el páramo. Tierra árida y triste. De pronto, y coincidiendo con los dos últimos años y medio, el Mini ha sido una inacabable puerta giratoria por donde han desfilado jóvenes de todo el planeta, algunos ni siquiera se han enfundado la camiseta del filial, fruto de una errática política deportiva. Todo vale. Todo valía primero para ascender a Segunda A y todo vale ahora para no caer al pozo de la Segunda B de nuevo. Hasta 34 jugadores ha contratado el club desde el verano del 2015″, apuntaba Marcos López desde las páginas de El Periódico, retratando la preocupante deriva que ha seguido el Barcelona en materia de fútbol formativo en unos últimos años en los que la idea de “La Masia no se toca” ha cambiado radicalmente de sentido. Y, en la misma línea, el periodista de El Mundo Francisco Cabezas añade: “¿Cómo puedes venderle a un chaval de 12 o 13 años que va a tener futuro en el primer equipo cuando el último canterano que se ha posicionado como titular hace 7 años que debutó? Tú puedes pedir paciencia, pero también tienes que ser coherente… Hay que invertir en el talento que hay en casa. El Barça nunca debería apartarse de esa idea, de apostar por la gente que realmente siente el club. Es importante tener a jugadores que hayan estado toda la vida aquí, porque a la hora de competir lo van a hacer diferente que un futbolista que sabe que va a estar en el Barça dos temporadas y que a la tercera se irá a otro club a ganar más dinero. El componente sentimental es muy importante, y nunca se debería dejar de lado”.

Con toda seguridad, la prueba más evidente de la decadencia del modelo azulgrana de fútbol base es la realidad del Barça B, un equipo que vive inmerso en una revolución constante y en el que tan solo hay diez jugadores que hayan pasado por el juvenil culé, “un filial despersonalizado y que ha dejado de ser un trampolín al primer equipo”, según escribió el propio Francisco Cabezas en El Mundo. A pesar de que los resultados no avalan la decisión -en estos momentos, el conjunto que entrena el exfutbolista Gerard López suma ya dos meses sin ganar y ocupa puestos de descenso a Segunda División B-, Pep Segura, el mánager deportivo del Barcelona, y Guillermo Amor -que hace un año, insistía en una entrevista en que “hay que tener calma, paciencia, tranquilidad y confianza. No hay que precipitarse. Todo tiene un proceso”– y José Mari Bakero, los responsables del fútbol formativo azulgrana profesional -Barça B, Juvenil A y Juvenil B-; en lugar de confiar en quienes suben de La Masia y de trabajar en la formación, han apostado por fichar futbolistas para intentar asegurar la permanencia en la categoría de plata del fútbol español hasta el punto de hacer algo tan antinatural e inverosímil para un filial como incorporar jugadores cedidos sin opción de compra.

Esta situación, agravada por la falta de confianza del primer equipo en los canteranos que se hace patente en la figura de Carles Aleñà, que a pesar de ser la gran joya del filial del Barcelona no ha tenido ni un solo minuto en Primera División esta temporada, y en la incesante inversión en fichajes -334 millones de euros en el último verano, una cifra que supone un récord para la entidad; aunque, según un interesante informe de Weloba, tan solo dos de las 13 incorporaciones de los últimos tres años, Samuel Umtiti y Philippe Coutinho, juegan más del 50% de minutos posibles y la mitad no sobrepasa ni el 30%, un hecho que sirve para explicar el evidente desgaste de los jugadores titulares y que constituye otro de los grandes problemas actuales del cuadro culé-; ha provocado una fuga constante de jóvenes talentos, que ante la imposibilidad de llegar a la élite con el equipo de sus amores optan por salir a buscar su futuro fuera del club. Uno de los últimos canteranos en ser noticia por este motivo ha sido el talentoso centrocampista del Juvenil B Adrià Bernabé, que el próximo verano fichará por el Manchester City, siguiendo el ejemplo de otros prometedores futbolistas formados en La Masia como el citizen Èric García, Jordi Mboula (Mónaco) o Sergio Gómez (Borussia Dortmund), que este invierno dejó La Masia después de ser premiado con el Balón de Plata en el Mundial sub-17 de la India y que ya ha debutado con el primer equipo del conjunto alemán.

 

“Ahora mismo los canteranos están pensando más en irse que en quedarse. Jugar en el primer equipo lo ven como un sueño, como una utopía”

 

“Yo hablo con muchos juveniles y cadetes y me dicen: ‘¿Es que por qué tengo que quedarme?’. Yo no digo que tengan que ser jugadores del primer equipo ya, pero si no quieres tener que entrar en el aspecto económico tienes que proponerles un proyecto deportivo que te creas. Es que ahora cuando un canterano mira arriba dice: ‘¡Uf! Es imposible…’. Mira a Aleñà, que es el crack de la cantera y tendrá que irse cedido porque acabas de fichar a Arthur por 30 millones…”, lamenta el periodista del Sport Albert Rogé, gran conocedor del fútbol base azulgrana, justo antes de asegurar que “ahora mismo los canteranos están pensando más en irse que en quedarse. Jugar en el primer equipo no lo ven como una posibilidad real; lo ven como un sueño, como una utopía. Es que ahora quien manda no comparte la filosofía que ha definido al Barça durante toda la vida. Tienen otra que es igual de legítima, pero que no es la que ha llevado al Barça hasta aquí”.

