Años 70. Primeros pasos de la Bundesliga tal y como hoy la conocemos. La competición cierra sus siete primeras ediciones con siete campeones distintos. Hasta que en la temporada 70-71, el Borussia Mönchengladbach se convierte en el primer equipo capaz de revalidar el título. En consecuencia, el club germánico empieza a dar sus primeros pasos por Europa. Sus dos participaciones iniciales en la Copa de Europa se sellan con una eliminación en segunda ronda. Pero a partir de la campaña 72-73, el Borussia empieza a asustar. Subcampeón de la UEFA ese mismo año tras caer ante el Liverpool de Toshack y Keegan, y semifinalista de la Recopa el siguiente, los alemanes ya se disponen a cocinar el que sería su primer gran éxito continental.

Un doblete histórico

Temporada 74-75. El Gladbach reconquista la liga cuatro años después. Pero este no será su único gran título en la que hasta la fecha es la mejor campaña de su historia: los alemanes también levantan la Copa de la UEFA, logrando un histórico doblete para el club. La final, ante el Twente holandés, se tuvo que decidir en el partido de vuelta tras el empate sin goles de Düsseldorf. El Borussia no dio opción en la vuelta y se proclamó campeón tras vencer con claridad 1-5 en Enschede, con un hat trick de Jupp Heynckes y dos goles de Allan Simonsen. La gran temporada del Borussia no pasa desapercibida en Europa, hasta el punto de que su entrenador, Hennes Weisweiler, acaba recalando en el Barcelona de Cruyff y Neeskens.

Tras esta temporada de éxitos, el club de Düsseldorf encadena dos títulos de liga más, erigiéndose como el primer gran dominador del fútbol germáncio. Poco a poco, su papel en la Copa de Europa también empieza a ser reseñable. Especialmente meritoria fue su participación en la temporada 76-77, en la que los alemanes solo cedieron en la final ante el mismo rival que les había dejado sin la UEFA cuatro años antes, el Liverpool. La campaña 78-79 fue la del último gran título europeo del club, su segunda UEFA, aunque al siguiente año volverían a jugar la final de esta misma competición.

¿Pero qué ha sido de este histórico alemán desde entonces? Más de 30 años después, el Borussia solo ha sido capaz de sumar otro título a su palmarés, la Copa de 1995. Pero esto no es lo peor, ya que, a mediados de los 90, el club entró en una larga decadencia y vivió una etapa convulsa, con dos descensos a segunda división incluidos. Pero todo cambió a partir de febrero de 2011 con la llegada del nuevo técnico. “Lucien Favre, uno de los mejores futbolistas suizos de los 80, ha obrado un milagro inesperado en la Bundesliga: resucitar al depresivo e histórico Borussia”, asegura el periodista Aitor Lagunas en un reportaje sobre el club publicado en el Panenka 06.

“La meta ha de ser siempre la perfección”, Lucien Favre, entrenador del Borussia Mönchengladbach

Con la llegada del entrenador suizo, el Borussia ha vuelto al lugar que por historia le corresponde. Favre es un técnico muy metódico y un enfermo del fútbol capaz de pasarse horas y horas frente al reproductor de DVD de su despacho. En el mismo reportaje se dice que “pertenece a ese grupo de entrenadores perfeccionistas, que sueñan con minimizar el peso de los imponderables en el juego”.

Tras conseguir la permanencia en su primera temporada al frente del Borussia, llegando a falta de 12 jornadas y con la salvación a siete puntos, Favre ha cambiado la dinámica de un equipo acostumbrado a deambular por los puestos bajos de la tabla en los últimos años. En su segundo curso al frente del club, el suizo logró el cuarto puesto en la Bundesliga, la mejor clasificación del Gladbach en 17 años. Esto les permitió jugar la previa de la Champions, pero el conjunto germánico acabaría cayendo ante el Dynamo de Kiev. Sin embargo, el club accedió a la Europa League, primera competición europea en la que participaba en los últimos 16 años. Su periplo europeo acabaría en octavos de final, con el Lazio como verdugo.

El sexto puesto conseguido en la pasada Bundesliga les permitirá disputar de nuevo la Europa League en la presente temporada, justo cuando se cumplen 40 años del arranque de aquella histórica primera Copa de la UEFA. ¿Por qué no repetir aquella gesta? Su propio presidente, Rolf Königs, no lo descarta en declaraciones a la web de la UEFA: “Hay muy buenos equipos, pero no hay razones para que no podamos dar una sorpresa como la de 1975”. “La meta ha de ser siempre la perfección”, asevera Favre. Con un entrenador con esta filosofía cualquier cosa es posible.