En los últimos años hemos visto como los extremos se convertían en laterales, pero hay tres tipos que todavía han buscado un cambio más antinatural. Sergi Roberto (FC Barcelona, 1992), Joshua Kimmich (Bayern de Múnich, 1995) y Alessandro Florenzi (AS Roma, 1991) nos han demostrado que incluso los centrocampistas pueden ser magníficos laterales, quizá sea porque a ellos tres se les cae la clase. Lo curioso de todos ellos es que han sido los sustitutos en sus respectivos clubes de, posiblemente, los tres mejores laterales derechos de la última década: Dani Alves, Philipp Lahm y Maicon. ¿Se han afianzado como laterales por pura supervivencia? ¿Nos estamos perdiendo a tres centrocampistas diferenciales? Hemos tratado de responder a estas inquietudes con cuatro periodistas: Miguel Quintana (Ecos), Tomàs Martínez (Marcador Internacional), Bruno Alemany (Cadena SER) y Juanma Romero (Bundesliga).

Sergi Roberto: el lateral que necesitaba jugar

Hasta 2015 la participación de Sergi Roberto se resume en alguna presencia en la Liga, partidos residuales de Copa del Rey y poco más. Cuando su paciencia parecía agotarse Luis Enrique probó con él en el lateral, no le salió mal la apuesta a ninguno de los dos. El Barça venía de ganar liga, copa y Champions League, por lo tanto era difícil que pudiera tener minutos como centrocampista, es por eso que la lesión de Dani Alves ante el Athletic, en la primera jornada de la temporada 2015/2016, fuera un antes y después en su carrera. Ya con la salida del futbolista brasileño rumbo a la Juventus se afianzó en esa posición, e incluso pese a la llegada de Semedo sigue siendo habitual en las alineaciones de Ernesto Valverde. Miguel Quintana señala que individualmente es un jugador que no aporta mucho en el lateral, pero sí en el plano colectivo. Quizá por eso sea tan importante para el Barça, ya que apenas comete errores con el balón en los pies y además tiene una gran potencia en carrera que le hacen ser profundo, ahí está la galopada que se hizo ante el Real Madrid. Es evidente la diferencia que existe con Alves, pero Quintana lo tiene claro: “en el fútbol actual es un plus encontrar laterales que se asocien y generen desde las bandas”.

El de Reus ha pasado en tres temporadas de jugar 4 partidos como titular en liga, a hacerlo de manera regular cada jornada. ¿Habría tenido este protagonismo como centrocampista? Quintana opina que como medio quizá no sean tan de élite como para ser titular en el Barça, por eso la manera de jugar en un grande de forma tan constante haya sido reciclarse como lateral. En la faceta defensiva añade: “tiene un gran déficit en el uno contra uno, algo que con Alves no le sucedía al Barça”. Si bien es cierto que en defensa le faltan automatismos propios de un especialista, en ataque suma presencia en el medio e incluso posee la capacidad de poner magníficos centros. Sergi Roberto siempre se aferró a la idea de hacer carrera en el Barça, por mucho que sonara para abandonar el club de toda su vida al final llegó su oportunidad, si le llegan a contar años atrás que sería titular como lateral…

Kimmich y la no traumática despedida de Lahm

Reemplazar a todo un capitán del Bayern y la selección alemana es todo un reto, más aún si eres un centrocampista con apenas experiencia en la élite. En el año 2015 llegó Kimmich a Múnich procedente de RB Leipzig, Pep Guardiola comenzó a moldear a uno de los máximos talentos jóvenes de Alemania. Lahm y Kimmich cambiaron sus posiciones, el primero pasó de ser uno de los mejores laterales de la última década a centrocampista, mientras que el segundo pasó de ser un proyecto de medio de élite a un lateral que incluso llegaba a actuar de central. Respecto a estos cambios, Tomàs Martínez dice que la retirada de Lahm parecía traumática, pero que ya ‘nadie’ la recuerda. Y esto es verdad, el buen hacer de Kimmich desde una posición que no es la suya ha hecho que tanto Bayern como Alemania no se hayan sentido huérfanas del capitán. Sobre su titularidad con la selección alemana, Juanma Romero añade lo siguiente: “Lo de sumar 24 partidos seguidos sin perderse un solo minuto con Alemania no está al alcance de muchos”.

