Hace tiempo que el Manchester United dejó de estar entre los cinco mejores equipos de Europa. La marcha de Alex Ferguson, tras un largo periodo de éxitos que duró más de dos décadas, fue el inicio de una depresión que sigue vigente en la actualidad. Moyes, Van Gaal o Mourinho han pasado por el banquillo de Old Trafford sin lograr de nuevo la ansiada Premier; un objetivo que a día de hoy parece muy lejano. La falta de un firme proyecto deportivo ha condenado a los propietarios del club, la familia Glazer, al odio de gran parte de la afición. Los buenos jugadores, como Falcao, Di María o Depay, han seguido llegando al Teatro de los Sueños, pero no siempre han acabado rindiendo al nivel esperado, ya sea por unas razones u otras. Es quizá por este motivo que la afición mancuniana ha puesto el punto de mira en las nuevas generaciones de la cantera. Jugadores como Tahith Chong, Angel Gomes o James Garner conforman gran parte de la esperanza de los ‘Red Devils’. Entre este grupo de jóvenes promesas se encuentra Mason Greenwood, un delantero de solo 17 años que ha causado furor en esta pretemporada y promete ser una de las futuras estrellas del United.

Algunos lo comparan con Van Persie, mientras que su entrenador, Ole Gunnar Solskjaer, cree que “su historia recuerda un poco a la de Giggs”. Nació en Bradford el primero de octubre de 2001 e ingresó en la academia del United a los seis años. Aunque en sus inicios jugaba de centrocampista, poco a poco fue acercándose a la punta del ataque, donde se ha convertido en uno de los mayores talentos de la fábrica de jugadores de los ‘Red Devils’. Entre sus habilidades, destaca su facilidad de pegada con ambas piernas, lo que le permite patear libres directos desde cualquier ángulo. También posee una gran velocidad, aunque no por ello deja de ser habilidoso en espacios más reducidos. Solskjaer le ha dado confianza porque él se la ha ganado, demostrando su alto nivel en las categorías inferiores y en las oportunidades que le ha brindado el técnico noruego con el primer equipo.

 

“Su historia recuerda un poco a la de Giggs”

 

Las 15 dianas que convirtió en solo 13 partidos con el United sub-18 son un gran presagio de lo que puede llegar a ser el jovencísimo ariete, a quien le encanta hacer bicicletas para sortear a sus contrincantes. A pesar de los minutos que disputó en la pretemporada de 2018 frente al Club América bajo la tutela de Mourinho, no fue hasta marzo de 2019 cuando debutó oficialmente con el primer equipo, de la mano de Solskjaer. Ocurrió en el minuto 87 de un partido de octavos de final de la Champions, aquel tan famoso contra el PSG en el Parque de los Príncipes en el que el United, ante todo pronóstico, remontó la eliminatoria sobre la bocina con un gol de penalti del también canterano Marcus Rashford. Curiosamente, Greenwood saltó al terreno de juego con una camiseta en la que el dorsal tenía la tipografía del conjunto parisino. Este hecho se debió a que su nombre no iba a aparecer en la lista final de convocados. Se esperaba que viese el encuentro desde la grada, pero una baja de última hora le permitió figurar entre los seleccionados y disputar unos minutos. Así pues, el propio United, que no tenía en su posesión la vestimenta pertinente para el joven, tuvo que pedirle al PSG que añadiera ‘Greenwood’ y el dorsal ’54’ a una de sus camisetas. Un incidente anecdótico que no le impidió convertir esa semana en una de las más felices de su vida, ya que pocos días después celebró también su estreno en la Premier. Sin embargo, esa vez no hubo tanta suerte y los ‘Red Devils’ acabaron sucumbiendo 2-0 frente al Arsenal.

Esta misma pretemporada, el entrenador escandinavo le convocó para la gira veraniega del club. En la primera contienda, frente al Perth Glory australiano, saltó al campo en la segunda mitad e hizo una buena actuación en la que dejó destellos de calidad. Estuvo a punto de marcar en diversas ocasiones, pero en la más clara que tuvo estrelló el balón en la madera. Aun así, el gol no se resistió mucho, ya que en el siguiente encuentro, esta vez frente al Leeds United de Marcelo Bielsa, Mason fue capaz de perforar la portería y anotar uno de los cuatro tantos que subieron al marcador para los ‘Red Devils’. Lo volvería a hacer contra el Inter de Milán, con un gol que le daría la victoria por 1-0 a los suyos frente a los lombardos.

Hace algo más de dos semanas empezó la Premier League 2019-20. Los ‘Red Devils’ cerraban la jornada del domingo con el encuentro más esperado del fin de semana, puesto que se enfrentaban a otro rival del famoso ‘Top Six’ de la liga, el Chelsea de Frank Lampard. Los ‘Blues’, quienes no han podido fichar debido a la sanción de la FIFA, cayeron 4-0 en Old Trafford en un partido en el que Greenwood disputó los últimos minutos. Siete días más tarde volvió a pisar el césped poco antes del 90’ en el Molineux Stadium de Wolverhampton. No fue hasta el pasado sábado que disfrutó de más de media hora de juego en el campeonato doméstico, en un duelo contra el Crystal Palace en el que el United no logró puntuar. Pese a ello, va sumando minutos y cogiendo confianza, pero cabe recordar que tiene 17 años todavía. Sigue en una etapa de crecimiento y aprendizaje en la que deberá tener paciencia si quiere asentarse en la élite tarde o temprano.

El curso no ha hecho nada más que comenzar y Greenwood quiere seguir dando pasos adelante junto a Solskjaer; sin pausa pero sin prisa, como cantaba Melendi. Se ha marchado Lukaku y Alexis —quien, casualmente, discutió con el muchacho no hace mucho durante un entrenamiento por una entrada que recibió— sigue en la rampa de salida, así que parece que irá ganando más protagonismo y minutos sobre el terreno de juego. Es una de las apuestas del técnico noruego y una de las ilusiones de la afición mancuniana. El ‘nuevo Ryan Giggs’ o el ‘nuevo Van Persie’ son títulos que seducen a Greenwood, pero al final se trata de que sea él mismo y demuestre que esas comparaciones no son exageradas, que ha venido para quedarse y triunfar sin necesidad de parecerse a nadie.