Uno de los futbolistas que mayor debate ha generado en el mundo del fútbol a la hora de pronunciar su nombre dice adiós a la selección. Dirk Kuyt empezó ejerciendo como delantero centro, y acabó jugando sus últimos partidos con Holanda como lateral. Y previamente, también había actuado como extremo derecho. En definitiva, un todoterreno al más puro estilo Luis Enrique. Un futbolista que cualquier entrenador querría tener en su equipo.

Los primeros pasos de Kuyt en el mundo del fútbol fueron en el Quick Boys, el club de su ciudad natal. Con solo 18 años, dio el salto al Utrecht, club con el que ganaría su primer título, la Copa de Holanda. Precisamente su verdugo en aquella final, el Feyenoord, lo ficharía al término de esa campaña. Sus buenos números en Rotterdam le permitieron obtener el galardón al mejor futbolista del año en Holanda en 2006, y el Liverpool se hizo con sus servicios ese mismo verano En la ciudad de Los Beatles permaneció seis años y ganó la Carling Cup. Tras su paso por la Premier, Kuyt emprendió una nueva aventura en Turquía. Desde 2012, juega en el Fenerbahçe, conjunto con el que ya ha ganado una liga, una Copa y una Supercopa.

Kuyt debutó con la selección de su país de la mano de Marco van Basten en septiembre de 2004, en un partido que enfrentaba a Holanda y Liechtenstein y que acabaría con victoria oranje por 3-0. Desde entonces, el futbolista ha sido un fijo para los distintos seleccionadores nacionales, disputando un total de 104 encuentros, en los que ha conseguido marcar 24 goles. Kuyt, además, ha estado presente en las cinco últimas grandes citas futbolísticas: los Mundiales de Alemania, Sudáfrica y Brasil, y las Eurocopas de Autria y Suiza y Polonia y Ucrania. En el Mundial de 2010, fue una pieza clave de aquel equipo de van Marwijk que acabaría cayendo en la final ante España.

La última gran cita de Kuyt con su selección fue el Mundial de Brasil. Pese a partir como suplente en los dos primeros partidos, el holandés acabó haciéndose un hueco en el once para acabar jugando los últimos cinco encuentros del campeonato. Eso sí, en una posición poco habitual para él. Louis van Gaal lo utilizó como lateral izquierdo y como lateral derecho. Y lo cierto es que Kuyt cumplió con creces. Una vez finalizado el Mundial, Guus Hiddink, el nuevo seleccionador, siguió contando con él y lo convocó para el partido de clasificación para la Eurocopa de 2016 ante la República Checa, aunque no jugó un solo minuto. Por tanto, su último choque con Holanda, a efectos estadísticos, será el que disputó ante Italia en Bari el 5 de septiembre, prácticamente el día que se cumplían diez años de su debut (3 de septiembre de 2004).

Kuyt se retira siendo el sexto futbolista con más partidos en la selección (104), y el tercero de los que todavía quedan en activo (tras Van der Vaart y Sneijder). “Quiero ser importante en el equipo, pero el seleccionador me explicó que ya no me puede dar el rol que a mí me gustaría”, admitió el futbolista en un comunicado publicado en la web de la federación holandesa. Guus Hiddink, pos su parte, explicó que respeta la decisión y no dudó en alabar a Kuyt “por todo lo que ha hecho por el fútbol holandés”. Aunque, por si acaso, le dejó la puerta de la selección abierta. Y es que Hiddink sabe que sin él, pierde a uno de esos comodines que te pueden hacer ganar una partida.