Pongamos en contexto los hechos que sucedieron el 31 de mayo de 2002 en Seúl. Francia era la vigente campeona del mundo y de Europa; Senegal era la finalista de la Copa África y jamás había tenido ningún tipo de experiencia mundialista. El pronóstico por lo tanto era claro, aunque Zidane no podría debutar en el Mundial debido a una lesión que sufrió unos días antes en un amistoso frente a Corea del Sur. Unos años después se llegaría a decir que la lesión de Zidane sucedió gracias a la brujería senegalesa, aunque ponemos en duda esa teoría. Francia saltó al césped con el siguiente once: Barthez, Thuram, Leboeuf, Desailly, Lizarazu, Vieira, Petit, Wiltord, Djorkaeff, Henry y Trezeguet. Casi nada.

A partir de aquel día nos empezarían a ser familiares ciertos futbolistas de Senegal como El Hadji Diouf, Aliou Cissé, Henri Camará o Pape Bouba Diop. Un gol de este último a los 30 minutos supuso una losa que Francia sería incapaz de levantar, y se completó una de las mayores sorpresas en la historia de los Mundiales. La Francia que parecía invencible, ese equipo lleno de estrellas, quedó eliminada junto a Uruguay en la fase de grupos. No sabemos si se debió a algún tipo de brujería, pero la Copa del Mundo que hizo Senegal todavía sigue siendo mágica.

 

LA PREVIA DE SENEGAL

EL DATO DE SENEGAL

EL PERFIL DE SENEGAL

ESTE 2018, SENEGAL HA SIDO NOTICIA POR…