MATÍAS DITURO (Celta, 34 años)

El guardameta es el debutante más veterano de los once seleccionados y el que más partidos ha disputado (37). Llegó a Balaídos procedente del Unión Católica de Chile, en principio, para ser suplente del canterano Rubén. Pero, a diferencia de la mayoría de los aficionados, el Chacho Coudet lo conocía bien y le confió la titularidad desde la primera jornada. El argentino, que había pasado por la cantera celeste pero que había desarrollado toda su carrera en Sudamérica, ha caído de pie en España, promediando casi tres paradas de mérito por partido, 14 encuentros imbatido y actuaciones que lo han catapultado a ser uno de los mejores porteros del campeonato.

HÉCTOR BELLERÍN (Betis, 26 años)

El catalán de raíces andaluzas, formado en la cantera del Barcelona, nunca había gozado de minutos en primera. En el Arsenal ya vivió sus mejores años y su deseo, desde hacía tiempo, era regresar a España. Finalmente, el Betis logró su cesión y el lateral cumplió el sueño de jugar en el equipo del alma de su padre. Si el beticismo de Bellerín ya era palpable cuando llegó en verano, la historia de amor que ha tenido durante todo el curso con la grada de Heliópolis lo han convertido en verdiblanco para siempre. Bellerín ha sido uno de los mejores carrileros de la liga, jugando 23 partidos y dando dos asistencias. Ahora llora por tener que volver al Arsenal, pero media Sevilla clama para que el Betis lo pueda comprar en propiedad.

DANI VIVIAN (Athletic, 22 años)

Viendo jugar a Vivian, con sus 185 centímetros, su contundencia y su aspecto rudo, más propio de los centrales de antaño, uno puede pensar que lleva toda la vida en el eje de la defensa del Athletic. Nada más lejos de la realidad. El vitoriano tiene tan solo 22 primaveras y debutó este curso, en la primera jornada, aprovechando la lesión de Yeray. No soltó la titularidad hasta finales de octubre, cuando tuvo que ceder su puesto por una lesión en el muslo. Tras su recuperación, recién estrenado el año, se ha consolidado como un pilar fundamental del equipo de Marcelino, corroborando que la fábrica de defensas de Lezama goza de la salud de siempre. En San Mamés hay central para mucho rato.

DAVID ALABA (R. Madrid, 29 años)

Uno de esos debutantes que incrementan el valor de la Liga. Un jugador contrastado, campeón de todo con el Bayern y que llegó a Madrid con la carta de libertad en el apogeo de su carrera. En estos casos, en los que una estrella consolidada llega por primera vez a España, puede suceder que la adaptación no sea la esperada o que no tenga un encaje rápido en el estilo de nuestro fútbol. Pero el austríaco de ascendencia filipino-nigeriana ha demostrado que no es de los que necesitan tiempo. Podría haber triunfado de lateral izquierdo o incluso en el centro del campo, pero ha sido formando dupla con un relanzado Militao donde se ha convertido en uno de los líderes que han impulsado al Madrid a conquistar -sobradamente- su 35ª Liga.

FRAN GARCÍA (Rayo Vallecano, 22 años)

El canterano de la Fábrica fue uno de los mejores futbolistas de la temporada anterior, en Segunda División, cuando el Rayo logró el ascenso. Iraola confió en el mismo bloque para el regreso a primera, logrando que su núcleo duro siguiera en la plantilla, incluido el carrilero de Ciudad Real. Viendo su evolución, se podía intuir que este curso iba a tener un buen rendimiento en su primera aparición en la máxima categoría, pero la realidad ha superado las expectativas. Rápido y preciso en ataque y enérgico y solvente en defensa se ha convertido en uno de los proyectos de lateral izquierdo más esperanzadores de nuestro país. Las puertas de la selección están cada vez más abiertas para él.

ÓSCAR VALENTÍN (Rayo Vallecano, 26 años)

Podríamos haber metido a Isi Palazón o a Iván Balliu en este once. Y es que el Rayo ha tenido muchos debutantes rozando el notable alto. Pero el que no podía faltar, junto a Fran García, es Valentín. Sobre todo, porque ha sido una gratísima sorpresa. Si los de Iraola fueron, durante muchos meses, el equipo de moda y uno de los que mejor fútbol desplegaba fue, en gran medida, por culpa del flaco mediocentro toledano. Fino en el pase, tácticamente impoluto y con gran criterio para asumir la manija del equipo, ha culminado una grandísima temporada. Tras merodear por el infrafútbol, con el Alcobendas o el Majadahonda, tiene pinta que los 34 partidos que ha jugado este año en la élite serán solo los primeros de muchos.

