Para Renato Sanches, el chico maravilla criado en un vecindario problemático de Lisboa, han sido 19 meses absolutamente increíbles. El 19 de octubre de 2014 estaba jugando con el filial del Benfica ante el Sporting. Y el pasado 10 de mayo de 2016 firmaba un contrato con el Bayern de Munich, club que ha pagado por él 35 millones de euros.

LISTA23(M)Ha sido el negocio de todos los tiempos para el Benfica. Los documentos prueban que Sanches le costó al club lisboeta 750 euros en 2007, más la promesa de 25 balones para su club de origen, el Aguias, en Musgueira, un área de la capital portuguesa. La operación del Bayern podría elevarse hasta los 80 millones de euros en bonus. Hay un montante de 45 millones de euros según número de partidos jugados, títulos conseguidos y posibilidad de que el futbolista esté nominado en la lista del Balón de Oro de este año al 2021.

“Tuve muchas ofertas pero escogí el Bayern”, declaró Sanches. “Había la posibilidad de ir al Manchester United pero el Bayern es un club enorme y espero ganar muchos títulos”.

Pero, ¿quién es este chico que, a los 18 años, ha despertado el interés de los mejores clubes europeos? Sanches ha demostrao sus habilidades a pesar de que muchos directivos y rivales pusieran en duda su temprana edad. “La estupidez viene de donde menos lo esperamos”, dijo el jugador en respuesta. “Eso es algo tan horrible que ni siquiera merece más comentarios”.

 

Después de su debut con el Benfica, golazo incluido, volvió a su barrio e hizo lo de siempre: quedar con los amigos en el bar de su club formativo y pedirse un sandwich

 

Sanches irrumpió en el primer equipo del Benfica el 30 de octubre de 2015, después de causar una gran impresión con el filial en la segunda división. Un mes más tarde debutaba en la Liga de Campeones y en el final de la temporada ayudó a su equipo a lograr el tercer título de liga consecutiva, ganando además la Copa de la Liga y debutando con Portugal. En el partido previo al debut con el primer equipo, Benfica había perdido 3-0 en casa contra el Sporting e iba sexto en la tabla clasificatoria, a ocho puntos de su rival ciudadano.

Renato mostró en su primer partido, en Da Luz, todo lo que podía ofrecer en el terreno de juego. Pidió la pelota, miró a la portería contraria y lanzó un misil que se coló en la portería del Académica. Los seguidores locales se volvieron locos. Era algo que iba en el carácter del jugador. A ‘Bulo’, el apodo que le ha quedado y que le viene de su abuela, le gusta arriesgar. No teme perder un pase ni fallar en el regate porque cree que su talento decide partidos. En este sentido, se parece a Paul Pogba.

“Ha sido un sueño hecho realidad y a veces me pellizco para saber si esto está realmente ocurriendo”, dijo Sanches tras su debut. El centrocampista tiene, sin embargo, los pies en el suelo. No olvida sus orígenes. Después del gol ante Académica, volvió a su vecindiario e hizo lo de siempre: quedar con sus amigos en el bar de su club formativo y pedirse un sandwich. En su cabeza, nada cambió.

António Quadros, presidente del Águias de Musgueira, recuerda la reacción de Sanches cuando convenció a los técnicos del Benfica tras 15 minutos de prueba. El problema fue convencerle de que debía aprovechar esa oportunidad, porque el joven no quería ir en tren a la academia de ‘Las Águilas’ y dejar su barrio. “No quiero ir, está muy lejos”, Quadros recuerda que le dijo Sanches. Y añade: “El chico quería quedarse aquí, cerca de su familia y amigos. Le encantaba esta vida”.

Renato tuvo que cambiar su mentalidad y el Benfica le ofreció las herramientas para hacerlo. Su impacto futbolístico fue instantáneo. Acostumbrado a desenvolverse en el centro del campo, mostró una inusual capacidad para correr con el balón en los pies durante 20 o 30 metros, con un gran control y resistencia física.

Rui Vitoria llegó en junio de 2015 al banquillo del Benfica y rápidamente puso los ojos sobre el joven canterano. Le dio margen para crecer y cometer errores para que la presión no se apoderara de él.

PERFIL(M)Sanches no jugó ni de lejos su mejor partido en su debut con Portugal en marzo. Para entonces , él estaba experimentando el lado negativo de una fama tan rápida. Terminó la temporada después de haber jugado 49 partidos y con casi 4.000 minutos en sus piernas . Además, claro, tuvo que afrontar el papel de jugador favorito del Benfica y foco de atención para todos los rivales.

Después de una victoria ante Rio Ave, en abril, dio su camiseta a un hincha y tuvo que escuchar cánticos de mono de algunos aficionados rivales mientras se dirigía al túnel de vestuarios. Simplemente les sonrió y levantó los brazos imitando un simio.

Su temporada fue interrumpida por una expulsión en el primer tiempo de un duelo contra el Marítimo, en lo que constituye el mayor gran error de su corta trayectoria profesional. Dos tarjetas amarillas -una por simular y la otra por llegar tarde en una intercepción de balón- le privaron de disputar el último partido liguero de la temporada. Pero cuando el título se afianzó, estalló toda la alegría que tenía dentro y se convirtió en el amo de las celebraciones, cogiendo el micrófono en el Estádio da Luz y participando de forma desinhibida en la rúa por la ciudad.

Unos días después, y a pesar de la gran calidad de los medios disponibles, el seleccionador Fernando Santos le convocó para disputar la Euro de Francia. Sanches será el portugués más joven en participar en un torneo de este calado. ¿El jugador al que le ha arrebatado este récord? Cristiano Ronaldo.

Vítor Hugo Alvarenga | | Maisfutebol

 


Este artículo forma parte de la red de medios que ha coordinado el diario inglés The Guardian de cara a la Euro2016. Se trata de una cooperación entre 24 de los mejores diarios y revistas de los países presentes este verano en Francia. Panenka es la cabecera escogida como representante de esa asociación en España.
mockup_portada_home_Panenka#53 copia

logo euro16 panenkapq