No podemos rememorar el pasado de Francia sin recordar a Michel Platini. Posiblemente, la Francia de 1984 tenía el mejor centro del campo de la historia bleu. Platini compartía la zona ancha con Alain Giresse, Jean Tigana y Luis Fernández. Casi nada. En el Mundial de España quedaron apeados de la competición, por penaltis, en las semifinales contra Alemania Federal. Aquel equipo ya prometía. Pero en la Eurocopa de dos años después, en la que eran los anfitriones, el equipo era todavía más fuerte y giraba totalmente en torno al elegante mediapunta de Jœuf.

Platini era fino, muy inteligente y de sus botas siempre emanaba peligro. La estrella de la Juventus fue el máximo anotador de aquel torneo: desde Just Fontaine que no aparecía un goleador tan determinante en la selección francesa. Participó en el único gol en la victoria en el primer partido ante Dinamarca; y luego logró dos hat-tricks, ante Bélgica y Yugoslavia, en las respectivas victorias por 5-0 y 3-2, que dejaron a los galos como primeros de su grupo. Ya en semifinales, Francia derrotó en la prórroga a Portugal, gracias a un tanto en el último minuto del tiempo extra de Platini. En la final, entre Francia y España, los Bleus se adelantaron en el marcador del Parc des Princes en el minuto 57, gracias a una falta lanzada por el propio Platini, que superó a Luis Arconada. Era el noveno gol de Michel en cinco encuentros. En el minuto 90, Bruno Bellone certificó la victoria para los galos, que de esta forma lograron alzarse con su primer gran trofeo internacional. Aquel triunfo le permitió a Platini ganar su segundo Balón de Oro; y, en 1985, aún ganaría el tercero consecutivo. Le chevalier.

 

LA PREVIA DE FRANCIA

EL DATO DE FRANCIA

EL PERFIL DE FRANCIA

ESTE 2018, FRANCIA HA SIDO NOTICIA POR…