Continuamos con el serial de la Europa League. Si en la primera semana hablamos del LASK Linz austríaco, al cual dimos suerte, ahora vamos a presentaros al FC Oleksandria. Al igual que el LASK, es otro de esos equipos que se estrena en una fase final de la Europa League. La liga ucraniana es una competición que no da lugar a demasiadas sorpresas. Desde que arrancara en 1992, coincidiendo con la independencia del país, tan solo ha habido tres ganadores distintos: Tavriya Simferopol (un título, en 1992), Shakhtar Donetsk (12 títulos) y Dynamo Kyiv (15 títulos). Otros ilustres como el Dnipro, Chornomorets Odesa o Metalist Kharkiv han terminado en alguna ocasión, no demasiadas, en segunda posición y han representando a la liga en competiciones europeas. Hace no demasiado, el Dnipro de Konoplyanka y Kalinic jugó la final de este torneo ante el Sevilla. Incluso el Zorya Luhansk ha jugado esta competición y ganó en San Mamés a todo un Athletic.

El Oleksandria procede de la ciudad que le da nombre y está situado en el centro del país, concretamente en el Oblast de Kirovogrado. No es una ciudad muy grande, supera los 80.000 habitantes, la localidad del astronauta Leonid Popov, comandante del Soyuz, no parece la más entretenida del continente, para qué nos vamos a engañar. Es lógico que no hayáis oído hablar mucho sobre este club, ya que fue fundado bajo este nombre hace 29 años. Si bien es cierto que antes llevaba otros nombres y competía en las ligas locales soviéticas. Entre 2012 y 2015 estuvieron en la segunda división ucraniana, diez años atrás también perdieron la categoría por problemas financieros. Pudieron ascender en 2014 a la Premier pero por varias razones rechazaron subir de categoría y se mantuvieron una temporada más en la segunda división del fútbol ucraniano, hasta que al siguiente año, tras terminar en primera posición, volvieron a la Premier.

Desde su vuelta a la élite del fútbol nacional no dejan de mejorar. En su regreso, en 2015, terminaron en sexta posición y llegaron a las semifinales de copa. En las temporadas 16-17 y 17-18 gracias a su buen papel en liga, han podido disputar las previas de las competiciones europeas. En 2016 cayeron en la tercera ronda de la Europa League frente al Hajduk Split croata por un contundente 1-6 a doble partido. En el siguiente curso mejoraron, tras eliminar al Astra Giurgiu cayeron en la fase final frente al BATE Borisov. Esta temporada se han ahorrado las previas, ya que su meritorio tercer puesto en la Premier del año pasado ha hecho que vayan de manera directa a la fase de grupos. Los chicos del Oleksandria podrían haber tenido mayor fortuna con el sorteo, ya que han quedado encuadrados con Wolfsburg, Gent y Saint-Etienne.

Más allá de cómo les vaya en la Europa League, que lo normal es que caigan eliminados a la primera de cambio, la mejoría del Oleksandría es evidente. Cada temporada van a más y ya se están empezando a consagrar entre los mejores equipos del país, en una liga donde tan solo son 12 equipos y se dividen entre los seis que pelean por el título y los que buscan eludir el descenso. Todavía es pronto y están lejos de las puntuaciones que consiguen Shakhtar y Dinamo Kiev, pero quién sabe qué les deparará las próximas temporadas, de momento la tercera posición es un billete directo a Europa y no hay nada mejor para mejorar que competir ante grandes clubes del continente. Con una media de edad de 25 años y con tan solo tres futbolistas nacidos lejos de Ucrania, en Oleksandria tienen motivos para sonreír. Pese a que en sus compromisos continentales no pueden jugar en su coqueto estadio Nika con capacidad para 7.000 espectadores.