Una sola victoria en los Mundiales

Por primera vez en su historia Irán acudirá dos veces seguidas a la fase final de un Mundial. Repite tras su buen papel en Brasil. Recordemos que en el último Mundial el equipo iraní quedó último de grupo tras Argentina, Nigeria y Bosnia. Empató con las águilas verdes, Messi les venció en el descuento y Bosnia fue la única en ganarle a Irán por más de dos goles. Entre todas sus apariciones en Argentina’78, Francia’98, Alemania’06 y Brasil’14 tan solo suman una única victoria, la lograron en 1998 frente a Estados Unidos. Por aquel entonces el mito Ali Daei lucía el dorsal número diez. En esta ocasión tampoco han tenido mucha fortuna quedando encuadrados con España, Portugal y Marruecos, pero estamos convencidos de que la triple campeona de Asia dará bastante guerra a estos tres equipos. Irán comienza a acostumbrarse a aparecer en las citas mundialistas. ¿De qué será capaz en Rusia?, en casinocowboy.com se lo preguntan también.

Todo nace desde la defensa

Irán será una de las selecciones más fiables del próximo Mundial en el plano defensivo, es muy difícil hacerles gol. Evidentemente no es lo mismo jugar el clasificatorio ante Siria o China que contra rivales europeos o sudamericanos, pero de todas maneras los chicos de Queiroz defienden realmente bien. En los diez partidos que duró la ronda final rumbo a Rusia, tan solo encajaron dos goles, y estos llegaron el último día ante una Siria necesitada de los tres puntos. Por lo tanto, no han concedido una sola derrota. El truco posiblemente esté en la continuidad del proyecto iraní, los jugadores se han ido renovando pero Carlos Queiroz lleva desde 2011 al frente de la selección. La última derrota camino al Mundial data del 14 de noviembre de 2012 frente a Uzbekistán, desde entonces suman 21 duelos sin perder. Los hombres de confianza en esa línea defensiva son Mohammadi (24 años), Pouraliganji (25 años), Hosseini (36 años), Rezaeian (28 años) y el portero Alireza Beiranvand (25 años). Sin duda, el baluarte defensivo es el mito Sayed Jalal Hosseini, que a sus 36 años sigue defendiendo los colores del Persepolis FC y es ya el tercer futbolista con más presencias vistiendo la camiseta de Irán. Lo asombroso de su defensa es que apenas concede ocasiones del rival en su propio área, el oponente ante el orden iraní opta por disparar desde media y larga distancia.

Un ataque muy europeo

Aunque ninguno de sus jugadores actúe en los grandes clubes de Europa, su papel cada vez es más interesante en las ligas del viejo continente. Estos son los futbolistas que juegan en Europa: Karim Ansarifard (Olympiacos, 13 goles), Reza Ghoochannejhad (Heerenveen, 7 goles), Saman Ghoddos (Östersunds, 8 goles), Kaveh Rezaei (Charleroi, 12 goles), Sardar Azmoun (Rubin Kazan, 1 gol), Askan Dejagah (Nottingham Forest), Alireza Jahanbakhsh (AZ, 13 goles), Masoud Shojaei (AEK Atenas), Salid Ezatolahi (Amkar Perm, 1 gol) e incluso el lateral Ehsan Hajsafi (Olympiacos, 1 gol) que actúa en el medio es un peligro en ataque gracias a sus largos saques de banda. La gran mayoría de estos jugadores son hábiles con el balón y sobre todo hacen mucho daño al adversario con espacios, aprovechan el mínimo hueco que deje la defensa rival. Posiblemente Dejagah sea el más conocido de todos, al menos por su carrera europea, pero una lesión con el Forest pone en duda su presencia en el Mundial. De no estar presente, algo que está por ver, será Masoud Shojaei, ex Osasuna y Las Palmas, quien juegue por detrás del delantero. Irán aprovecha muy bien las segundas jugadas, esos balones muertos que no suelen tener dueño terminan casi siempre en los pies del equipo iraní. Tras su gris temporada, el Mundial puede ser un buen escaparate para el joven Azmoun y muy atentos a Jahanbakhsh. 

Bajo el sello de Carlos Queiroz

La relación entre Queiroz y el fútbol iraní es de esas de amor y odio, ambas partes se necesitan pero de vez en cuando discuten la una con la otra. El técnico nacido en Mozambique nunca había tenido estabilidad deportiva en sus anteriores clubes, a las dos temporadas cambiaba de destino hasta que en 2011 la selección de Irán se cruzó en su camino. Tras haber pasado por el Real Madrid, Manchester United o la selección portuguesa, en un primer momento pudo parecer un paso atrás en su carrera, pero Queiroz está obteniendo muy buenos resultados en la República Islámica. El entrenador portugués está cumpliendo las expectativas, ha clasificado a Irán para los dos últimos Mundiales y tan solo le falta conquistar la Copa Asia.

Tras el máximo torneo continental asiático en 2015 Queiroz presentó su dimisión, pero tan solo unos días después volvía al cargo. El ex técnico del Real Madrid, entre otros, se ha peleado con la federación de fútbol nacional y técnicos de clubes locales. Con la federación ha tenido sus disputas en la búsqueda de una planificación adecuada rumbo al Mundial, en el de Brasil la preparación no fue la adecuada entre otras cosas debido al aislamiento internacional que sufría la región asiática. Hace un año volvió a amagar con dimitir tras una discusión con el técnico de Persépolis, Branko Ivankovic, al cual no le sentó bien que Irán viajara a Dubai cuando según él sus jugadores deberían descansar. Ya sabéis, las típicas disputas entre seleccionador nacional y los clubes. Pese a todo, ahí sigue Queiroz al pie del cañón.