A Josef Martínez le está sentando bien la ciudad de la Coca-Cola. En Atlanta el deporte está en el día a día de sus calles, posee una franquicia en cuatro de las grandes ligas americanas: Atlanta Falcons (fútbol americano), Atlanta Braves (béisbol), Atlanta Hawks (baloncesto) y el recién creado equipo de fútbol: el Atlanta United. Tan solo les falta un equipo de hockey que sí tuvieron en el pasado. Martínez, nacido en Venezuela, es un beisbolista frustrado. Ya sabéis que en Venezuela el béisbol goza de gran popularidad y es posible que sea el deporte más seguido del país. Al menos al delantero de Atlanta el estadio de los Braves le queda cerca de casa, de hecho vive tras él. El sueño frustrado no quedó tan lejos.

Pero para llegar hasta los Estados Unidos y ser todo un goleador de referencia, antes hay un camino.

Inicio complicado en Europa

Martínez comenzó a destacar en su país natal antes de dar el salto a Europa. Generalmente la mayoría de futbolistas sudamericanos tienen su primera aventura en España o Italia, debido a una mayor facilidad a la hora de aclimatarse. En el caso del venezolano firmó por el Young Boys suizo con apenas 19 años. A decir verdad no le fueron bien las cosas, apenas anotó goles y tuvo poco protagonismo en el equipo de Berna. El Young Boys decidió cederlo al Thun y ahí sí firmo notables actuaciones. En sus 18 partidos de liga anotó ocho goles, jamás había tenido unas cifras mejores. Porque Josef Martínez nunca había destacado por ser un goleador, era un futbolista de gran lucha pero no de notables cifras.

Tras acreditar estas buenas sensaciones en el Thun, regresó al Young Boys. Cuajó alguna buena actuación pero nada, en Suiza las oportunidades eran escasas. Así pues, el Torino se cruzó en su camino y tres millones pagó por sus servicios. No llegó a Turín como el relevo natural a Immobile, que venía de salirse y fichó por el Borussia Dortmund, pero sí tuvo esa presión. En Italia las oportunidades llegaron, pero las cifras goleadoras nunca terminaron de despuntar; en la Europa League mostró un mayor nivel. Pero a igual que le había sucedido en Suiza, Martínez fue perdiendo minutos debido a las buenas actuaciones de Maxi López y Quagliarella. Aquí es donde llega su gran punto de inflexión: Josef Martínez es un joven futbolista, con grandes aptitudes pero Europa no le estaba brindando la oportunidad de desarrollar su fútbol. Una llamada desde Atlanta del Tata Martino lo cambió todo.

En Atlanta como en casa

Desde que el club de fútbol de Atlanta se creara apenas dos años atrás, su crecimiento es tremendo, se ha consolidado como uno de los mejores equipos de la MLS. Parte del éxito se debe a su buen ojo a la hora de incorporar futbolistas y sobre todo gracias a un técnico experimentado como es el Tata Martino, el cual ya ha anunciado que esta será su última campaña. “No he tenido un entrenador como el Tata, su relación con nosotros va más allá del fútbol”, señalaba Martínez en una entrevista para la CNN. A diferencia de otras franquicias de la MLS, en Atlanta se ha formado un equipo sin estrellas consagradas que venían del fútbol europeo, han apostado por una clase media de nivel y les está saliendo bien la jugada. Sobre todo han incidido en el mercado sudamericano: Leandro González, Miguel Almirón, Ezequiel Barco, Héctor Villalba, o el propio Martínez. Tanto Almirón como Barco recibieron ofertas de Europa pero ambos decidieron dar primero el salto a Estados Unidos. La dinámica está cambiando.

Una temporada histórica

Tras jugar en Suiza e Italia, para Josef Martínez ha sido realmente importante incorporarse a un equipo donde se habla su idioma y donde se siente importante. Pero una cosa es estar cómodo y otra bien distinta es realizar la temporada que está firmando el delantero. Martínez jamás ha destacado por ser un goleador, ahí están sus cifras en anteriores clubes, pero desde que llegara a la MLS ha anotado 50 goles en 55 partidos. Unos datos increíbles, a los que habría que añadir los 31 tantos de esta temporada que le han convertido en el máximo goleador histórico de la MLS, jamás ningún futbolista había alcanzado estos números en una temporada. Ibrahimovic, Wright-Phillips, Zardes, Piatti, Nikolic, Vela, Villa o Giovinco no le han superado; y todos ellos habían demostrado en sus respectivas carreras tener más gol que el venezolano.

Pero no es solo la cantidad, también hay que reseñar la calidad de sus goles; de los 31 goles anotados, 17 han sido el primer gol del encuentro. Con la temporada regular de la MLS terminada, veremos si Martínez continúa con esta dinámica durante los play-offs. Lo que está claro es que algo ha cambiado en la mentalidad del venezolano, se siente cómodo e importante en una franquicia que sueña con ser el mejor equipo de USA a los pocos años de nacer. “Cambiaría todos mis éxitos en la MLS por acudir a un Mundial con Venezuela”, indicaba el delantero. Quizá estos 31 goles en 34 sean el trampolín que lo devuelva a Europa por la puerta grande, o tal vez prefiera quedarse en una competición de la que se está empezando a sentir el rey a sus 25 años.