Después de conquistar la Champions League en 2006, Ronaldinho Gaúcho regresó a Brasil para saldar una deuda con su infancia. En 2013, y liderando a un Atlético Mineiro huérfano de grandes títulos internacionales, se proclamó vencedor de la Copa Libertadores. Solo diez jugadores en toda la historia pueden presumir de haber logrado los dos torneos de clubes más prestigiosos del mundo. Él lo hizo siguiendo un camino atípico: triunfando primero en Europa para despedirse como campeón de América después. Y en el #Panenka92, un número dedicado al 60 aniversario de la Copa Libertadores, nos sentamos con él para charlar acerca de los sueños de niño que acabó haciendo realidad.

Si todavía no tienes el número, puedes conseguirlo aquí.