Xavi Hernández, el jugador con mejor palmarés de la historia del fútbol español, siempre ha defendido que los dos entrenadores que más le han influido en su carrera han sido Pep Guardiola y Luis Aragonés. El segundo vino antes que el primero. Y con él, un giro futbolístico que auparía a la selección española a la etapa más gloriosa de su historia.

El centrocampista catalán recordaba en las páginas de Panenka cómo se fraguó este cambio de estilo en la selección española a través de la figura del técnico de Hortaleza, fallecido hoy a la edad de 75 años de edad: “Hubo un día en que Aragonés decidió apostar por ser protagonista. Él siempre nos repetía que las condiciones físicas no las teníamos pero que a nivel técnico estábamos entre los cinco mejores del mundo. Pues vamos por ahí, dijimos. Subía a la habitación y hablábamos mucho. Que el estilo era clave, que los jugadores de talento debían estar en el campo…“.

Xavi alababa en las mismas páginas de la revista el carácter ganador de Aragonés, así como su “humanidad”. Sin embargo, uno de los aspectos que el medio azulgrana valoró por encima de todo fue su transparencia en el trato. “Siempre iba de cara: ‘Tú no juegas porque has dado pena esta semana’, ‘¿Estás cansado o qué?’, ‘Hoy has estado fantástico, esta semana lo vas a bordar’“, resumía.

Para el recuerdo quedará la primera vez que Xavi y Aragonés se encontraron en una concentración de la Selección. El medio de Terrassa no entró en las primeras convocatorias del combinado español pero, avanzada la competición liguera, el nuevo seleccionador decidió citarlo en Las Rozas. Xavi recordaba en Panenka cómo se produjo esta primera toma de contacto: “Me convocó en septiembre. Ahí estaba él, en la ciudad deportiva de la selección española. Nada más verme me dice: ‘¿Qué pensaba usted? ¿Que el hijo de puta del viejo no lo iba a traer, eh?’. Y yo, claro, le dije: ‘No, no, en ningún momento he pensado algo así’. Y erre que erre: ‘Sí, sí, sí, venga, para arriba y ya hablaremos luego’. Aragonés era así: te hacía reír, te cogía de la pechera, te subía, te zarandeaba… E ibas a la habitación motivado’“.

En 2008 Luis Aragonés condujo a la selección española a la consecución de la Eurocopa. Lo hizo con Xavi al mando, siendo este elegido el mejor jugador del campeonato. A la vuelta de aquel torneo, Xavi iniciaría la mejor etapa como futbolista del Barcelona, ya con Guardiola en el banquillo azulgrana. La influencia de Aragonés en el nuevo rol que asumiría el centrocampista tanto en la selección como en su club acabaría teniendo un valor incalculable.