Vestido de azul y blanco, espoleado por los niños de las categorías inferiores que llenarán las graderías, y al grito de ¿por qué no?, el modesto Unami Club Polideportivo segoviano recibirá este martes (19:00) al Alavés con la ilusión de conquistar la cima más alta de su historia, en uno de los duelos de la primera ronda de la Copa. Creado en 1983, en el Bar La Juvenil, el equipo juega hoy en primera regional –su techo son dos campañas en Tercera División, la 2012-13, 14º, y la 2013-14–, defendiendo uno de los nombres más bellos del mundo del fútbol: “El UNAMI es la abreviatura de Unión de Amigos. El club se fundó como un grupo de amigos que jugaban para divertirse y competir en el deporte”, asegura la página web del club, que también compite en las disciplinas de fútbol, fútbol sala y baloncesto y que antaño también tenía secciones de judo, voleibol y esquí.

En su bonito escudo, de hecho, una encajada de manos evidencia e ilustra que la formación personal de los jóvenes es tan importante, o seguramente más, que la formación deportiva, aunque este martes todo el club soñará con una victoria que sería inolvidable, gigantesca. De hecho, el Unami ya habrá ganado antes de que se inicie el partido, al conseguir que el encuentro se pueda disputar en la ciudad, después de semanas de negociaciones e incógnitas. 24 horas después, el Mallorca visitará a su vecino, la Gimnástica Segoviana, el principal equipo de la ciudad, aunque jamás ha pisado el fútbol profesional, y hoy equipo de Segunda RFEF, aunque en puestos de descenso a Tercera. El Alavés y el Mallorca serán el tercer y el cuarto conjunto de Primera en visitar Segovia en competición oficial, tras el Athletic Club (0-1 en los treintaidosenos de final de la Copa de la 2004-05, con tanto de Fran Yeste) y el Sevilla (0-1 en los dieciseisavos de final de la Copa de la 2006-07, con gol de Kepa Blanco).

El Unami, dirigido por Gonzalo del Valle, y con un presupuesto anual de unos 35.000 euros, recibirá al Alavés tras imponerse al Aldeano riojano por 1-3 en una de las eliminatorias de la previa interterritorial del torneo del KO, accediendo a la fase final con el Mollerussa catalán, el Utrillas aragonés, el Victoria gallego, el Solares-Medio Cueyo cántabro, el CFI Alicante, el villa de Fortuna murciano, el Huracán Melilla, el Laguna canario y el San Agustín de Guadalix madrileño. “El Unami disfruta de la magia de la Copa”, acentuaba El Norte de Castilla. “El Unami ganó el partido más importante de su historia, no sin sufrir porque sin sufrimiento no suele haber gloria”, afirmaba El Adelantado, glosando el triunfo de un equipo que ganó con goles de Rubén, Chechu y Koby desde los once metros. “¡¡¡Un triunfo histórico!!!”, clamaba la crónica del club en su web: con tres exclamaciones, tratando de cuantificar la felicidad. La foto del triunfo, medio movida, medio borrosa, con una persona con un anorak del Numancia, define el momento.

“Para nosotros estar aquí ya es un premio”, reivindican des del Unami. “Es el partido más importante de nuestras vidas”, asentía hace unos días el capitán del equipo, Sergio Prieto, soñando con escribir la página más feliz y más gloriosa de la historia del club. Con estrenar la sección Palmarés de la web del club. Hoy no hay nada, solo blanco, debajo de Palmarés de fútbol ni debajo de Palmarés de fútbol sala. Solo Campeonas de Copa y Liga Provincial 2013-14 debajo de Palmarés de baloncesto. Pero la sección Palmarés sigue ahí, alimentada por la misma ilusión del veinteañero que sigue rellenando quinielas o del quinceañero que los sábados no sale de casa sin condones. Ni el primero hará nunca un doce, ni el segundo follará antes de terminar la ESO, ni, seguramente, el Unami pasará ronda, porque, ni es el mejor ni siempre gana, como presume en su himno, pero, como dejó escrito Calderón de la Barca, la vida y la Copa del Rey son, a fin de cuentas, una ilusión, una sombra, una ficción. “Toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son”.

 


SUSCRÍBETE A LA REVISTA PANENKA


Fotografías del usuario de Twitter: @unamicp