I. UN PRESENTE DE ORO

Es alucinante lo que está consiguiendo Independiente del Valle. Después de lograr barrer a Boca de la  final, ya podemos decir que su Copa Libertadores está siendo tan espléndida como histórica. Ya no solo por estar a solo un escalón del título, sino por cómo han llegado hasta aquí. En octavos se vieron las caras ante el actual campeón, River Plate. Gracias al 2-0 de la ida, se permitieron caer derrotados en la vuelta. Aquella noche fue la de Azcona, y lo demás ya es historia. No suele ser fruto de la casualidad la victoria ante el equipo argentino, pero ante aquellos que le restaban mérito, llegaron los cuartos ante Pumas. Se fueron a México con un escueto 2-1, sabiendo que el partido sería muy complicado. Y así fue. Pumas se adelantó 2-0 y no solo eso, el equipo ecuatoriano se quedó con un jugador menos tras la expulsión de Luis Ayala. Pero un gol de Júnior Sornoza mandó el encuentro a los penaltis. Desde los once metro volvió a brillar Azcona, los chicos de Repetto ya estaban en semis. Aquí les espera Boca, otro histórico de la competición. En el encuentro de ida de nuevo empezaron por detrás en el marcador, un gol de Pablo Pérez puso con ventaja a los argentinos. Pero a media hora del final, primero Cabezas y después José Angulo dieron la vuelta al marcador. Con este 2-1 viajaban a Buenos Aires dispuestos a lograr lo imposible. Y vaya si lo lograron. Imponiéndose por 2-3 a los argentinos, gracias a los tantos de Caicedo, Cabezas y Angulo, Independiente del Valle selló su billete a la gran final de la Libertadores.

El club ha tenido un gran detalle con los afectados por el terremoto de Ecuador. Toda la recaudación de los encuentros ante River, Pumas, Boca y una hipotética final irán destinados a esa causa.

 

II. LAS CLAVES DEL ÉXITO

Independiente del Valle juega con un esquema 4-2-3-1. En el cual brilla su juego por la bandas, con espacios es un equipo letal. Ya se ha visto ante River Plate, Pumas o Boca Juniors, que al mínimo resquicio ellos lo castigan. Además, no es un equipo que encaje muchos goles. Ahí, en la línea defensiva, está destacando el joven central Luis Caicedo. Pero sin duda el mejor está siendo el portero Librado Azcona. Ante River hizo una de las exhibiciones del torneo, y ante Pumas fue el héroe en la tanda de penaltis. Dixon Arroyo y Jefferson Orejuela ponen el trabajo en el centro del campo, para que la verticalidad que posee arriba pueda tener sentido. De enganche juega Júnior Sornoza. El diez. El que tiene un golpeo de balón maravilloso, quien pone la pausa cuando hace falta y filtra pases para sus veloces compañeros. Suma 6 goles en el torneo. Por fuera, en las bandas, nos encontramos con Julio Angulo y Bryan Cabezas. Ambos son jugadores muy rápidos y potentes, que buscan el uno contra uno. Justo ahí reside el mayor peligro de Independiente del Valle. En punta juega el otro Angulo, José. Está siendo una de las atracciones de la Libertadores, lleva ya 6 goles y ante Boca anotó un gol que bien lo podría haber firmado Dennis Bergkamp.

¿Y quién dirige al equipo revelación? El uruguayo Pablo Repetto. Ha entrenado a clubes de su país como Fénix, Cerro o Defensor Sporting. Con estos últimos logró un torneo Apertura. Probó suerte en Bolivia, con Blooming, pero no le salió bien la aventura. Llegó en 2012 a Ecuador y su evolución con Independiente del Valle está siendo fascinante. Lleva tres temporadas seguidas acudiendo a la Libertadores, un logro notable teniendo en cuenta que no es uno de los equipos históricos de Ecuador. En la Serie A ecuatoriana aún no ha ganado ningún título, pero están realizando buenas campañas. Imaginad lo que podría ser para la ciudad de Sangolquí que el primer título en la historia del club, más allá de una Serie B, sea la Copa Libertadores. Repetto imprime carácter a su grupo, y ese ADN uruguayo que impide rendirse. En varios encuentros han ido por detrás en el marcador y han terminado dándole la vuelta, demostrando un gran personalidad. Sabe que tras esta gran campaña varios de sus jugadores se irán, pero la plantilla cuenta con una base sólida en sus divisiones inferiores.

 

III. JOSÉ TERÁN, EL FUNDADOR (1958-2007)

Para dar con la semilla histórica de esta entidad hoy tan puesta de moda, tenemos que remontarnos hasta 1958, cuando un grupo de compañeros de Sangolquí se juntaron para jugar torneos cantonales de Ecuador representando a su ciudad. Así nació el que por aquel entonces llamaron Club Deportivo Independiente. El nombre salió de la inventiva de José Terán, uno de los fundadores, que era un acérrimo seguidor de Independiente de Avellaneda, club que a día de hoy, paradójicamente, sigue siendo el que más Copas Libertadores acumula en su palmarés (7). De hecho, de esa misma pasión surgirían también los colores de la indumentaria y el escudo del nuevo equipo, que durante los primeros años de su historia fueron el blanco y el rojo. En 1975, sin embargo, una tragedia cambiaría para siempre el rumbo de la institución. El propio José Terán, víctima de una peritonitis, falleció repentinamente. Y los amigos del difunto que se quedaron a cargo del conjunto decidieron tener un gesto conmemorativo rebautizándolo. Independiente José Terán pasó a ser el nombre de la organización. A partir de entonces, sin embargo, como si ese mazazo sentimental hubiese servido a su vez de catapulta deportiva, Independiente se estabilizó en la Segunda Categoría del país, que es el equivalente a la 2ºB española. El equipo compitió en esa liga de 1979 a 2008, descontando solo una década más gris (1986-1996) en la que tuvo que descender al amateurismo por motivos económicos.

