Un día más en el mercado de fichajes. Las noticias se van sucediendo y los clubes van reforzándose. Sin embargo, cada periodo de traspasos trae consigo un bombazo que vale la pena mencionar y este trae como protagonista a una futbolista española. El nombre de Damaris Egurrola salta a la palestra con una primicia sorprendente y es que el Olympique de Lyon, rey de Europa, está dispuesto a acometer un fichaje de magnitudes históricas para el fútbol español. Y es que el conjunto francés paga la cláusula de rescisión impuesta por su contrato con el Everton.

Son 100.000 euros los que depositan en las arcas del club inglés y Damaris se convierte en el traspaso más caro que se ha efectuado por una futbolista española. Atrás quedan los 50.000 ‘quilos’ que el Barça desembolsó por Mapi León unas temporadas atrás y se vislumbra el crecimiento económico que día a día vive este deporte femenino.

Pero el culebrón de Egurrola comienza muchos meses atrás. Concretamente, en verano. La futbolista vasca nacida en Orlando acaba contrato con el Athletic Club y son muchos los clubes de primer nivel que se interesan por su situación. Sin embargo, el enemigo está en casa y no es otro que las polémicas listas de compensación. Cualquier equipo español que quiera contar con sus servicios debería abonar cerca de 250.000 euros.

Los días pasan. Se suceden las semanas y Damaris Egurrola vive el mercado de traspasos con incertidumbre. El equipo que más presiona por contar con ella es el Barcelona, pero las exigencias del club bilbaíno y el fallo de la Audiencia Nacional hace imposible la incorporación de la centrocampista en las filas del conjunto catalán. Y Damaris se queda sin equipo. Los ánimos de la futbolista comienzan a flaquear a la par que los insultos por parte de su afición se suceden en redes sociales.

La puerta de seguir jugando en la Primera Iberdrola se cierra de un portazo y se abre la ventana que la catapulta al mundo. Su teléfono suena con una llamada procedente de Inglaterra. Un proyecto interesante comienza a tomar forma en la ciudad de Liverpool y Damaris vuelve a sonreír. Cuando todo parece perdido, la futbolista vasca coge un avión para enrolarse en las filas del Everton. “Los que están fuera de la asociación se libran. He tenido la suerte de poder librarme de eso, pero nuestro objetivo era anular la lista y que no vuelva a pasar eso”, comentó la centrocampista a ETB, cuando se oficializó su traspaso al conjunto inglés.

 

“Cuando estuve en cuarentena, aluciné. En Inglaterra se pueden ver todos los partidos y resúmenes en televisión. Hay programas de fútbol femenino casi a diario, con gente que realmente sabe”

 

La aventura inglesa no había sido su primera opción. No obstante, la futbolista quedó asombrada con lo que se encontró al llegar a la FA Women’s Super League. “Es la mejor liga del mundo. No solo por las jugadoras que han llegado, sino por como está organizada”, aseguró la centrocampista en declaraciones recogidas por El Confidencial. “Es muy diferente a España. Aquí, con el tema COVID, hay tests cada semana. Viajamos en dos autobuses y los hoteles cuentan con todas las medidas de seguridad. Son esos detalles los que hacen que esta liga sea tan buena y en la que todos los clubes tienen recursos”, sentenció.

Además, la futbolista se deshizo en elogios con la comunicación del fútbol femenino que vislumbró en su estancia en el país inglés. “Cuando estuve en cuarentena, aluciné. Se pueden ver todos los partidos y resúmenes en televisión. Hay programas de fútbol femenino casi a diario, con gente que realmente sabe. Analizana fondo cada jornada, a los equipos y a sus jugadoras”, explicó ‘Dama’.

Poco a poco, al tiempo al que se adaptaba a la nueva competición, fue haciéndose con un puesto fijo en el once. Meses atrás, de hecho, debutó por todo lo alto en los cuartos de final de la copa doméstica cuando consiguieron doblegar a todo un Chelsea. Llegaron a la final y Damaris se coronó en Wembley a pesar de caer en la final ante otro de los mejores conjuntos como es el Manchester City. “Venir ha sido lo mejor para mí. Competir contra las mejores es algo que motiva muchísimo. Es la primera experiencia fuera de casa pero es lo que siempre he soñado”, relató la centrocampista.

Dicen que breve y bueno es dos veces bueno. Y así resumirá Damaris su paso por el campeonato inglés. De Bilbao se marchó de una forma traumática y con más polémica de la merecida. Se entregó en cuerpo y alma a las ‘Leonas’ y las sombras de su adiós pudieron afectar negativamente en ella. Pero al poco de aterrizar en las lluviosas tierras inglesas se hizo inmensa en el centro del campo del Everton. Sus fantásticas actuaciones la pusieron en la palestra y, esta vez, la llamada ha llegado desde Lyon. El mejor equipo del mundo actualmente la espera con los brazos abiertos. La liga francesa es un todo un reto y allí tendrá la oportunidad de alzarse con la Women’s Champions League, un trofeo solo a la altura de las grandes estrellas.

La aventura en Francia se antoja como la más exigente para una futbolista que apenas tiene 21 años y un futuro más que prometedor. Y, si todo sigue su cauce habitual, Damaris debería vestir más pronto que tarde la elástica de la selección absoluta. Un hito que todavía se le resiste. “Poder competir con tu país a nivel internacional debe ser algo único”, reconoció ‘Dama’.

Ejemplo de que ante las adversidades el único camino posible es el del crecimiento. La resiliencia de Damaris Egurrola ha puesto de manifiesto su personalidad. En seis meses pasó de recibir los insultos de la afición de su corazón a conquistar los de la afición ‘toffee’. Una hinchada -la inglesa- que a buen seguro la echará de menos, pues su relación ha sido efímera pero excelsa. Más vuelos para Damaris. Este, de altas miras. Y, en el horizonte. Lyon.

 


SUSCRÍBETE A LA REVISTA PANENKA


Fotografía del OL Féminin.