PUBLICIDAD

El éxodo Callejón

José Callejón triunfa en Italia con el Nápoles y su hermano gemelo Juanmi sigue sus pasos en el Club Bolívar. Hablamos con el segundo sobre su aventura

Publicidad

José Callejón siempre respondió cuando se le necesitó. Por eso sorprendió que no entrara en los planes de Ancelotti de cara a la vigente temporada. Pero lejos de dejar que la suerte eligiera su porvenir, tomó cartas en el asunto y una decisión: hacer las maletas y buscar un futuro lejos de casa. Claro está que la presencia de Rafa Benítez en el Nápoles allanó el camino del motrileño hacia Italia, donde lo está bordando. Y es que junto a Higuaín y Hamsik lideran una delantera que ocupa el segundo lugar en la clasificación de la Serie A, y José es, por el momento, uno de los máximos goleadores del torneo. Sin embargo, no es de este Callejón del que queremos hablar en Panenka

Juanmi, hermano gemelo de Jose, está haciendo exactamente lo mismo a 12.000 km de distancia. Concretamente en la liga boliviana y enrolado a las filas del Club Bolívar. Como su hermano Jose, él también está a las órdenes de un entrenador español en tierras extranjeras, en este caso Miguel Ángel Portugal. Siendo también una de las piezas clave en su equipo, está disfrutando de un fútbol en crecimiento a la vez que se adapta a una nueva cultura. Con él repasamos su experiencia a tantos kilómetros y nos acercamos al balompié boliviano teniendo en cuenta el difícil momento por el que está pasando su selección nacional.

Hay vida a 12.000 kilómetros

“Está claro que a quien le gusta el fútbol le da igual disfrutarlo en cualquier parte del mundo. Pensé que iba a estar peor tan lejos de mi casa, pero aquí la gente me trata fenomenal”, confiesa Juanmi. Hoy, no se arrepiente en absoluto del rumbo que tomó su carrera. Y es que su situación no es un hecho aislado. Bolivia se está llenando de españoles. Sin ir más lejos, en el Club Bolívar Juanmi comparte vestuario con dos compatriotas, Edu Moya y Luis Capdevila. A lo hay que sumarle el técnico y el preparador físico, también españoles. En total, son ocho los españoles que juegan en la liga boliviana de primer nivel.

Hasta cinco españoles en la plantilla del Club Bolívar, incluyendo jugadores y cuerpo técnico
Hasta cinco españoles en la plantilla del Club Bolívar, incluyendo jugadores y cuerpo técnico

Como Juanmi, todos ellos asumieron que cada vez es más complicado jugar en España en unas buenas condiciones. “Una de las atracciones más fuertes fue el poder disputar la Copa Libertadores el año que viene”, reconoce. Y es que el balompié boliviano se va reforzando a medida que atesora calidad extranjera. “Éste es un fútbol aguerrido, donde los partidos son muy disputados. Con la llegada de gente de otros países aun crecerá más y de esto nos beneficiaremos todos”, argumenta.

La Bolivia de Azkargorta

Callejón y sus compañeros saben que Xabier Azkargorta fue el pionero de este éxodo español tan recurrido en los últimos años. El preparador vasco se convertía la temporada 1993-94 en el guía de la selección boliviana hacia el Mundial de Estados Unidos. Una clasificación histórica. Tanto es así que, 20 años después, ha vuelto a hacerse cargo de ‘La Verde’, aunque con unos resultados muy distintos.

Azkargorta durante un partido con la selección boliviana
Azkargorta durante un partido con la selección boliviana

La no clasificación de cara al Mundial de Brasil ha afectado a un país que ya hace tiempo que necesita revertir su floja autoestima. Y todo parece apuntar que con el último partido de la liguilla sudamericana, el director técnico podría poner fin a su contrato con la Federación. Pero Azkargorta insiste en que la selección está en un momento de regeneración y hace falta paciencia. Veremos.

Quizá la clave esté en potenciar primero la liga estatal. Y sin duda la llegada de talento procedente te todos los rincones del mundo esté ayudando a remar en esta dirección. “Ojalá que muchos jugadores puedan venir a Bolivia a enriquecer este fútbol y darle mucho más caché del que tiene ahora”, confiesa Callejón. Con él, han ganado a un gran extremo que también ejerce de mediapunta.“Me está yendo muy bien, estoy teniendo continuidad en el equipo y me encuentro muy a gusto con el tipo de juego que realizamos”, sentencia.

Juanmi ha tenido que adaptar su forma de vivir a una cultura y un escenario totalmente nuevos. La pregunta es casi obligada para alguien que se está haciendo un hueco en el mundo del fútbol en La Paz. ¿La altura es un obstáculo tan duro como se pinta en los medios?. “Entrenamos a casi 4.000 metros de altura y eso significa que hay menos oxígeno para respirar. Se pasa mal las primeras dos semanas, hasta que tu cuerpo se acostumbra. Yo ya lo he hecho”, confiesa.

El Club Bolivar ocupa las primeras posiciones de la tabla del Torneo de Apertura. El andaluz ya suma tres goles y podrá disfrutar de la Copa Libertadores en enero, el mayor escenario del fútbol sudamericano. Cuando Juanmi se refiere a su futuro lo hace de manera muy clara: “Lo que tenga que venir ya vendrá”. Él se ve triunfando, sea en España, en Bolivia o en otro lugar del mundo. Pese a que su preferencia siempre será su país natal, cruzando el charco ha demostrado que su prioridad es el balón. De momento le va de maravilla, como a su hermano. Al final los Callejón siempre encuentran la salida.