Montenegro, la sorprendente líder del grupo H, recibe en el estadio de Podgorica a una Inglaterra que en su última visita vio cómo Rooney perdía los papeles. El combinado nacional más joven de Europa aspira a clasificarse por primera vez para un gran torneo internacional.

Wayne Rooney nunca debió pensar que la independencia de Montengro le traería tantos dolores de cabeza. El crack inglés está en el punto de mira para el partido que hoy disputarán Montenegro e Inglaterra. No sólo porque la selección inglesa cuenta con sus goles para clasificarse para el Mundial, sino también porque Rooney fue el protagonista de la noche la última vez que pisó el césped de Podgorica. Montenegro puede complicarles la vida. La novata selección balcánica ocupa la primera posición del grupo H de la liguilla clasificatoria, lugar que sobre papel tendría que pertenecer a Inglaterra, que partía como favorita al inicio de esta fase. Si gana y sólo si gana Inglaterra, hará honor a esta etiqueta y superará a una de las selecciones revelación de esta clasificación.

Para Rooney, que sabe que va a encontrarse con un ambiente hostil, es una gran oportunidad para liderar a su selección y de paso, demostrar que ha madurado, tal y como llevan una semana afirmando sus compañeros de equipo cuando son preguntados por el incidente que protagonizó el delantero. Rooney fue decisivo esa noche y no fue precisamente por sus goles, sino por su expulsión tras patear a Miodrag Dzudovic, jugador de Montenegro. De eso ya hace dos años. Y precisamente por lo que sucedió entonces, los británicos saben que los antecedentes de los enfrentamientos con Montenegro no son muy alentadores. En las dos ocasiones que se vieron las caras en la clasificación para la Eurocopa de 2012, firmaron tablas. Este martes, un resultado similar mantendría líder a Montenegro.

La expulsión de Rooney en el último encuentro genera algunas dudas sobre si el estadio balcánico va a intentar provocar al crack inglés. Aunque la favorita sigue siendo Inglaterra, varias circunstancias hacen pensar que Montenegro no va a necesitar usar tácticas extradeportivas para desestabilizar a los ‘pross’ para mantener la primera plaza con vuelo directo a Brasil. Para el grupo balcánico, no significa sólo un primer puesto que les permite disputar por primera vez un Mundial. Es la consagración de una selección nacional que lleva trabajando desde que tuvo la oportunidad de defender sus propios colores.

rooneyroja

La selección de fútbol de Montenegro es la más joven de Europa. A raíz de que la República se independizara de Serbia el año 2006, nació una nueva federación que formó una selección de montenegrinos. El debut del nuevo conjunto no fue brillante; sólo una victoria en diez partidos jugados. Desde entonces y después de quedar fuera en la fase de clasificación mundialista de Sudáfrica 2010, ha sido una selección en alza. Bozovic, Pavicevic, Basa, Volkov, Novakovic, Savic, no son nombres sonados pero juntos forman un equipo que está siendo de los más regulares de esta primera fase. Tras empatar frente a Polonia en el primer partido de la liguilla no han dejado escapar ni un solo punto. Pero la prueba de fuego llega hoy.

Pese a que la mayoría de jugadores montenegrinos no jueguen en ligas con gran repercusión internacional, su principal amenaza ofensiva está formada por dos figuras que militan en el Calcio. Stevan Jovetic, jugador de la Fiorentina y, sobre todo, Mirko Vucinic. Éste último, jugador de la Juventus, es el capitán y principal referente de Montenegro. Histórico por ser quien marcó el primer gol de la selección en partido oficial y que ya acumula 14 tantos en 33 internacionalidades. Pero el máximo goleador del equipo en esta fase de clasificación es un viejo conocido, Andrija Delibašić, jugador del Rayo Vallecano que ya lleva cuatro goles en cinco partidos.

Montenegro viene de cosechar una importante victoria por 0-1 ante Moldavia, aunque Inglaterra endosó un escandaloso 8-0 a San Marino. Los de siempre no dominan todas las clasificaciones. Esta vez, selecciones como Montenegro, Bosnia y Uzbekistán están a las puertas de cumplir un sueño por primera vez. Para una jovencísima selección que ocupa el lugar 28 en el Ránking FIFA, el primer puesto no sería el principal objetivo antes de empezar la fase de clasificación, pero teniéndolo tan cerca, es indispensable vencer a una de las más grandes. Y Rooney viene picado.