Maldita cuesta de enero. Estamos a mediados del primer mes del año. Esto sirve para dejar atrás las orgías culinarias, los telemaratones por alguna buena causa para elucidar lo desmesuradamente altruista que es la gente, los tsunamis provocados por papel de regalo, la patología de los cuñados para demostrar con cada comentario que su estupidez siempre tiene un sótano más y para darnos por vencidos, ya que otra Navidad más hemos tenido que regalar cualquier chorrada porque nos ha vuelto a pillar el toro. ¿No nos comieron de pequeños la cabeza con aquello que el mejor presente era la compañía? Pues eso. 

Pero enero también se puede usar para recapitular. Tampoco hay que irse muy lejos, que si nos pasamos, probablemente, solo encontraremos malas y erróneas decisiones. Con saber qué hicimos de un tiempo a esta parte, nos vale. Estudiar, nada. ¿Fuiste en busca de tu trabajo soñado? Tampoco. Piensas que esa serie que te recomendaron y que te ha tenido postrado en el sillón de casa no era tan espectacular ni irreverente. Reflexionas que podrías haber cambiado las cervezas de por la tarde por algo de deporte. Y así dejar de tener menos psicomotriz que un Playmobil.

La selectividad es la selectividad

Como dije, enero sirve para analizar. Desde hace algunos meses, la Bundesliga cuenta con una nueva atracción que se pasea por los estadios cada fin de semana que hay competición liguera: Kai Havertz. El joven alemán está batiendo todos los récords de precocidad existentes en el fútbol germano.

El mediocampista del Bayer Leverkusen se convirtió en el jugador más joven en debutar en la máxima categoría del fútbol bávaro cuando lo hizo con 17 años. El míster Roger Schmidt fue quien le permitió la alternativa en aquella derrota contra el Werder Bremen en el octubre de la temporada 2016/2017. La cosa no se paró y algunas jornadas más tarde Havertz anotó su primer tanto en la Bundesliga, convirtiéndose en el futbolista con menor edad en hacerlo. 

“En esta etapa de su carrera futbolística, quizá el adjetivo sería versátil. Dentro de esa versatilidad es un jugador plástico, vistoso y de gran gesto técnico. Necesita ser un jugador que intervenga mucho con la pelota y ser protagonista. El Leverkusen ha cambiado esta temporada, en la búsqueda de un Havertz más protagonista”. Quien habla es Shark Gutiérrez, periodista deportivo especializado en la Bundesliga.  ”Ya sea un control orientado, ya sea un regate, ya sea por zancada, por ese marcado estilo zidanesco a la hora de coger el balón y fintar, donde parece que más que regatear, baila con el balón, lo que le hace genial a Kai es hacer fácil lo que es complicado y más para un jugador de 19 años”, asegura.

 

“Por ese estilo zidanesco a la hora de coger el balón y fintar, lo que le hace genial a Kai es hacer fácil lo que es complicado”

 

Por todo lo que hace en el campo, este prometedor pelotero es denominado en Alemania como un Alleskönner, o un todoterreno como se diría aquí. Cualidades que se asemejan a las del ídolo del futbolista del BayArena. “Özil ha sido un modelo para mí”, declaró Havertz a Sport1.

Pese a su juventud, el germano se ha convertido en la matriz fundamental del equipo del BayArena. Peter Bosz le ha dado las llaves y él no las necesita. Havertz ha tirado la puerta abajo. El mediocampista ofensivo ha marcado seis goles y ha dado dos asistencias en lo que llevamos de liga alemana. Por su parte, ha anotado tres goles en la fase de grupos de la Champions League. Pero, la cosa no termina ahí. La confianza depositada por su entrenador en el espigado futbolista ha provocado que sea el jugador más joven en alcanzar los 50 partidos en la Bundesliga.

El periodista, que reconoce que Havertz es un jugador “distinto”, explica: “A día de hoy es un jugador capital, que necesita estar en contacto con el balón. Cuando la toca, el Leverkusen es un equipo que desequilibra por todos los que le acompañan arriba. Es un equipo marcadamente vertical y él tiende a ser quien une a un equipo que, sin él, parece inconexo”.

La madurez del ‘29’ no solo se plasma sobre el verde, sino también fuera de los estadios. El mediocampista se perdió la vuelta de los octavos de final de la Champions de la campaña 2016/2017 frente al Atlético de Madrid en el Vicente Calderón por tener que prepararse los exámenes de la selectividad alemana. Un partido que no tendría mucha historia tras el 2-4 que los colchoneros cosecharon en la ida en tierras germanas.

 

“Es un chico llamado a ser sumamente importante en los próximos años” 

 

Muchas veces, la juventud es un impedimento para demostrar la valía. Pero no es el caso de Havertz. Y lo de la precocidad del alemán no es solo a nivel nacional, también internacional. ¿Sabéis quién es el jugador más joven en debutar con la selección de Alemania? Correcto, el futbolista del Die Werkself.

Tras la debacle en el Mundial de Rusia, es más que evidente que la Mannschaft, ya sea con Joachim Löw o sin él, necesita una regeneración. Posiblemente, el zurdo del Leverkusen, junto con Kimmich, Goretzka, Sané y algunos más, sea uno de esos chavales que adelanten a los Thomas Müller, Mesut Özil o Marco Reus, entre otros, para liderar a la siempre temible selección alemana. “Es un chico llamado a ser sumamente importante en los próximos años, si las lesiones no le dificultan el camino”, concluye Gutiérrez.