Córcega es la resistencia, es la isla del Mediterráneo que lucha por una identidad propia ante los vientos que llegan desde la unitaria Francia. El fútbol suele ser el espejo de una sociedad y de la realidad que viven sus habitantes, el SC Bastia es inherente a Córcega. En el #Panenka17 Aitor Lagunas escribió sobre la isla, el pensamiento de su gente y cómo viven el fútbol los clubes de su territorio. En los últimos meses los equipos corsos están siendo de gran actualidad, ya que tres de sus conjuntos (SC Bastia, Ajaccio y Gazelec Ajaccio) podrían enfrentarse en la Ligue 2. Cuando Aitor escribió el artículo, en marzo de 2013, tanto Ajaccio como Bastia pertenecían a la máxima categoría del fútbol francés. Tan solo han pasado cuatro años desde entonces y ahora la realidad es bien distinta, fruto de los numerosos problemas financieros las dos entidades, que no están viviendo su mejor momento. Quien más está sufriendo es el histórico SC Bastia, el equipo con mayores éxitos deportivos de la isla y quien posee una masa social superior. Como ya le ocurriera en 2009 está al borde de la quiebra y de nuevo tendrán que ser sus aficionados quienes solucionen los errores de unos directivos incompetentes. En esa época poco faltó para que descendiera a la categoría amateur del fútbol galo, y ahora parece que no tendrán remedio y caerán en picado desde la Ligue 1 hasta la tercera división. Está por ver si este hecho hace que desaparezcan. 

El pueblo al rescate

Hace unas semanas hablamos del Parma y del largo trayecto que había pasado por el desierto hasta volver a la Serie B. Por el camino quedaron las deudas, fraudes y demás grupos inversores que fueron pasándose al Parma de mano en mano como si de un juguete roto se tratara. Finalmente los aficionados recogieron al club herido de muerte y lograron darle el oxígeno necesario. La historia del SC Bastia se está escribiendo de la misma manera. Desde 2013 hasta 2017 han estado en la Ligue 1, han ido manteniendo la categoría sin demasiados apuros hasta esta temporada en la que han sido colistas. Durante ese periodo fue un club con muy pocos gastos en fichajes, ventas de futbolistas y casi siempre en mitad de la tabla. Desde fuera puede parecer una gestión magnífica, el típico club que saca dinero en ventas y además no sufre para mantenerse entre los mejores equipos del fútbol francés. Pero no, la realidad fue bien distinta. En este punto es donde entra el presidente del SC Bastia: Pierre-Marie Geronimi. El presidente del club, desde 2010, ha comparecido recientemente ante el tribunal de Bastia por utilizar fondos de su negocio de alquiler de coches para solventar deudas de juego. De ser considerado culpable podría estar hasta cinco años sancionado sin poder dirigir ningún tipo de negocio.

ThauvinEs curioso también cómo en las últimas temporadas han ido saliendo de los turchini futbolistas de nivel que han dejado bastante dinero en las arcas del club, pero el club con ese dinero apenas ha realizado inversiones. Vamos a repasar cómo ha sido su mercado de entradas y salidas desde que volvieron a la Ligue 1. Desde su ascenso en la temporada 2012/2013 el SC Bastia ha tenido superávit en cuestión de compra-venta de futbolistas. Sus ventas más importantes han sido las de Diallo (Rennes > 4 kilos), Florian Thauvin (Lille > 3.5 kilos), Khazri (Girondins > 2 kilos), Boudebouz (Montpellier > 1.7 kilos), Kamano (Girondins > 2.5 kilos). ¿Cómo es posible que un club de media tabla de la Ligue 1 con un superávit de 22 millones de euros no gaste en refuerzos? Evidentemente ante la investigación judicial del presidente Geronimi sus hinchas empiezan a preguntarse qué pasó con todo ese beneficio económico. Las ventas este verano de Lassana Coulibaly (Angers > 2 kilos) y Djiku (Caen > 2 kilos) parecen no ser suficientes para saldar la deuda que atesoran. 

Por si esto fuera poco, las deudas ahogan al equipo de Bastia. Las pérdidas oscilan entre los cinco y los veinte millones de euros, es por eso que la DNCG (dirección nacional de control y gestión) ha ordenado que el SC Bastia descienda directamente desde la Ligue 1 hasta la tercera división. La entidad corsa ha apelado este recurso pero la LFP (liga fútbol profesional francesa) ha comunicado que el Paris FC será miembro de la Ligue 2 y que mantiene la decisión sobre el SC Bastia. Por lo tanto, salvo una última y agónica apelación, no estarán en la misma categoría que Ajaccio y Gazelec Ajaccio. Si en 2009 fueron un electricista y un fontanero, entre otros, quienes sacaron adelante al equipo corso, ahora parece que un nuevo grupo inversor local tratará de evitar la quiebra. Los hinchas turchini no van a dejar que el equipo de su vida muera, es por eso que varios empresarios de Córcega han decidido volver a rescatar al SC Bastia. Entre estos está Frederic Antonetti el que fuera jugador y después entrenador del conjunto corso. “Un grupo de inversores locales, en el que me incluyo, se ha reunido para presentar un proyecto de recuperación e inversión del SC Bastia. Si el club desapareciera sería una catástrofe económica y social sin precedentes para nuestra región. Por lo tanto nuestro deber es actuar para salvar nuestro club”, declaró Antonetti. Es la última bala ante la grave amenaza de desaparición, si finalmente los turchini descienden a la tercera división el riesgo de quiebra sería casi irremediable.

Roger Milla, la Copa de Francia y el sueño de la UEFA

MillaLa entidad corsa nunca ha sido una referencia a nivel deportivo, pero sí ha tenido su época dorada. No debemos olvidar que este club con más de 112 años de vida posee una Copa de Francia en sus vitrinas. En 1981 llegó el primer y único trofeo ante uno de los equipos más emblemáticos del fútbol francés: el Saint-Etienne de Battiston, Santini, Platini o Rep. Un gol del gran Roger Milla hizo que Córcega por fin tuviera el ansiado reconocimiento que décadas atrás llevaba buscando. Su otro éxito, esta vez sin premio, es la final de la Copa de la UEFA que perdió en 1978 ante el PSV. En la ida, en tierras galas, lograron empatar 0-0 pero en la vuelta los de Eindhoven vencieron 3-0. Este era un conjunto con grandes estrellas como Rep, Larios o Claude Papi. Es innegable que el SC Bastia ha disfrutado de grandes futbolistas a lo largo de su historia como: Karembeau, Larios, Papi, Alex Song, Rothen, Rep, Essien o Roger Milla. Pero para leyendas las que se juntaron en la temporada 2013/104 en Ligue 1: Landreau, Squillaci, Romaric, Milos Krasic y Djibril Cissé. Más allá de estos éxitos deportivos, la entidad corsa ha vivido también momentos complicados como el sucedido en la tragedia del estadio Furiani. En 1992 durante un partido entre el equipo local y el Olympique de Marsella una tribuna del estadio cedió y 18 personas fallecieron. Un drama del cual aún hoy quedan secuelas. Además, todavía siguen viviendo bajo el desprecio de una elevada parte de la sociedad francesa la cual cree que en Córcega sus habitantes van armados y tan solo se dedican a robar. El fútbol francés necesita al SC Bastia y estos a sus fieles hinchas para que el club no vuelva a caer en manos de quien no respeta su historia.