El pasado jueves se presentó en l’Antiga Fàbrica Damm de Barcelona el OffsideFest 2015 (Cine en Fuera de Juego). El festival de cine documental de fútbol de Barcelona llega a su segunda edición cargado de novedades tras un año de crecimiento y consolidación. Un cartel ampliado –con 14 películas- que se alargará durante cuatro días y la inclusión de una Sección Oficial destacan en esta nueva apuesta que pone de manifiesto el nexo de unión existente entre el cine y la cultura futbolística. Será entre el 12 y el 15 de marzo de 2015 en la Antiga Fàbrica Estrella Damm.

Como no podía ser de otra manera, Panenka, medio oficial del OffsideFest, estuvo presente en la presentación de la nueva edición del festival, que corrió a cargo del director del certamen, Oriol Rodríguez, colaborador habitual de nuestra revista, y que contó con la intervención del coordinador de Panenka y miembro del jurado de la sección oficial, Aitor Lagunas, del periodista de RAC1 Joan Maria Pou, también componente del jurado, y de Jordi Marcos, director del documental L’Últim Partit, que se proyectará fuera de concurso en la jornada inaugural del festival.

“Somos un club pequeño pero ambicioso”, expresaba el director del Offside Festival, convencido de que la nueva Sección Oficial “va a convertir al festival en algo más que un escaparate”. Algo más que un escaparate y algo más que fútbol, porque todas las películas participantes coinciden en ver al balompié como una excusa para contar buenas historias humanas. “Son documentales que pueden interesar a cualquiera, independientemente de si es aficionado al fútbol o no. Son películas, simplemente”, explicaba Rodríguez.

En el festival se podrán disfrutar obras de todo tipo, pero la atención principal se centrara en esa novedosa Sección Oficial Estrella, con seis títulos que compiten por un premio que tiene una dotación de 1.000 euros.

SECCIÓN OFICIAL

Los seis títulos que entran en competición le dan a la Sección Oficial una variedad y una heterogeneidad muy atractivas. Distintos orígenes, acentos, caracteres y puntos de vista que no hacen más que reafirmar al fútbol como un hecho global, libre e inclasificable. Democracia em preto e branco, de Pedro Asbeg –al que entrevistamos hace unos días en nuestra web– fue el primer título que presentó su candidatura al concurso. Un documental que nos transporta más de tres décadas atrás en el tiempo, cuando el Corinthians de Sócrates se levantó contra la dictadura que mandaba en Brasil en busca de una utopía democrática impulsada por el fútbol. También tiene un gran componente político Mundial. The highest stakes, del director polaco Michal Bielawski –con el que también charlamos hace poco-, una película que sitúa su acción en 1982, año de Mundial en España y año de ley marcial y censura en Polonia. En este contexto, aquella brillante selección polaca de los Boniek y Smolarek no solo brilló para sorprender al mundo, sino también para dar luz y esperanza a toda una nación.

En la Sección Oficial compiten distintos orígenes, acentos, caracteres y puntos de vista que reafirman al fútbol como un hecho global, libre e inclasificable

El único país que tiene dos documentales en concurso es Estados Unidos, una muestra, tal y como recordó el director del festival, de que “a los americanos, esto del fútbol les empieza a gustar de verdad”. Sons of Ben, de Jeffrey C. Bell, cuenta la inverosímil historia de unos hinchas sin equipo que no pararon hasta tener un club al que animar. Gracias en gran medida a la insistencia, a ratos demencial, de esos aficionados, hoy existe una franquicia en la MLS llamada Philadelphia Union. Con un tono muy distinto entra en concurso la también norteamericana We Must Go un filme que analizamos en profundidad hace semanas-, de Dave LaMattina y Chad N. Waker, que siguieron a su compatriota Bob Bradley hasta Egipto, donde ejercía como seleccionador con el cometido de clasificar a los ‘Faraones’ para un Mundial 24 años después de la última vez. En el contexto de la revolución que puso fin al gobierno de Hosni Mubarak y en medio de un ambiente de gran tensión, la selección pasó a tener un objetivo trascendental: unir a un estado amargamente dividido.

Vir är bäst ända, de Andreas Bjúner (Suecia), es una cinta pequeña, modesta, pero de gran valor. A través de la mirada de dos entrañables aficionados del modesto Hammarby de Estocolmo, descubrimos un documental que habla de pasión, compañerismo y comunidad alrededor del fútbol. Esta sección oficial se cierra con Eighteam, del vallisoletano Juan Rodríguez-Briso, una coproducción de España y Zambia que muestra el periplo desde la tragedia hasta la gloria de la selección zambiana, que 18 años después de perder a todos sus componentes en un accidente aéreo se proclamó campeona de África.

EL PREMIO PANENKA

En su intervención, Aitor Lagunas destacó que el festival se encuadra dentro del buen momento que la cultura futbolística que vive en la actualidad. “Vemos el festival como una prolongación de nuestro trabajo en la revista. La existencia de este festival es motivo de celebración para la cultura futbolística”, expresó el representante de Panenka en el acto.

Bajo la denominación de Premio Panenka se otorgará al documental más votado por los espectadores del festival un galardón simbólico

La participación activa de Panenka en el OffsideFest no se queda solo en su designación como medio oficial y en la participación de sus miembros en el jurado oficial. Este año se incluye un premio especial del público que, bajo la denominación de Premio Panenka otorgará al documental más votado por los espectadores del festival un galardón simbólico. En este, además de las películas de la sección oficial, también participarán el resto de documentales que se proyectarán y que están fuera de concurso –en la llamada sección Fuera de Juego-, como Coach Zoran and his African tigers, la historia de la fundación de la selección de fútbol en el joven estado de Sudán del Sur; El otro Maradona, protagonizado del mejor amigo de infancia de Maradona, una estrella que nunca fue; Istanbul United, que cuenta la unión de las hinchadas del Galatasaray, el Fenerbahçe y el Besiktas en las masivas protestas del parque Gezi de Estambul; Les rebelles du foot 1 & 2, la serie documental presentada y narrada por Éric Cantona sobre futbolistas con conciencia social; Next Goal Wins, que trata sobre “el peor equipo de fútbol del planeta”, la selección de la Samoa Americana, capaz de perder por 31-0 contra Australia; Uno. La historia de un gol, documental salvadoreño que recuerda como la selección del país centroamericano se clasificó para España ’82 en medio de la guerra civil, y Zero a Zero, una pieza italiana que muestra la cara oculta del fútbol, aquella que versa sobre el fracaso y la decepción.

Para completar la sección no oficial, se incluye el documental L’Últim partit, un repaso a la importancia que ha tenido (y tiene) la figura de Johan Cruyff en la sociedad catalana a nivel político y cultural, en sus etapas como jugador y entrenador del FC Barcelona. Se trata del único documental que juega “en casa” en un OffsideFest muy arraigado a la ciudad de Barcelona. En este sentido, Oriol Rodríguez comentó que uno de los objetivos del festival es “incentivar el sector del cine local, que vive muy enclaustrado en la televisión”. 

Los abonos para los cuatro días del festival ya están disponibles aquí.