No decimos nada nuevo si hablamos sobre la fabulosa campaña que está haciendo el LASK, tanto en Europa como en la máxima categoría del fútbol austríaco. Los siguientes párrafos tan solo son un matiz. Unos pequeños detalles para poder conocer un poco mejor a este equipo. Aprovechando la saga de RedBullización de Aitor Lagunas, es obligación moral hablar de un pequeño gran héroe que puede deshacer el monopolio de uno de los conjuntos favoritos de la megaempresa de bebidas energéticas.

Linz es una ciudad situada al noroeste de Austria que descansa a orillas del Danubio. Es el tercer territorio más poblado del país, y por allí han pasado grandes figuras importantes a lo largo de la historia, como Mozart -que, de hecho, compuso la Sinfonía n.º 36, denominada Linz- o Johannes Kepler, astrónomo y matemático alemán que en su estancia en la ciudad -en 1816- descubrió la tercera ley sobre el movimiento de los planetas en su órbita alrededor del sol; conceptos complicados como órbita elíptica, radio vector, momento angular, período orbital… En resumen, una ‘movida mazo chunga’ que convirtió a Kepler en una figura clave de la revolución científica (¡Incluso tiene una estrella con su nombre!).

 

En 1965 el Linzer ASK se convirtió en el primer equipo no vienés en alzar el título doméstico

 

Aunque para movimiento gravitacional el que ha provocado el LASK Linz, el principal equipo de la urbe, que en apenas tres años ha dado un giro de 180 grados en la liga austríaca. Surgido a partir de un club de atletismo, en 1908 nació el que hoy es el segundo equipo en la tabla de la Bundesliga, y el primer clasificado del Grupo D de la Europa League -por delante de Sporting de Portugal, PSV y Rosenborg BK-. Pero no siempre fue así. De hecho, la que vive en la actualidad es una realidad desconocida para el Linzer Athletik Sport-Klub de Linz. La entidad no debutó en la élite austríaca hasta 1949, pasando desapercibido hasta los años 60. En 1965, el Linzer ASK, como era conocido entonces, consiguió alzar Liga y Copa; un hito histórico, no solo por hacerse con el ‘doblete’ sino porque con esa gesta también se convirtió en el primer equipo no vienés en vencer el campeonato doméstico. Pero en la década de 1970, el equipo bajó el rendimiento deportivo y entró en un bucle de vaivenes por las diferentes categorías del país. De hecho, desde el inicio del siglo XXI, el LASK Linz ha militado tan solo siete temporadas en Primera, diez en Segunda y dos en Tercera. En 2018, sin embargo, volvió a la Bundesliga. Esta vez para dar auténtica guerra. En el primer año, quedó cuarto clasificado, y al siguiente se estableció en la segunda plaza, consiguiendo un billete para jugar en Europa.

Su paso por el Olimpo continental, hasta la fecha, no había sido nada destacable. Siempre se había quedado estancado en las primeras rondas. La mayor proeza fue en 1996, cuando consiguió hacerse con la primera plaza del grupo en la Copa Intertoto, cayendo en las rondas finales ante el Rotor Volgograd ruso. La mejor temporada desde hace tres décadas del LASK, sin duda alguna, es la actual. Jugará los dieciseisavos de final de la Europa League ante un AZ Alkmaar guerrillero, segundo de la Eredivise a solo tres puntos del Ajax, con un estilo prometedor y jóvenes figuras que están cuajando una gran campaña.

 

En febrero vuelve la competición. LASK y Salzburg aún tienen que enfrentarse

 

Sea como fuere, este año podría llegar a ser el solsticio del LASK. Entendemos que es difícil que los astros se alineen, pero al menos es esperanzador ver que el RB Salzburg tiene que mirar por el rabillo del ojo a su perseguidor más cercano y no subestimarlo, ya que los de Linz van segundos a dos puntos. En febrero vuelve la competición liguera en Austria por todo lo alto: a falta de cuatro jornadas para que termine la fase regular, ambos conjuntos se verán las caras en Salzburgo.

Pase lo que pase en ese partido, a partir de marzo tendrán nuevas oportunidades para enfrentarse. Con el cambio de formato doméstico vigente desde hace tan solo dos años, llamado Ronda de Campeonato, los seis primeros clasificados se desmarcan del resto y se enfrentan entre ellos en un todos contra todos durante diez jornadas, hasta completar las 32 finales -actualmente llevan 18-. Una especie de tabula rasa (manteniendo los puntos) en forma de segundo round. Por tanto, habrá que esperar para ver si cae destronado o no el conjunto de Red Bull, que lleva alzando el titulo seis temporadas consecutivas. Atrás quedan las 32 ligas que consiguió el Rapid de Viena o las 24 del Austria de Viena. Kepler descubrió la tercera ley en su paso por Linz, pero no podría imaginarse que más de dos siglos después, una nueva ley de movimiento planetario estaba sacudiendo la ciudad. Un LASK descontrolado que ya no forma parte del movimiento orbital, sino que se ha convertido en la estrella en la cual los demás planetas campean a su alrededor.