El Aston Villa acabó la temporada 2019-20 sufriendo hasta después del último minuto. Nadie dijo que fuera fácil sobrevivir en la Premier después de ascender en el play-off, ni tampoco que Pepe Reina llegaría en enero para ser el portero titular. A veces ocurren sucesos que nadie es capaz de pronosticar. Si en la penúltima jornada poca gente presagiaba la asombrosa salvación de los ‘Villanos’, todavía menos se esperaba que, dos meses después, ese equipo le endosara siete tantos al vigente campeón. Pero las cosas han cambiado en Birmingham. Jack Grealish, que fue el faro que permitió no darse de bruces con un acantilado en la última travesía, ya está acompañado de marineros que quieren alejar al Villa de la superficie y echarlo a volar. El capitán tiene nuevos socios, entre ellos un joven y hambriento cazador: Ollie Watkins.

Tal y como comentaba en Twitter el periodista de La Media Inglesa Nacho González, los ‘Villans’ marcaron contra el Liverpool el 17% de los goles que anotaron en todo el curso pasado. Además, en solo tres jornadas han conseguido una cuarta parte de los puntos de la 2019-20. Los de Birmingham cuentan como victorias todos sus encuentros disputados hasta la fecha, y eso es gracias a la aportación de las nuevas incorporaciones: Matty Cash, Emiliano Martínez, Ross Barkley, Bertrand Traoré y Ollie Watkins. Este último, con 24 años, se ha destapado como uno de los grandes delanteros ingleses de la actualidad. No solo por su hat-trick perfecto (pierna derecha, pierna izquierda y cabeza) ante el Liverpool, también por su gran desarrollo en el Brentford durante las últimas temporadas. 

Watkins, que originariamente ejercía de extremo, llegó al conjunto de las ‘Abejas’ en 2017, cuando el entrenador era Dean Smith, hoy a cargo del Villa. “Fue mi prioridad número uno”, dijo entusiasmado Smith cuando se oficializó el reencuentro de ambos. Llegó a cambio de 28 millones de libras, una cifra que sorprendió a muchos al tratarse de un futbolista de Championship sin experiencia en primera división. Además, se ha convertido en el fichaje más caro de la historia del Villa, un motivo más para reivindicarse y demostrar desde el primer día que vale todos y cada uno de los peniques que ha recibido el Brentford por su traspaso.

Tras destacar en las categorías inferiores y en el primer equipo del Exeter City, el club londinense de la división de plata apostó por él para complementar su ataque. Pegado a la banda, fue uno de los mejores compinches de Neal Maupay, quien se marchó al Brighton en el verano de 2019 y dejó huérfana la posición de delantero centro. Watkins fue su sucesor, la referencia del conjunto entrenado por el danés Thomas Frank. “Creo que esta es la mejor oportunidad que tenemos de hacer algo realmente especial”, auguró el atacante en el ecuador de la última campaña. La fabulosa dupla que formó junto a Saïd Benrahma fue el mayor recurso del Brentford, serio candidato al ascenso, y uno de los principales alicientes de la competición.

Ollie fue el máximo goleador del campeonato con 26 tantos, empatado con Mitrović, a quien se encontró en la final del play-off en Wembley. El Fulham, que difuminó la alegría del Brentford con un 2-0, no impidió que el cazagoles diestro aterrizara de todos modos en la Premier League. El Aston Villa, condenado la pasada temporada a depender de Jack Grealish en ataque, sobre todo tras las lesiones de Wesley y John McGinn, ha conseguido dar un salto cualitativo en el ataque gracias a su incorporación. Como probó Benrahma, Watkins facilita la faena de sus compañeros con excelentes desmarques. La inteligencia táctica le permite atacar los espacios más dañinos, un aspecto que sumado a la fantasía de Grealish es pura dinamita, capaz de explosionar cualquier entramado defensivo.  

 

“Su finalización es excepcional y ha mejorado cada vez más. Es un jugador que marcará todo tipo de goles”, sostiene Dean Smith

 

No obstante, el atributo dominante de Watkins es el remate. Su virtud de aparecer dentro del área en zonas despobladas le permite finalizar un gran número de ocasiones, ejecutadas con grandes disparos. Muchos de ellos con la cabeza, ya que el poderío aéreo es otra de sus virtudes. Ocho de las 26 dianas de la temporada anterior fueron testarazos. “Su finalización es excepcional y ha mejorado cada vez más. Es un jugador que marcará todo tipo de goles”, sostiene Dean Smith. A pesar de no ser un futbolista precisamente habilidoso, aprovecha la velocidad y el físico para proteger el esférico y generar situaciones de ventaja. Además, el técnico de los ‘Villans’ destaca su perseverancia: “Sé el tipo de chico que es, pero también el tipo de persona que es. Querrá seguir mejorando”.

Después de las revelaciones de futbolistas como Danny Ings o Dominic Calvert-Lewin, Watkins se quiere sumar al rompecabezas mental de Gareth Southgate. El técnico de los ‘Three Lions’ tiene cada vez más piezas entre las que escoger, puesto que Inglaterra parece haber recuperado la producción en cadena del siglo pasado. Watkins es el último modelo de automóviles que ya transita por Birmingham. Él aprieta el acelerador y Grealish pone la música. Gonna fly now ya retumba en Villa Park.

 


SUSCRÍBETE A LA REVISTA PANENKA


Fotografía de Getty Images.