5 / David De Gea

Martes, 1 de septiembre. No se veía a un hombre tan desorientado en un aeropuerto desde Viktor Navorski en La Terminal. El guardameta español David De Gea se pregunta qué hace su espigado cuerpo en Barajas esperando un vuelo a Manchester y, sobre todo, por qué desde el país que presume de puntualidad e ironía le han hecho perder el tiempo y gastado una broma tan grosera. Al meta internacional se le escapó su fichaje por el Real Madrid en el último segundo y ahora le harán falta más reflejos que nunca para lidiar con Van Gaal, un técnico que, como el vino, cuanto más viejo… más agrio. La presentación galáctica, el aliento del Bernabéu, la morbosa vuelta al Calderón, todo se esfumó en lo que tarda Gmail en actualizar la bandeja de entrada. De erigirse en el nuevo ‘santo’ de la portería blanca a coleccionar más ‘memes’ que Julio Iglesias. Afortunadamente, siempre le quedará el apoyo de la selección. El resto es SPAM.

4 / Gerard Piqué

Al central del Barcelona le vimos con este ropaje un día de partido y desde aquí le recomendamos que no deje de tenerlo a mano en el armario. Qué mejor que una armadura medieval de lana (?) para afrontar la cruzada de pitos, insultos y reproches contra él que le lleva organizando su afición desde hace unos meses. El chico ya sabemos que es de calentarse rápido en las celebraciones y que en lo político a veces es más ambiguo que George Michael en los 80 pero el vilipendio al que está siendo sometido solo se explica desde el regodeo, como si de repente se hubiera convertido en la pasajera de aquella mítica escena de Aterriza como puedas. Hasta Alfonso, mito de la selección y del fútbol español recordado por llevar botas blancas y darle el nombre al estadio de un club en el que ni siquiera jugó, se puso recientemente en la cola y le reprochó a Piqué no sentirse suficientemente español. Cuando te las das de chulo de clase y es el gafotas el que te roba el bocadillo, ahí sabes que has perdido.

3 / Helen Eke

La ansiedad es nuestro mecanismo de defensa contra el peligro. Lo jodido es que a veces ese peligro es falso pero la ansiedad muy pero que muy real. A esta defensa con alma de ‘apertura’ -sí, también tenemos nociones de rugby- le dio lo que, tras muchos, largos y duros años de investigación, los expertos lograron identificar como un ‘ataque de nervios’. Además de una de las futbolistas del Hammarby sueco más activas en Twitter –ver su tuit antes del fatídico duelo animando a todo el mundo a verlo por TV es de una ternura sin precedentes, Helen Eke es estudiante de nutrición. Por eso estamos convencidos de que no se le volverá a ‘atragantar’ una jugada así. Hasta entonces, Youtube sigue haciendo su agosto con su autogol.

2 / Kwesi Nyantakyi

Terrorífico, ¿verdad? Una coreografía que la podría haber firmado una manada de velocirraptores de Jurassic World acechando a su presa. Pero no estamos aquí para hablar de la pésima producción que más que tributar ha insultado a la obra maestra de Steven Spielberg. El ritmo de caderas de esta tropa de futbolistas ghaneses nos recuerda que al presidente de su federación, Kwesi Nyantakyi, también le gusta mover la pelvis. En unas desafortunadas declaraciones recogidas en el portal Ghana Web, este abogado y fundador del All Stars FC explicó que, para mejorar la asistencia en los estadios de fútbol de su país, había que fomentar la presencia de “chicas sexys”. De esta forma, añadía, “se desataría la histeria en las gradas”. ¿Una gamba aislada en una trayectoria impoluta? Ni por asomo. A Nyantakyi le han acusado de formar parte de una red de apuestas ilegales, además de ser uno de los protegidos de Blatter en África. Todo dicho. Un cabrón con suerte acostumbrado a no perder. ¿Qué diablos hace en esta sección?

1 / Petra László

Se llama Petra, como la amiga sin brazos de Cobi. Pero en el caso de esta periodista -da hasta vergüenza categorizarla así-, lo que hubiéramos deseado es que no tuviera piernas. Las imágenes de sus crueles y malintencionadas patadas a refugiados indefensos han dado la vuelta al mundo. ‘Entradas’ a la altura de la rodilla que no se veían desde aquellos clásicos Barça-Madrid que Casillas y Xavi tuvieron a bien enterrar mediante una llamada telefónica. Desde luego, por su sancionable actitud en el terreno de juego, a esta reportera le corresponde el dudoso honor de ser la ‘perdedora’ de la semana. Aunque con perderla de vista nos conformamos.