3 entrenadores distintos ha encadenado la selección argentina durante la fase de clasificación mundialista, un triste récord que ilustra bastante bien cómo ha sido el camino del grupo hacia Rusia, caótico e imprevisible.

Teniendo clara la referencia, Messi, la Albiceleste ha quedado desprovista con demasiada frecuencia de más argumentos, y eso se explica en parte por el problema endémico que tiene instalado en su banquillo, donde ningún preparador consigue trazar un proyecto colectivo estable que ayude a realzar las virtudes de la estrella. El ‘Tata’ Martino fue el primero en caer, aunque en su caso por voluntad propia, pues decidió dejar el cargo en plena crisis institucional y económica, con el ’10’ amagando con no volver a las convocatorias, la AFA desangrándose por dentro y los clubes negándose a liberar a sus jugadores para los Juegos Olímpicos de Río. Lo sustituyó Edgardo Bauza, a quién no acompañaron ni los resultados ni los buenos modales; frases como “no sé a qué me voy a dedicar una vez gane el Mundial” precipitaron su desplome.

El último en llegar, Jorge Sampaoli, ilusiona a la par que inquieta. Lo avalan el buen manejo en los torneos cortos y su vinculación con el bielsismo. Sus críticos, en cambio, no le perdonan lo mucho que tardó en asegurar el billete, apurando hasta un último encuentro épico en Ecuador, y el duro revés sufrido en el amistoso contra España en marzo.

 

LA PREVIA DE ARGENTINA

EL PERFIL DE ARGENTINA

EL RECUERDO DE ARGENTINA

ESTE 2018, ARGENTINA HA SIDO NOTICIA POR…