Por extraño que parezca, a Unai Emery le costó mucho apostar por una pareja de delanteros conformada por Lacazette y Aubameyang. Desconocemos las razones por las que el técnico vasco tardó en apostar por esta dupla, pero lo que estaba claro es que antes o después la iban a romper. El Arsenal carece de muchas virtudes, sobre todo en la zona defensiva, pero a nivel europeo muy pocos equipos poseen una delantera titular de tal calibre. De hecho, si lo comparamos con otras estamos ante la cuarta mejor del continente, superada en goles por Messi-Suárez, Mbappé-Neymar y Mané-Salah. Los dos delanteros gunners han llegado a los 50 tantos este curso.

La trayectoria del Arsenal en la Europa League tiene muy pocos días malos, quizá el peor fue cuando perdió 3-1 ante el Rennes en Francia. Casualidad, o no, aquel día tan solo jugó Aubameyang ya que Lacazette estaba sancionado. ¿Qué sucedió en la vuelta? Ambos fueron de la partida, remontaron la eliminatoria y el gabonés sumó dos tantos más. Desde entonces, Emery no se lo ha pensado más, se ha dejado de tonterías y en las eliminatorias clave de la competición la dupla le ha devuelto su confianza en forma de goles. Contra el Napoli fue Lacazette quien dejó sentenciados a los italianos con un gol de falta en San Paolo, pero la exhibición definitiva llegó en las ‘semis’ frente al Valencia.

El año pasado el Arsenal cayó eliminado en las semifinales del mismo torneo ante el Atlético de Madrid, compitió ante los de Simeone pero no pudo contar con Aubameyang en la Europa League. Lacazette estaba solo ante el peligro. De los siete goles que le ha hecho el equipo londinense al Valencia, todos ellos tienen la firma de la pareja ofensiva: cuatro de Aubameyang y tres del delantero francés. Esa fue la carta de presentación oficial, la manera de decir a Europa que los goles corren a cuenta de estos dos. Pero no solo son cifras, lo más importante de ambos es cómo se entienden en el césped, son dos delanteros totalmente complementarios y que sacan de zona a los centrales rivales. Mientras uno abandona el área, el otro cabalga en la búsqueda de espacios. Se nota que su relación también fuera del verde es magnífica, así es como se forma la química entre compañeros.

Al Arsenal durante años se la ha tachado de un club que no ha gastado mucho dinero y que si lo ha hecho ha sido en jugadores mundanos. La temporada pasada parece que lo tenía claro: querían goles y les daba igual a qué precio. Así pues llegaron por 117 millones los dos jugadores procedentes del BVB y OL. Desde que van Persie se fuera al Manchester United o Alexis Sánchez fuera un parche goleador, ya que no era un nueve, el Arsenal no había tenido delanteros que dieran miedo a sus rivales. Recordemos que van Persie abandonó Londres en 2012, han pasado siete años hasta que han consolidado una delantera goleadora titular. Los goles lo tapan todo y hacen menos frágil a un equipo que posee varias deficiencias, pero entre la maestría de Emery para superar eliminatorias y la dupla goleadora tienen con qué asustar en la final al Chelsea.

A expensas de lo que hagan ante sus vecinos de Londres, el Arsenal no puede permitirse que esta pareja esté fuera de la Champions un curso más. De ellos y de sus goles, trece esta temporada en la Europa League, dependerá que la 2019-2020 den muestra de su potencial ante los mejores clubes del continente.