Diego Armando Maradona y un aguerrido centrocampista llamado Julio César Toresani protagonizaron un fuerte encontronazo en 1995 que pasó a la historia del fútbol argentino. El santafesino, apodado ‘Huevo’, se quitó la vida este lunes a los 51 años.


Ocurrió el 7 de octubre de 1995 en una Bombonera a reventar. Diego Armando Maradona regresaba a Boca Juniors tras su paso por Europa y 15 meses de inactividad debido a la suspensión que le había impuesto la FIFA por dar positivo en un control antidoping realizado en pleno Mundial de 1994. La fiesta estaba preparada.

En la memoria colectiva de los aficionados al fútbol de los 90 permanecen la perilla tipo candado del Diego, la franja amarilla que le cruzaba el pelo, las lágrimas al abrazar a Dalma y Gianinna en su regreso a casa, la dupla de ataque con Claudio Caniggia… Enfrente, para aguarle la fiesta al ’10’, Colón de Santa Fe, que lucía en su once inicial a un joven Hugo Ibarra, que luego sería leyenda en el 805 de la calle Brandsen, y en el que sobresalía un batallador centrocampista de 28 años que había llegado al ‘Sabalero’ desde River Plate: Julio César Toresani.

Aquel partido del 7 de octubre del 95 es recordado no sólo por el regreso a Argentina de Maradona. También por el enfrentamiento tanto dentro de la cancha como dialéctico, terminado el partido, entre ‘El Pelusa’ y ‘El Huevo’. Con empate a cero en el marcador, Toresani discutió con Maradona tras un encontronazo y, poco después, Caniggia le pegó una dura patada a Dane Unali. Tras aquella jugada, la bronca se desató entre ambos equipos y Toresani se fue expulsado.

 

“A Toresani, Segurola y Habana 4310, séptimo piso, y vamos a ver si me dura 30 segundos”

 

Tras el partido, Toresani declaró: “A mí me echó Maradona y después lo que diga Maradona cuando escuche esto no me importa un carajo. Lo que sí quisiera tenerlo enfrente a ver si me dice las cosas de que después del partido me va a agarrar. Está bien, yo me la banco, le iría a buscar hasta la casa”. La respuesta de Maradona fue antológica y pasó a la historia del folclore del fútbol argentino: “A Toresani, Segurola y Habana 4310, séptimo piso, y vamos a ver si me dura 30 segundos”.

Este lunes, 22 de abril, el ‘Huevo’ Toresani, el aguerrido mediocampista, decidió quitarse la vida en Santa Fe. Ya lo había intentado unos días antes, aunque esta vez consumó el acto. Toresani, de 51 años, no pasaba un buen momento personal. Arrastraba una fuerte depresión producto de una serie de problemas familiares y laborales. Se encontraba sin trabajo desde febrero, cuando fue despedido de su cargo como entrenador del equipo uruguayo Rampla Juniors y permanecía alejado de su familia después de que su esposa lo denunciara por violencia de género. Su último mensaje lo había dejado en las redes sociales: “Llegó el momento, demasiado la espera. Gracias amigos por estar, ustedes saben ya”.

“Pensar que lo quise pelear y hoy lo lloro. Después de aquella famosa discusión él vino a jugar a Boca y fuimos grandes compañeros. Hablé muchas veces con él por teléfono. Yo pensé en traerlo como segundo mío. Lamentablemente, llegué tarde. No creí que fuese todo tan grave”, publicó este lunes Diego Armando Maradona en sus redes sociales.

“Hasta el día de hoy la gente me pregunta acerca de la pelea”, contó Julio Toresani años después de su enfrentamiento con Maradona. Diez meses después, tal y como relata Maradona, el santafesino se vistió de azul y oro. “No estaba asustado pero tenía un poco de incertidumbre sobre lo que podía pasar. Los muchachos del plantel me cargaban. Me decían que Diegote, el Gordito, me iba a desarmar”. Pero me dijo: “Huevo, ya pasó, bienvenido a Boca. Te felicito y no hay rencores”.

Toresani nunca fue a Segurola y Habana. Diego Armando llora su pérdida.