La retirada de Gerard Piqué de la selección española intuía incertidumbre, ya que ha formado junto a Sergio Ramos la dupla más exitosa del fútbol español. Es evidente que las ausencias de David Silva o Andrés Iniesta tampoco iban a ser fáciles de reemplazar, pero Luis Enrique tiene ahí más variantes que en el centro de la defensa. Piqué y Ramos lo han jugado absolutamente todo, el seleccionador de muy poco debía preocuparse, acudían un par de centrales más y rara vez, salvo que alguno de los dos estuviera lesionado, contaban con minutos. En la primera llamada de Luis Enrique han acudido Nacho, César Azpilicueta, Iñigo Martínez, Diego Llorente y Raúl Albiol. De todos ellos quien más desconfianza ha mostrado entre los aficionados ha sido el campeón del mundo y doble de Europa. A sus 33 años parece que Albiol aún tenga cosas que demostrar.

El caso de Albiol y la selección es realmente curioso, siempre despierta críticas. Da igual si juega mucho, poco, bien o mal, el central nunca ha convencido a sus aficionados. En su etapa en el Real Madrid muchos no comprendían sus convocatorias, ya que no solía contar con todos los minutos, y posiblemente en aquel entonces sí estuvieran justificadas. Ante su poco protagonismo en el Real Madrid, salió rumbo a Nápoles hace seis temporadas. 12 millones pagó el club italiano por su pase. Casualidad, o no, cuando más minutos y confianza tenía Albiol dejó de acudir a la selección. Ahora, más de tres años después de su última llamada, la afición sigue sin comprender el porqué de su convocatoria. En este preciso instante no tiene ningún sentido dudar de un central que se ha convertido en uno de los más fiables del Calcio. Incluso se ha expuesto a un juego que poco le beneficiaba como el de Sarri, lejos de su área ha recuperado una confianza que parecía perdida.

Si comparamos los minutos jugados e importancia del central valenciano con el resto de convocados, tan solo Sergio Ramos y César Azpilicueta están a su altura. Iñigo Martínez ha sido un fijo en la Real Sociedad y Athletic, aunque no ha terminado de mostrar la fiabilidad que se la presuponía años atrás. Nacho a lo largo de la temporada dispone de muchos minutos en el Real Madrid, pero no deja de ser un comodín ante las ausencias de Carvajal, Ramos, Varane o Marcelo. Esto no quiere decir que sea un mal defensa, al contrario, pero en comparación con Albiol no posee esa jerarquía en su club. Se ha hablado de la ausencia de Marc Bartra, desde que llegara al Betis ha subido muchísimo sus prestaciones. Aun así, en comparación con Albiol ha tenido una carrera discontinua, parece que ahora en Sevilla sí dispone de una mayor estabilidad. Muchos aficionados no caen en la comparativa del futbolista del Napoli respecto a los demás centrales españoles, pocos juegan más que él y poseen la regularidad necesaria, en minutos y calidad de juego, en sus clubes.

Desde que llegara seis temporadas atrás a Nápoles nadie le ha quitado el puesto al valenciano, y eso que el club napolitano se ha dejado bastante dinero en este puesto: Maksimovic (20 millones), Tonelli (diez millones), Vlad Chiriches (siete millones) o Vasco Regini (cedido). Todos ellos llegaron después de que lo hiciera Albiol y ninguno ha sido capaz de quitarle el puesto. Además, forma una pareja magnífica con Koulibaly. Ambos se complementan bien, el senegalés es quien toma mayores riesgos en la salida de balón y Albiol acude en su rescate cuando este se lía. Ya sea con Rafa Benítez, Sarri o Ancelotti, todos ellos han tenido clara su pareja de centrales. Esto demuestra que el valenciano ha sido capaz de mantener su titularidad con tres técnicos totalmente distintos el uno del otro. 51 presencias nacionales después, dos Eurocopas, un Mundial y consagradado como uno de los mejores defensas del Calcio, Albiol sigue siendo criticado por puro desconocimiento. Aún se le relaciona con su etapa pasada, como si jugar en uno de los mejores equipos de la Serie A y continuamente en Europa no sirviera de nada.