Si hablamos de marcar en el fútbol teutón, de records goleadores en la Bundesliga, no podemos dejar de lado a uno de los mejores delanteros de todos los tiempos y una auténtica institución en el FC Bayern de Múnich. Puede que su nombre os suene o, quizás, el sobrenombre por el que era más conocido: el ‘Torpedo’. Gerd Müller fue, sin duda, un delantero que marcó un antes y un después en la historia del club bávaro. Él, junto con jóvenes como Beckenbauer, otro ‘desconocido’ en el mundo del fútbol, o Sepp Maier, llevó al Bayern de la segunda división alemana hasta lo más alto. Müller,  tras solo dos años en la entidad, ya consiguió el título, de los seis que llegaría a ganar, de máximo goleador de la liga. Además, ayudó al equipo a conseguir cuatro campeonatos ligueros, cuatro copas alemanas y tres Copas de Europa seguidas. Sin embargo, su mayor registro goleador (y actual récord) en una sola campaña liguera fue de 40 dianas. Una cifra que se grabó en los libros de historia en la temporada 1971-72 y que, hasta la fecha, nadie ha podido ni siquiera igualar.

Gerd Müller se caracterizaba por ser, por llamarlo de alguna forma, un ratón de área. Un jugador con un impecable sentido de la colocación. Desde joven no tuvo demasiadas oportunidades por su constitución baja y rechoncha, ya que medía 1,76 m y pesaba 75 kg. Algo inusual para un delantero de la época. Tampoco era un jugador muy rápido pero destacaba por su aceleración en distancias cortas y su potencia de salto debido a su formidable tren inferior. Era un delantero eficaz con los dos pies, tenía el centro de gravedad muy bajo por lo que podía darse la vuelta muy rápido y acostumbraba a tener un perfecto equilibrio en espacios pequeños. ‘Torpedo’ aprovechaba cada fallo del rival, cada pequeño descuido, cada rebote para cazar todo lo que se le pusiese por delante. No es de extrañar, por tanto, que sea el máximo goleador de todos los tiempos de la Bundesliga con 398 goles en 453 partidos.

Una hegemonía que parecía inalcanzable… hasta esta temporada. El delantero polaco Robert Lewandowski parece estar decidido a dejar huella en la historia de la liga alemana. El jugador de 31 años lleva 16 dianas en solo once partidos, cifra que ha batido otro récord del propio Gerd Müller (15 dianas en once partidos). Además, en la temporada 1971-72, Müller solo consiguió anotar tres goles en nueve partidos. Lewandowski, en cambio, ha conseguido perforar la red de las porterías rivales en 13 ocasiones. A pesar de ello, las estadísticas, de momento, siguen estando a favor del ‘Torpedo’: un gol cada 105 minutos frente a un gol de Lewandowski cada 111 minutos.

Lewandowski es un delantero muy completo. En sus primeros años en el Dortmund destacó por su facilidad a la hora de leer muy bien los espacios. Ese Borussia Dortmund, comandado por Jügern Klopp, se caracterizaba por sus transiciones rápidas, explotando la velocidad y la agilidad de Lewandowski. Cuando fichó por el Bayern de Pep, los espacios largos se convirtieron en rincones. El polaco tuvo que mejorar sus capacidades. Ahora es un delantero capaz de sacar de su sitio a los defensas contrarios para crear espacios atrás. Utiliza, de forma magistral, el despiste de los zagueros para poder meterse en los huecos y marcar. Además es un jugador inteligente, ya que sus decisiones casi siempre acaban siendo las correctas. Con un timing preciso, es capaz de no entrar en el fuera de juego y realizar un cambio de ritmo potente, dejando a las marcas atrás para luego empujar el balón a placer. Es tan capaz de convertir penaltis y faltas como de anticiparse a los contrarios.

La clave para ser un gran delantero es saber estar en el sitio correcto, en el momento correcto. Gerd Müller fue un maestro de este concepto. Su olfato goleador le permitía posicionarse donde pudiese empujar a placer. Müller aprovechaba su corta estatura para perfeccionar el timing de salto, elevarse y cabecear. Lewandowski es también un gran cabeceador. Ambos delanteros saben posicionarse dentro del área para cazar todos los goles posibles. Lo que le faltaba a Müller, lo tiene Lewandowski: velocidad. El ariete polaco es capaz de hacer un sprint y dejar atrás a los rivales, mientras que la velocidad punta no era el punto fuerte de Müller. Robert Lewandowski posee las características de un delantero de la vieja escuela: dominante en el aire y focalizado en marcar. Pero además es un delantero moderno, ya que hace jugar al equipo y lee muy bien el juego, apareciendo cuando lo necesitan sus compañeros.

Otra de las razones que acercan a Robert Lewandoski a esa cifra redonda de los 40 goles es el hecho de ser un atleta que cuida su forma física. Desde que llegó a la Bundesliga, Lewandoski solo se ha perdido 16 partidos, la mayor parte de ellos por descanso. Si el delantero centro es capaz de seguir con esta racha goleadora, esta cifra que parecía inalcanzable puede quedarse obsoleta. De momento podemos seguir disfrutando de este fantástico delantero que recuerda, de alguna forma, a ‘Torpedo’ Müller. Dos delanteros. Dos tipos de jugadores que son tan similares y tan distintos. 47 años de diferencia y un récord: 40 goles en 34 jornadas. Solo cabe sentarse y disfrutar. Willkommen in der Bundesliga