La selección venezolana, ‘La Vinotinto’, cuenta en la actualidad con la que posiblemente es la mejor generación de toda su historia. A los Salomón Rondón, Tomás Rincón o Roberto Rosales se les han unido futbolistas como Josef Martínez, el pichichi de la temporada pasada en la MLS, Jhon Murillo o Yordan Osorio o como los jóvenes Yangel Herrera, llamado a erigirse en el mejor jugador venezolano de todos los tiempos, Wuilker Faríñez o Yeferson Soteldo, algunos de los futbolistas que hace dos años, dirigidos por Rafael Dudamel, revolucionaron el universo futbolístico al alcanzar la final del Mundial sub-20. Inglaterra les impidió poner la guinda a una de las proezas más extraordinarias de toda la historia del balompié venezolano, pero los aficionados de ‘La Vinotinto’ se aferran al potencial de esta generación para alimentar el sueño que todos comparten desde hace años: disfrutar por primera vez de una Copa del Mundo.

El combinado venezolano, el 32º del ranking FIFA, ratificó por enésima vez su brillante presente el pasado viernes, cuando batió de forma inapelable a la desnortada Argentina de Leo Messi en Madrid (1-3). Fue apenas el segundo triunfo de Venezuela ante el conjunto ‘albiceleste’, pero la victoria de los hombres de Rafael Dudamel pronto se vio empeñada por la crisis social, política e institucional que atormenta al país. La situación, tan compleja como complicada, ha dibujado un país sin grises, sin términos medios, una Venezuela profundamente polarizada, dividida entre aquellos que reconocen la legitimidad del gobierno de Nicolás Maduro y aquellos que defienden el de Juan Guaidó. Fue, precisamente, una visita del embajador en España del gobierno de Juan Guaidó, Antonio Ecarri, a la concentración de ‘La Vinotinto’ en Madrid lo que prendió la mecha. Justo después de vencer a Argentina, Rafael Dudamel, visiblemente enfadado ante lo que consideraba un intento de instrumentalizar, de utilizar, la selección nacional, puso su cargo a disposición de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF). “Durante todo este tiempo hemos estado conviviendo en aguas muy turbias. Hoy hemos vivido una experiencia muy triste. Como selección de Venezuela, que abarca a todo un país, hemos recibido la visita del embajador Antonio Ecarri con la misma amabilidad, con el mismo respeto, con el que hemos atendido a embajadores del gobierno del presidente Maduro. Pero tristemente han politizado la visita a la selección nacional. La forma de actuar ha sido denigrante, lamentable. Ha sido una falta de respeto”, enfatizó el seleccionador de ‘La Vinotinto’ antes de revelar que las fotografías y los vídeos que se publicaron desde las redes sociales de la embajada que encabeza Ecarri, que quiso desearle suerte al equipo “en nombre de toda Venezuela”, se hicieron con el acuerdo de que tan solo fueran “de consumo interno”.

A la espera de saber si Dudamel continuará al mando de ‘La Vinotinto’, el periodista venezolano Carlos Ponte remarca que el técnico “no quiere que se politice porque es de todos”. “‘La Vinotinto’ es de todos”, repite, convencido, antes de explicar que el gobierno de Nicolás Maduro “mantiene” y controla la Federación Venezolana de Fútbol a través del patrocinio de Petróleos de Venezuela (PDVSA). “La situación actual es compleja. Con sus éxitos, los deportistas contribuyen a dar pequeñas alegrías a un pueblo que lo necesita. Hoy, ante Catalunya, Dudamel podría estar dirigiendo su último partido con Venezuela. Cuando acabe este parón, Laureano González y Jesús Berardinelli, presidente y vicepresidente de la FVF, se reunirán con Dudamel. Un factor importante es que Pedro Infante, ministro del Deporte del gobierno de Nicolás Maduro, es, a la vez, directivo de la FVF, de forma que la situación es todavía más polémica de cara a la opinión pública”, escribía el periodista antes del amistoso que el lunes enfrentó a la selección venezolana con la catalana en Girona (2-1) en un artículo del Diari Ara en el que se preguntaba si ‘La Vinotinto’ sería la próxima víctima de la crisis que atraviesa el país. “Si le echan, va a arder Troya. Sería como dispararse en el pie”, avanza Ponte antes de lamentar, de nuevo, la injerencia del gobierno de Maduro en la FVF.

El técnico, de hecho, cuenta con el respaldo de toda la afición. Una afición que insiste en la importancia de que la selección continúe siendo “el punto de encuentro que ha sido siempre”, como reivindica un hincha de ‘La Vinotinto’ a las puertas del Estadi Municipal de Montilivi. “Cuando juega la selección todos tiramos hacia el mismo lado. Nos da momentos para encontrarnos, para estar todos juntos. Incluso para huir un poco de la triste realidad que vive el país. Nos da un motivo para remar en la misma dirección”, continúa. “‘La Vinotinto’ es algo que nos une. Aquí no importa que seas chavista u opositor. Es una de las pocas buenas noticias que tenemos ahora, una de las pocas cosas que une a todo el país. Es como una luz. Si hacemos un símil con la vida… Fíjate, el seleccionador puede tener una opinión y los jugadores (muy críticos, la mayoría de ellos, con el gobierno de Maduro), otra; pero si te esfuerzas, si buscas puntos en común, puedes conseguir cosas buenas, como ganarle a la Argentina de Leo Messi en el caso del fútbol. Si trabajamos en conjunto, podemos conseguir muchas cosas”, sentencia otro aficionado de ‘La Vinotinto’, convencido de que la selección puede ser un punto de partida a la hora de empezar a coser un país roto.