PUBLICIDAD

Últimos billetes disponibles para el vuelo destino Catar

Luis Enrique es un hombre de sorpresas. Pese a haber un bloque de fijos, muchos candidatos pelean por ser una de las ‘campanadas’ de la convocatoria final

Publicidad

“Si me ponen a elegir entre lo que han hecho por sus clubes y lo que han hecho por mí, siempre elegiré lo que han hecho por mí”, declaró Luis Enrique a la prensa el pasado septiembre, cuando dio la última convocatoria conocida hasta ahora de la selección española. Esta afirmación, tan clara como polémica, reúne a un selecto club de jugadores de la confianza del seleccionador que saben que, independientemente de su rendimiento con sus clubes y salvo lesión, tienen prácticamente asegurado su billete para el Mundial de Catar. Qué tranquilo se debe vivir así, sabiendo que vas a formar parte del torneo de fútbol por excelencia, del sueño de tantos niños -y no tan niños- que darían su vida por pisar el césped vestidos de rojo y con la estrella en el pecho. 

Sin embargo, tal y como demostró Jordi Domínguez tirando de la estadística en el artículo Los fijos de Luis Enrique (según los números), existe un puñado de plazas vacantes por las que pelean los jugadores que aún no se han ganado la confianza del asturiano y aspiran a colarse en la lista final. Y el seleccionador es un hombre de sorpresas, cada cual más impactante. Yo estaría atento al móvil por si las moscas. Esta es la otra cara de la moneda, del riyal qatarí en este caso, aquella formada por una serie de aspirantes que cada fin de semana juegan más que un partido con su club, una oportunidad para encandilar a un entrenador ‘campechano’ más pendiente de guerreros que se adapten a su esquema que de figuritas de renombre. ¿Qué futbolistas están en la pole position para ocupar las preciadas butacas que faltan por completar del avión destino Catar?

La portería abre el candado

La línea de los guardametas es, a priori, la que menos dudas ofrece. Siempre a priori. Unai Simón lo jugará todo, hasta los partidos del FIFA en el hotel de concentración. Si todo va según lo previsto, sus acompañantes serán Robert Sánchez y David Raya, como así ha sido a lo largo de 2022. Pero hay dos tipos que obligan a apelar a la nostalgia. Aquella que nos evoca a esas épocas en que el debate de la portería era un bendito problema, aquella que hizo más amena la transición a la temida era post Casillas, y también aquella que nos regaló a dos porteros de reflejos imposibles y ‘palomitas’ antológicas. 

De Gea y Kepa no se rinden pese a contar con irrisorias opciones. El arquero madrileño se ha convertido esta temporada en leyenda del Manchester United tras superar la barrera de los 500 partidos con los ‘Red Devils’ en un momento de gran nivel personal. Por su parte, Kepa, que parecía desterrado eternamente a una suplencia inamovible en el Chelsea, se ha ganado la confianza de Graham Potter y ha mandado al banquillo a Edouard Mendy, mejor portero de Europa el pasado año. Ha recuperado el nivel del mejor Kepa, aquel por el que pagaron 80 millones en 2018. 

Casting para el carril izquierdo

Con la titularidad prácticamente asegurada para Jordi Alba, hay unos cuantos jugadores que se postulan como candidatos para ocupar esa segunda plaza en el lateral izquierdo. En este caso ocurre algo muy español si lo trasladas a un símil político: el bipartidismo. Son dos los futbolistas que se han ido turnando el gobierno de este puesto durante todo el año en las distintas convocatorias y, aunque han aparecido otros con ideas emergentes y renovadoras, Luis Enrique siempre termina votando a uno de los dos: Gayà o Marcos Alonso. 

Mayúscula sería la sorpresa si un jugador distinto ganara estas elecciones. Cucurella, flamante fichaje del Chelsea y el lateral con más valor de mercado, podría colarse. O Balde, que ha arrebatado la titularidad al propio Alba en el Barça. Alex Moreno ha realizado un gran inicio de campaña en un Betis que va como un tiro, y Javi Galán ha hecho sonar el teléfono de Vigo por grandes clubes que preguntan por él. ¿Seguirá este sistema bipartidista en el carril izquierdo de la selección? Parece que sí.

