Vlad Chiriches no ha tenido una carrera fácil a nivel de clubes, ya sea como jugador del Tottenham o del Napoli. Sin embargo, esto no empaña su ascendente en la selección de Rumanía. Su presencia en la fase de clasificación fue vital para sellar el billete a Francia, donde llega convertido en uno de los líderes indiscutibles del equipo. Ésta será su primera aparición en un gran torneo internacional y por lo tanto se acumulan los interrogantes: ¿demostrará al fin su gran potencial como defensa? ¿O pasará sin ser capaz de de dejar huella?

LISTA23(M)Los que están dentro del vestuario –compañeros y cuerpo técnico- están convencidos de que va a dar su mejor nivel. «El papel de Chiriches es fundamental», opina el seleccionador, Anghel Iordănescu, quien tampoco quiere ponerle demasiado presión al defensa de 26 años. «La generación de la que formo parte tiene un gran activo: la unidad», asegura el futbolista. «Sólo quiero mantener la concentración . Sería un error pensar en otra cosa que no sea el juego».

Su paso por la Premier primero, y la Serie A después, no han sido todo lo satisfactorias que habría deseado. De hecho, Chiriches sólo ha sido titular en 18 partidos de liga en las últimas dos temporadas. Sin embargo, ha sido capaz de conservar su aurea en el equipo nacional. La defensa de Rumanía es su mejor tarjeta de presentación: un equipo que sólo encajó dos goles durante la fase de clasificación, menos que ningún otro.

Chiriches pasó una temporada en la cantera del Benfica, en 2007, pero se vio obligado a volver a casa después de una serie de lesiones. Incluso se llegó a temer que nunca más podría volver a jugar a fútbol. «Tuve mucho miedo», reconoce. «Pero volví, jugué en la segunda división y di todo lo que estaba en mi mano para volver al nivel de antes. De entrenar en el primer equipo del Benfica a volver a empezar de cero».

 

Cuando llegó a la Premier, Chiriches era conocido por su buena salida del balón. Pero al adaptar su estilo al del fútbol inglés, apenas se pudieron ver algunas de sus típicas incursiones.

 

No podría haberlo logrado sin la motivación de un miembro muy importante de su familia. «Mi madre me ayudó mucho durante aquellos meses. Me dijo que iba a volver”, dice . «Y fue exactamente como me lo dijo. Le debo todo: ella fue la que insistió en que no dejara mis estudios escolares. De hecho, llegué a ser muy bueno en matemáticas e historia», continúa.

El fútbol fue siempre su ambición. Sin embargo, se tomó su tiempo para instalarse en la posición de central. «De niño jugaba como centrocampista izquierdo», explica. «Empecé a jugar con ocho años, y me fui de casa a los 14. Era el sacrificio que tenía que hacer para convertirme en profesional. Nada estaba garantizado. Solo era un niño con un sueño. Tuve que vivir lejos de mi familia y eso duele mucho, pero valió la pena”. La caída en desgracia de Chiriches en el Tottenham fue repentina. Pasó de ser el hombre del partido en la victoria por 2-1 en Old Trafford el 1 de enero de 2014 a no ir ni convocado en menos de seis meses . Una lesión en la espalda no ayudó; tampoco un cambio de propietarios en el club y un vídeo de él, aparentemente borracho, cayendo en la nieve en su tierra natal. Independientemente de la causa, el caso es que no pudorevertir la situación.

PERFIL(M)«No estaba jugando, así que no era feliz», recuerda. Y entonces llegó la sentencia: un traslado en el eje de la defensa ‘spur’. Pasó de ser central zurdo a ocupar el puesto de central direstro. Solo jugó tres partidos con el Tottenham en la segunda mitad de la temporada 2014-15. Por suerte, ahí estaba la selección para recuperar la autoestima. «La selección nacional me lo dio todo», dice. «El orgullo y la alegría que se siente jugando por tu país es incomparable. Estar en este vestuario me ayudó a mantener la concentración”.

Chiriches, que ha completado su primera temporada en el Nápoles, llevará el brazalete de capitán el próximo 10 de junio en París, cuando Rumanía abra el torneo contra la anifitriona. El vestuario rumano es un hervidero de alegría. No hay miedo. «Jugar contra Francia será duro y hacerlo ante su gente lo hará más difícil», opina. «Sueño con hacer una actuación histórica, pero sé que no será fácil». Su pareja en el eje de la defensa, Dragoş Grigore, es uno de los pocos asuntos en que Iordanescu ha sido capaz de cerrar mucho antes del inicio de la Eurocopa 2016. La fuerza de Rumanía llegó desde atrás, pero incluso Chiriches puede hacer algo para mejorar estas prestaciones…

Y es que cuando llegó a la Premier, Chiriches era conocido por su capacidad de sacar el balón con criterio. Pero al adaptar su juego al del fútbol inglés, apenas se pudieron ver algunas de sus típicas incursiones. En la selección estas restricciones no existen, por eso a veces es el hombre ideal para lanzar contraataques peligrosos.

SUIperfilMA pesar de su empeño en alejarse de su posición y ejercer de centrocampista improvisado, el estilo actual de Rumanía adolece de un alto apetito goleador. El empate a cero goles con España en marzo fue una inyección de confianza brutal para los jugadores y aficionados. Pero solo a nivel defensivo.

«Si estamos en Francia es gracias a un enorme esfuerzo colectivo», dice Chiriches. «Ha sido nuestro principal argumento en la fase de clasificación y espero que nos sirva durante el campeonato. Además, una buena actuación podría ayudar a ofrecer una mejor imagen de Rumania como nación».

En el mejor momento de su carrera, Chiriches no puede si no ayudar a que esto suceda. Los 8,5 millones de euros que el Tottenham pagó al Steaua de Bucarest en 2013 significaron un récord histórico en la liga rumana. El conjunto de Londres vio en él a un defensa habilidoso, con una gran inteligencia para mover el balón. Con el conjunto rumano marcó goles espectaculares en la Europa League contra el Ajax y el Molde, y su elegancia y creatividad hicieron que el propio Steaua modificara su sistema de juego para adaptarlo a las necesidades del jugador.

Ahora se va a la Eurocopa de 2016 con el objetivo de mostrar al mundo una nueva versión del futbolista rumano. Tal vez no sea la misma clase brillante de exfutbolistas como Gheorghe Hagi, Adrian Ilie, Dan Petrescu o Adrian Mutu, pero de bien seguro la fuerza del grupo haría envidiar a su antigua generación. «En el terreno de juego la alegría por jugar será enorme para todos nosotros. Tendremos a todo un país alentándonos, vamos a hacer algo grande, confiad en mí» .

Emanuel Rosu | | Sport.ro

 


Este artículo forma parte de la red de medios que ha coordinado el diario inglés The Guardian de cara a la Euro2016. Se trata de una cooperación entre 24 de los mejores diarios y revistas de los países presentes este verano en Francia. Panenka es la cabecera escogida como representante de esa asociación en España.
mockup_portada_home_Panenka#53 copia

logo euro16 panenkapq