Y es que, a pesar de ser consciente de la dificultad de que vuelvan a coincidir en el tiempo canteranos de la calidad de Leo Messi, Andrés Iniesta, Xavi Hernández, Carles Puyol, Gerard Piqué, Víctor Valdés, Sergi Busquets, Pedro Rodríguez o Thiago Alcántara, el aficionado azulgrana quiere que los entrenadores se atrevan a dar oportunidades a los futbolistas de La Masia, aquellos con los que se siente verdaderamente identificado. “Nosotros venimos aquí a jugar contra un equipo que ha ganado nueve Copas de Europa, que es su competición. Con 12 niños de la casa, y venimos a competir. No se piensen que lo digo como una excusa. No, no. Venimos a competir, a intentarlo. Esto es lo que más me enorgullece”, afirmaba, en este sentido, en la rueda de prensa previa al citado encuentro contra el Real Madrid Pep Guardiola, un entrenador que en el Manchester City no ha dudado en incorporar a los canteranos Phil Foden (17 años) y Brahim Díaz (18) a la dinámica del primer equipo y que, tal y como destaca Albert Rogé, “en 2008 se cargó a Yaya Touré para poner a Busquets, que venía de Tercera División. Él lo decía: ‘La diferencia entre nosotros y el resto de los equipos es que nosotros les ponemos’. Y ahora no lo hacen. Ahora no hay un proyecto claro. Lo que hay es una enorme sensación de descontrol, y esto los futbolistas lo ven. Y claro, si el Manchester City te pone el dinero y además te da un proyecto deportivo para jugar al primer nivel… La gente dice: ‘¡Hostia, es que se van por dinero!’. Coño, es que al Barça muchos también vienen por dinero. Hoy el Barça ya no es ese equipo al que uno venía por amor al club”. 

La identidad

El estilo de juego y La Masia son dos de los principales elementos que han definido al Barcelona de las últimas décadas, el que hace unos años provocó la admiración del mundo entero con su fútbol de salón y con sus victorias. Hoy el equipo continúa ganando, pero el aficionado es consciente de que alguna cosa ya no es como era. Los récords y los títulos pueden esconder y maquillar esta realidad traumática, e incluso pueden servir para ganar elecciones de forma apabullante, pero saben a poco para una hinchada que estaba acostumbrada a saborear el balompié más exquisito del panorama internacional, pero que ahora llora porque la regularidad más gris se ha convertido en el ingrediente central de su dieta; porque ganar a través del estilo ya no es indispensable; porque el tarro de las esencias se está rompiendo; porque esa música alegre e inigualable ya no suena igual. Porque él ya no se siente especial, porque el Barça ya no es ‘més que un club’.

“¿Se está perdiendo identidad en el club? Evidentemente que sí. El Barça siempre se ha significado por tener una relación muy fuerte con sus seguidores y socios a partir de La Masia, y ese concepto de la cantera se está perdiendo porque el club cada vez se está volviendo más resultadista y más cortoplacista. Al final, parece que el Barça está condenado a ser un saco en el que se amontonen muchos futbolistas pagados a golpe de talonario”, asegura Francisco Cabezas. Y, con la voz triste, concluye: “Puedo entender las voces del club que insisten en que el club tiene que ganar para funcionar, pero yo me posiciono con el perfil más romántico. El suyo es otro tipo de modelo, un modelo enfocado al éxito inmediato, en ir a buscar el talento fuera y no reparar en lo que tienes en casa; en comportarse como una gran empresa globalizada que intenta obtener réditos económicos a partir de resultados deportivos positivos. Y lo que parece que no les importa es perder el alma. ¿Cuál es el modelo idóneo? Para los románticos, es evidente que es el de la cantera. Para los grandes empresarios que ahora mismo gobiernan el Barça, está claro que es el otro. Y si hay que escoger entre un bando y el otro, yo me quedo en el de los románticos”.

Crónica de una muerte anunciada. Martes por la noche, 23:00 horas. Las dos manos en los bolsillos, recorriendo el camino de regreso a casa tras el insulso empate en Balaídos con la misma expresión de melancolía con la que hace unos días Leo Messi abandonaba, con un paso visiblemente lento y pesado, el césped del Olímpico de Roma, un estadio que antaño fue el escenario de una de sus noches más gloriosas y que el pasado miércoles sentenció las opciones del Barcelona de ganar un título que tan solo ha podido alzar una vez en los últimos siete años. “Y todo esto teniendo a Messi…”, repiten para sus adentros los aficionados del Barcelona cuando, en los momentos de desánimo, deciden revolcarse un poco más en el barro de sus pensamientos y empiezan a reflexionar sobre cómo será la realidad del club cuando el ‘10’ ya no esté. “Probablemente nos acercamos a su final y eso nos provoca ansiedad y sufrimiento. No podemos ni imaginarnos cómo será el fútbol sin Messi”, razonaba esta semana el escritor Jordi Puntí en una entrevista en El Mundo, verbalizando el sentir de una hinchada que se entristece al constatar la decadencia del equipo y que es plenamente consciente de que se está desaprovechando a un futbolista extraordinario, como si estuvieran sentados en la mesa con Édouard Manet y le obligaran a fijarse en no pintar fuera de la línea.

“Los románticos”. Esta es quizás la mejor manera de definir a aquellos hinchas del Barcelona que viven el presente con el recuerdo de un pasado que fue mucho mejor atormentando su conciencia. Pero ahí siguen, al pie del cañón, con una sonrisa rota que ilustra la gran contradicción de un club que continúa ganando mientras renuncia a su esencia, a su alma.