 

IV. EL SALTO CUALITATIVO (2007-2016)

2016-04-28-QUITO-ECUADOR. Por Copa Libertradores de America el Independiente del Valle recibe en el Estadio Olimpico Atahualpa al combinado de River Play de Argentina, Este partido es en beneficencia de los afectados por el Terremoto de Ecuador. APIFOTO/JUAN RUIZ

La del actual Independiente ecuatoriano es una historia que se explica a partir de fechas claves. Aparte de la ya mencionada (1975), resulta imprescindible subrayar otro año concreto para entender la nueva dimensión que ha pasado a frecuentar el club en su época más reciente. Hablamos del 2007, cuando un grupo de empresarios tomaron las riendas de la entidad a golpe de capital. Fue entonces cuando se invirtió una importante suma de dinero para la construcción de uno de los complejos deportivos más modernos de Ecuador, un factor que a la postre ha sido indispensable para relanzar las opciones futbolísticas de Independiente. Con la entrada de los nuevos inversores, de hecho, toda la realidad del club pegó un giro de 180º, hasta tal punto que este también vio cómo se modificaban su imagen y sus colores. Del rojo y el blanco se dio el salto al negro y al azul, que según los directivos ofrecían perspectivas comerciales mucho mejores, y en apenas unos meses los de Sangolquí sellaron por primera vez en su historia el ascenso a la Serie B. Por dicha categoría, aun así, solo deambularon durante un par de temporadas, puesto que en 2010, fruto de un progreso que entonces ya se intuía imparable, subieron otro escalón y debutaron en la Serie A. Desde aquella gesta, el buen trabajo en las categorías inferiores y la irrupción de jugadores talentosos han acabado de acomodar a Independiente en esa élite del fútbol ecuatoriano que hasta la fecha básicamente poblaban Liga de Quito, Emelec y Barcelona. La metamorfosis total de la organización, por cierto, acabó de completarse en 2014, cuando el Ministerio de Deportes de la nación aprobó que el equipo pasara a conocerse como Club de Alto Rendimiento Especializado Independiente del Valle.

 

V. LA CIUDAD

Independiente del Valle es de la ciudad llamada Sangolquí, pertenece a la provincia de Pichincha. Es considerada una ciudad dormitorio, ya que tan solo está a 10 kilómetros de la capital. Es ahí, en Quito, donde juegan sus partidos de Copa Libertadores. Cuenta con una población de más de 75.000 habitantes. Es un lugar conocido por su maíz, de ahí que sea uno de los símbolos de la ciudad. Es un lugar que recibe mucho turismo, ya que ofrece agradables sitios naturales. Así que ya sabéis, lugar idóneo para ver a Independiente del Valle y visitar sus alrededores.

 

VI. DOS CASAS PARA UN MISMO CLUB

La sede oficial de Independiente del Valle es el Estadio Rumiñahui, está situado en la propia ciudad de Sangolquí y fue inaugurado el 30 de mayo de 1941, antes incluso de que naciera el principal club que hoy en día se cobija en él. A parte de Independiente, en Rumiñahui también juega sus partidos como local el Clan Juvenil, conjunto de la Serie B ecuatoriana. Su capacidad no va más allá de los 7.500 espectadores, con lo que Independiente, de cara a los duelos de Copa Libertadores, suele mudarse al Estadio Olímpico Atahualpa, ubicado en el Municipio de Quito, que apenas está a media hora en coche de su pequeña localidad y en el que pueden llegar a congregarse más de 38.000 aficionados. En las fotografías que siguen a continuación se puede comprobar lo muy diferentes que son las infraestructuras que ofrecen ambos estadios.

 

VII. EL PAPEL DE LA CANTERA

En todo lo que tiene que ver con el ámbito deportivo, Independiente del Valle ha asentado la estructura de estos últimos años exitosos sobre una idea básica e indiscutible: la apuesta por jóvenes jugadores. En un mercado como el del fútbol ecuatoriano en el que se capitaliza más bien poco el talento que aún está por curtir, el equipo de Sangolquí decidió marcar una nueva tendencia abriéndoles las puertas a las mejores promesas del país. Desde la temporada 2010, Independiente siempre ha contado con uno de los planteles más jóvenes del campeonato, pues el primer equipo se ha surtido constantemente de sus propios filiales, que en la última década han obtenido varios títulos de renombre en cada categoría. De hecho, el club destina un 60% de sus beneficios anuales a apuntalar sus divisiones formativas, y solo un 3% a la contratación de futbolistas procedentes del extranjero. La filosofía de la cantera de la institución, además, también cuenta con un matiz singular: equipara la importancia del desarrollo deportivo de los chicos a la necesidad de que sigan con sus estudios. Solo de esta manera, cumpliendo con sus obligaciones en las aulas, los jóvenes valores pueden ir escalando desde dentro de la entidad. El máximo representante del equipo a nivel internacional es Jefferson Montero, producto de la fábrica de Independiente y actual extremo del Swansea, que a día de hoy ya es uno de los ejes de la selección ‘Tricolor’.

independiente-plantilla