Un central al gusto del míster

Laporte, Eric García y Pau Torres, salvo lesión, han monopolizado todas las convocatorias desde el último año, lo cual deja solo una vacante para ser el cuarto central de la selección. Diego Llorente, del Leeds United, es muy del gusto del asturiano. Agresivo en la marca a sus rivales y convincente con el balón en los pies, gana enteros para ocupar el hueco de cuarto central de la plantilla. Iñigo Martínez cuenta también con bastantes opciones al poseer un perfil diferente, un central que va a la guerra, muy contundente por arriba, que se parte siempre la cara por su ‘cuadrilla’, la institución social vasca por antonomasia. Menos papeletas tiene el ‘ché’ Hugo Guillamón, desplazado -exitosamente- al pivote en el Valencia y muy similar a Eric García en cuanto a condiciones técnicas.

El batiburrillo de centrales candidatos riza el rizo con los veteranos en activo ganadores del Mundial en Sudáfrica: Albiol sigue a un nivel muy alto en Villarreal, a Ramos le encantaría pero no parece entrar en los planes del seleccionador y los rumores respecto a la vuelta de Piqué se han disipado del todo con su retirada. 

La Real pide paso en el centro del campo

En el mediocentro, la Real Sociedad cuenta con un Triángulo de las Bermudas a la española. El nivel colectivo que surge de la combinación de tres pilares indiscutibles en el esquema de Imanol Alguacil presenta candidatura para asistir a Catar. Zubimendi es tan joven como bueno, su problema es que España tiene a dos de los mejores pivotes del mundo: Busquets y Rodri. La exquisita batuta de Mikel Merino y la renovada irrupción de Brais Méndez demuestran en el césped que merecen volver a la convocatoria un año después.

Traspasando las fronteras de la Liga, Thiago ha superado una complicada lesión y, por el nombre que se ha ganado, siempre va a ser tenido en consideración. A Fabián no se le ve el pelo por Las Rozas desde la Eurocopa, pero se está ganando un sitio en todo un PSG, y Pablo Fornals sigue picando piedra con los clásicos martillos que aparecen en el escudo de ‘su’ West Ham.

El dilema del gol

Es curioso que ahora sea Iniesta, quien se estrena como comentarista en TVE este Mundial, el que grite los goles de la selección de la misma manera que todo el país gritó el suyo hace más de 12 años. Pero ¿quién será el afortunado cuyo nombre salga de la boca de ‘Don Andrés’? Las lesiones han forzado que la delantera sea la posición con más plazas a sortear. Aquellos que anteriormente eran fijos como Dani Olmo o Ansu Fati, hoy se convierten en incógnita como igual de incierto es su rendimiento. Oyarzabal está casi descartado por el mismo motivo y Gerard Moreno lleva un mes sin vestirse de corto, debido a unos problemas en los isquiotibiales.

Aquí entran muchos nombres. Yeremy Pino y Nico Williams parecen haber convencido a ‘Lucho’ por sus destacadas actuaciones con la ‘Roja’. El primero lleva tiempo entrando en la lista y la joven promesa del Athletic fue clave en el partido contra Portugal que dio el pase a la final four de la Nations League. Luis Enrique confía mucho en Asensio y el debate sobre la posible convocatoria de Iago Aspas se encuentra en la agenda setting de la prensa española. Y para más inri, Borja Iglesias y Joselu también compiten por el puesto de killer, con la carta de presentación de compartir el liderazgo provisional del premio Zarra a máximo goleador nacional esta campaña.

Muchos son los nombres, pero pocas las butacas libres en la cabina. El avión está a punto de despegar y hay overbooking de aspirantes. Será el piloto Luis Enrique el que decida quien sube, o no, a este aeroplano cargado de sueños. Abróchense los cinturones que se vienen turbulencias.

 


SUSCRÍBETE A LA REVISTA PANENKA


Fotografías de Getty Images.