32 meses. Es el tiempo que lleva Karim Benzema sin vestir la camiseta de su país. El que fuera estandarte del equipo dejó de contar para Deschamps desde el momento en el que se destapó el escándalo de conspiración por un presunto chantaje a su compatriota Mathieu Valbuena, en noviembre de 2015.

A pesar de que el Tribunal Supremo de Francia y la Corte de Apelación de Versalles dieron la razón al delantero en 2017, Didier sigue sin querer recurrir al madridista: “Hice un análisis no sobre un individuo, sino sobre un grupo. El colectivo siempre ha estado por encima. Luego elegí únicamente en función de lo que creo que es bueno para la selección francesa. Siempre he actuado así. Decidí, y asumo mi decisión”, explicaba. Casi tres años sin ir convocado que le dejan con 81 partidos disputados y 27 goles. El futbolista nunca ha querido resignarse: “Por el momento no he puesto punto final a mi carrera internacional, no quiero rendirme. Pero mientras siga Deschamps en el cargo no me convocará, estoy muy dolido con él”, declaraba hace unos meses.

Benzema debutó como internacional absoluto en el Stade de France el 28 de marzo de 2007 ante Austria, cuando era todavía jugador del Olympique de Lyon, y marcó un gol de fuerte derechazo. En su último partido, un amistoso contra Armenia disputado en Niza el 8 de octubre de 2015, también marcó un doblete. Está claro que Francia sería todavía más temible con Karim. Y, con él, el Mundial sería un torneo todavía mejor.

 

LA PREVIA DE FRANCIA

EL PERFIL DE FRANCIA

EL RECUERDO DE FRANCIA

ESTE 2018, FRANCIA HA SIDO NOTICIA POR…