La negativa de Rani Khedira a ir con la selección africana. El mediocampista defensivo, que juega en la Bundesliga, declinó la opción de lucir los colores de Túnez ni en este Mundial ni en próximos eventos. Nacido en Stuttgart, de padre tunecino y madre alemana, Rani quiere seguir los pasos de Sami, su hermano mayor, actualmente en la Juventus, que sí que participará en el Mundial de Rusia con la selección alemana, con la que ya fue campeón en Brasil’14.

Rani, siete años más joven que su hermano, informó acerca de su decisión en las redes sociales. “La pasada noche le hice saber a la federación de Túnez que no aceptaré su oferta de representarles en la Copa del Mundo”, publicó el futbolista en su cuenta personal de Twitter. “Estoy orgulloso de que pensaran en mí, pero nací en Alemania y solo hablo alemán. Ese fue el factor decisivo”, concluyó.

La Federación Tunecina de Fútbol, la otra parte afectada en este asunto, también quiso opinar al respecto. “Siempre creímos que es un hombre que podía aportar. Es una pena, pero tenemos un gran equipo que va a cumplir con sus objetivos”, señaló una fuente del organismo a la agencia EFE.

Las desgracias nunca vienen solas. De la misma manera que el joven Khedira, el delantero sevillista Wissam Ben Yedder, nacido en la comuna parisina de Sarcelles, y con ascendencia tunecina, también notificó a Túnez que su intención es la de jugar con Francia. Tanto el ariete como el mediocampista han disputado encuentros con las categorías inferiores de la selección gala y germana, respectivamente.

 

LA PREVIA DE TÚNEZ

EL DATO DE TÚNEZ

EL PERFIL DE TÚNEZ

EL RECUERDO DE TÚNEZ