En Kimmich destacan dos facetas. La primera de ellas es su gran capacidad táctica, ha jugado en tres posiciones distintas y en todas ellas demuestra estar más que capacitado para rendir. La segunda es su condición atlética, no será el lateral más rápido del planeta pero posee una resistencia propia de unos pocos elegidos. “Tiene pulmones para abarcar metros, llegar a línea de fondo y centrar de maravilla. Siempre pone balones tensos y a menudo precisos”, indica Tomàs Martínez. De acuerdo con esta sensación, Juanma Romero opina de manera idéntica y añade que no tiene la potencia o presencia de Alaba, pero sí puede estar los 90 minutos subiendo y bajando la banda. Además, el Bayern tiene en la flanco derecho un recurso para salir jugando desde atrás, ya que Kimmich sabe mantener la posesión, jugar en campo contrario y realizar pases bajo la presión propia de un centrocampista. Ante un caso así nos hacemos la clásica pregunta, esa que se cuestiona si estaremos pudiendo asistir ante el completo potencial del futbolista. Tomàs Martínez dice lo siguiente: “Centrocampistas como él hay muy pocos y sabe mal verle ahí porque puede ser perfectamente un referente mundial”.

Florenzi: una solución para Roma e Italia

Como otros tantos canteranos de la Roma, Florenzi tuvo que salir en busca de minutos al Crotone. Allí coincidió con Sansone, actualmente en el Villarreal, y logró volver a la capital por la puerta grande: once goles anotó en la temporada 2011/2012. Florenzi había sido un centrocampista que habituaba también a aparecer por la banda derecha, por eso quizá no haya sido tan radical su reconversión en lateral derecho. Al igual que a Sergi Roberto y Kimmich le tocó sustituir a uno de los mejores laterales de la última década: Maicon. En un partido de Champions League en 2014 entre CSKA y Roma emergió en su nueva posición, tanto Maicon como Torosidis estaban lesionados y fue el joven Florenzi quien partió como titular. Lo que comenzó siendo toda una emergencia ha terminado siendo pieza fundamental para la Roma e Italia, ya sea con cuatro defensas o con tres. “Me gusta su reconversión al lateral a pesar de que en defensa aún tiene alguna laguna, atacando no se ven sus defectos técnicos. Además, se asocia bien y su equipo puede salir jugando desde su banda”, indica Bruno Alemany. Posiblemente se haya adaptado bien a esa nueva posición debido a que en el pasado caía a la banda, es algo que Tomàs Martínez tiene claro: “De los tres seguramente era el que más había jugado en banda como medio. Por eso, quizá, siguió su camino natural, aunque tiene una energía especial para recorrer toda la banda”.

Es evidente que el esquema utilizado, 3-5-2, muchas veces por Roma e Italia han facilitado su adaptación, aunque también destaca cuando debe cumplir más labores defensivas que ofensivas. Es posible que no tenga una gran habilidad para poner buenos centros, pero le encanta tener presencia hasta la línea de fondo. “Lo mejor de Florenzi son sus irrupciones en carrera, cuando llega desde atrás con el turbo encendido es prácticamente imparable”, añade Alemany. Incluso dispone de un buen disparo desde media distancia, todos recordamos el golazo ante el Barça en Champions. Posiblemente también haya algo de supervivencia en su reconversión al lateral, con futbolistas como De Rossi, Strootman o Nainggolan sus minutos estarían contados. ¿Habría destacado en su posición original? Alemany señala que en un equipo, como es la Roma, en el que se busca ganar el Scudetto y hacer un buen papel en Champions, sufriría más como centrocampista o extremo, sin embargo puede ser un muy buen lateral.