NICO GONZÁLEZ (FC Barcelona, 19 años)

Cuando su padre, Fran González, levantó la Copa del Rey como capitán del Dépor en el sonado ‘Centenariazo’ del Bernabéu, Nico tenía tan solo cuatro meses de vida. 19 años más tarde, aquel bebé, estrenó el césped de Primera División saliendo en el minuto 84 de la primera jornada del campeonato. Es alto y rocoso, a diferencia de su progenitor, pero ha heredado de él la elegancia y la delicadeza con el balón. Con Koeman se consolidó y gozó de mucha continuidad, obligado también por las numerosas bajas. Y con Xavi ha dado un paso atrás que, a pesar de todo, no debería ser un obstáculo para su progresión. Si el Barça quiere, tiene centrocampista para muchos años, porque su techo de crecimiento todavía está lejos de haberse alcanzado.

GAVI (FC Barcelona, 17 años)

Pablo Martín Páez Gavira es una de esas apariciones que suceden una vez cada 20 años. En pocos meses, el de Los Palacios ha quemado las etapas que un chaval de su edad necesita años para superar. Pasó del cadete azulgrana a jugar solo tres partidos con el filial y, semanas después, al primer equipo. Con solo 17 años, se estrenó en el Barça-Getafe de la tercera jornada, convirtiéndose así en el cuarto jugador más joven de la historia del club en estrenarse en la Liga. A esta meteórica evolución le siguió otro récord: con 17 años y 62 días, se convirtió en el jugador más joven en debutar con la selección española en toda su historia, superando a Ángel Zubieta, quien se estrenó en 1936 con 17 años y 284 días. Da vértigo pensar en el futuro que le espera.

‘TECATITO’ CORONA (Sevilla, 29 años)

Estamos acostumbrados a ver que los fichajes de Monchi triunfan desde el primer día. José Manuel Corona ‘Tecatito’ cumplía con los cánones de fichaje redondo del de San Fernando: jugador de mediana edad, comprado muy por debajo de su valor de mercado y que todavía no había jugado en España. Tras seis años y medio a buen nivel en el Oporto, era unas de las obsesiones de Monchi desde hacía tiempo, pero no pudo llegar a la capital hispalense hasta el pasado invierno. Aprovechando la carnicería de lesiones que ha sufrido el equipo de Lopetegui, ha jugado un total de 17 encuentros, marcando cuatro goles y dando dos asistencias. Pocos mexicanos han triunfado en nuestro fútbol, pero el de Hermosillo quiere seguir los pasos de Carlos Vela o Rafa Márquez.

ALEXANDER SÖRLOTH (Real Sociedad, 25 años)

En los países escandinavos ha encontrado la Real una mina. Primero con otro Alexander, el sueco Isak, que llegó hace un par de años de Dortmund y que es ya uno de los delanteros con más proyección del mundo. Y este año, con el noruego Sörloth, que ha llegado procedente del Leipzig, con idéntica fórmula: cesión con opción de compra por 15 millones. Empezó la temporada con menos protagonismo, saliendo en las postrimerías de los partidos y entrando en alguna rotación. Pero en la segunda vuelta ha aprovechado la larga lesión de Oyarzabal y se ha hecho un hueco definitivo en los onces de Imanol. Ha jugado un total de 43 partidos en todas las competiciones, logrando hasta ocho goles (cuatro en liga). A pesar de su buen rendimiento, la Real decidió no pagar la opción de compra y ahora si lo quiere en propiedad deberá negociar con el Leipzig.

ARNAUT DANJUMA (Villarreal, 24 años)

El neerlandés de origen nigeriano es, probablemente, el futbolista más destacable de esta lista. El Villarreal pagó más de 23 millones al Bournemouth que se vieron amortizados prácticamente en el mes de septiembre, cuando empezó a demostrar que no solo era un extremo habilidoso, sino que también tenía mucho gol. En concreto 16, que son los tantos que ha marcado entre liga y Champions y que hubieran podido ser muchos más de no haber estado más de dos meses lesionado. En una entrevista en el Panenka de mayo explicó que sus orígenes son muy pobres, que tuvo una infancia muy dura en la que incluso tenía que dormir en un coche. Gracias a su esfuerzo está donde está, rozando la final de la Champions y poniendo los dientes largos a media Europa.


SUSCRÍBETE A LA REVISTA PANENKA


Fotografías de Imago.