El primer gol llegó de volea a media vuelta, el segundo después de otra volea con la zurda desde la frontal del área, el tercero tras girar y rematar con la pierna derecha, el cuarto con un zurdazo en los últimos metros que tocó el poste antes de entrar y el quinto de cabeza. Esta ha sido la carta de presentación de Luka Jovic. Como si con su acierto hubiese dicho: “hola, que sepáis que soy muy bueno y tan solo tengo 20 años. Un saludo”. El delantero serbio ya había hecho goles antes, como es lógico, pero en cuanto anotó cinco con el Eintracht de Frankfurt su cara apareció en los medios de comunicación de todo el planeta. Normal, no todos los días se hacen cinco goles.

Escuela del Estrella Roja

El talento balcánico no se agota, es una fuente extraordinaria de deportistas. Les da igual si es fútbol, baloncesto, balonmano o snooker, pocos rincones del planeta poseen la capacidad de estas regiones para sacar talento bajo las piedras. Jovic, como otros muchos, es fruto de la cantera del Estrella Roja. Allí debutó como profesional y disputó dos temporadas antes de que algún grande de Europa, con buenos ojos, supiera de su existencia. En mayo de 2014 anotó en su primer encuentro como profesional a los 16 años ante la Vojvodina. Y no era un partido cualquiera, se decidía la liga serbia entre Partizan y Estrella Roja en la última jornada. El Estrella Roja dependía de sí mismo para salir campeón pero Partizan iba ganando su duelo, mientras que la Vojvodina les complicaba las cosas con un momentáneo 2-2. Jovic debutó como profesional en el 73’ y para el 76’ ya le había dado la liga al Estrella Roja con su primer gol. ¿Cómo no va a triunfar alguien así?

A sus 16 años había sido el futbolista más joven en anotar con la camiseta del Estrella Roja y además cerraba el título de liga, más no se le podía pedir a un imberbe que llevaba 17 minutos como profesional. En las siguientes dos temporadas Jovic fue cogiendo más minutos y protagonismo, 11 goles en 41 partidos firmó antes de fichar por el Benfica. Ya sabéis que al equipo de Lisboa no se le escapa el talento, por eso se llevó a sus 18 años al serbio a cambio de casi 7 millones de euros. En el Benfica no le fueron bien las cosas, su protagonismo y crecimiento se vieron estancados al apenas contar con minutos durante dos temporadas. Este es el riesgo de firmar por un club así, si un técnico no te da bola corres el riesgo de que se vea frenada tu trayectoria. Por suerte para Jovic, Niko Kovac y el Eintracht se cruzaron en su camino.

El Eintracht como trampolín

El Benfica cedió, para dos temporadas, al delantero con la intención de que se fogueara y cogiera minutos. El plan les ha salido redondo a las tres partes, aunque posiblemente el Benfica sea de todas ellas la que menos contenta pueda estar. Esto se debe a que el Eintracht tiene la posibilidad de comprar a Jovic si lo considera oportuno y Fredi Bobic, el director deportivo del club alemán, he declarado que van a hacer efectiva esa cláusula por tan solo 10 millones. Es lógico que se den prisa, ya que podrían sacar muchísimo dinero por un futbolista que está empezando a llamar la atención de media Europa. Sus números en la Bundesliga son una locura: lleva 15 goles en 28 partidos y hace uno cada 82’. En la historia de la máxima división del fútbol alemán nadie lleva ese ratio de goles por minuto con al menos 25 partidos disputados, ha superado a Gerd Müller y Lewandowski. Suponemos que no mantendrá este ritmo goleador, ya que cinco de esos goles los hizo en una noche, pero son cifras que empiezan a asustar y a demostrar su potencial.

Pero no solo se está mostrando en el campeonato alemán, en la Europa League también está hablando en forma de goles. El Eintracht no tenía un grupo sencillo: Lazio, Olympique de Marsella y Apollon. En su debut en Marsella el resultado iba 1-1, Jovic entró en el 75′ sustituyendo a Haller y en el 89′ anotaba un golazo dentro del área, cómo no. En el segundo partido ante la Lazio, Hütter le dio la titularidad. Y de nuevo otro gol, anotó uno de los cuatro que le hizo el Eintracht al club romano. Esta vez el gol volvió a llegar dentro del área pero con una delicada vaselina al portero de la Lazio. En los 82′ que llevaba disputados el serbio en la Europa League ha anotado 2 goles, sus registros en esta competición empiezan a ser también irreales.

El serbio destaca por ser el clásico delantero de área, todo lo que le cae a los pies trata de definirlo. Le puedes tirar una lavadora que Jovic la rematará. Cada vez cuesta más ver a nueves de ese perfil, quizá Icardi sea ahora mismo el mejor a nivel mundial en esa faceta. A Adi Hütter, técnico del Eintracht, le vuelve loco: “Dentro del área es de los mejores futbolistas que he visto, es uno de los mejores de la Bundesliga en esa faceta”. Jamás un futbolista del Eintracht había anotado cinco goles en un partido, nadie en la Bundesliga lo había logrado siendo tan joven y se ha unido a un club donde están los Lewandowski, Gerd Müller, Jupp Heynckes o Jürgen Klinsmann. Entre tanto registro histórico, no olvidemos que Jovic tiene tan solo 20 años y que su trayectoria recién acaba de comenzar. Disfrutemos de este joven delantero que huele a esos nueves de hace varias décadas.