Hacía 22 años que Suecia no pasaba de los octavos de final en un Mundial. Ha llovido mucho desde aquel mágico verano en Estados Unidos. La selección sueca tan solo tiene en sus vitrinas unos Juegos Olímpicos que conquistó en 1948, pero no ha estado lejos de llevarse una Eurocopa o un Mundial. Aunque Suecia no tenga la tradición histórica de otros países, ha realizado cuatro torneos mundialistas en los que perfectamente podía haber tenido algo más de fortuna. Esta será la sexta vez que llegan a los cuartos de final, en cuatro de esas ocasiones se quedaron a unos pocos pasos del título. Vamos a repasar qué tal les fue en 1938, 1950, 1958 y 1994. Suecia llegará lejos siempre y cuando Brasil no se cruce en su camino, al menos en esta ocasión no se verán hasta la hipotética final.

Francia 1938; cuarta posición

Suecia no había tenido un mal papel en el Mundial celebrado cuatro años atrás en Italia, aprovecharon ese tirón para pelear por algo más que los cuartos en Francia. El rival de octavos iba a ser Austria, pero la ocupación de Alemania meses atrás hizo que no pudieran participar como país independiente. Como ya sabréis, varios jugadores austríacos jugaron con Alemania. Suecia pasó a la siguiente ronda. Como curiosidad de aquel Mundial, participaron países como las Indias Orientales Holandesas (actual Indonesia) y Cuba. Estos segundos fueron los rivales de los suecos, el conjunto europeo venció por un aplastante 8-0 a una selección cubana que venía de eliminar a Rumanía. Suecia se creía capaz de todo y en semifinales llegó el duelo frente a Hungría, pese a adelantarse en el marcador los húngaros vencieron 5-1. Lo curioso es que Arne Nyberg adelantó a los suecos en el primer minuto del partido, pero al descanso ya perdían por dos goles de diferencia.

La selección nórdica había mejorado el resultado cosechado en el anterior Mundial, en la lucha por el tercer puesto esperaba la Brasil de Leonidas. Los brasileños habían caído por la mínima ante Italia, mientras que Suecia venía de recibir un correctivo importante de Hungría. Aquel tercer y cuarto puesto se celebró en Burdeos a la misma hora y día que la final, resulta impensable que la actual organización mundialista hiciera algo así. Como ya sucediera en las semis, Suecia se volvió a adelantar en el marcador, esta vez los goles de Sven Jonasson y Nyberg dieron ventaja a los europeos. Pero Leonidas emergió en la segunda mitad, anotó dos goles y Brasil se llevó la medalla de bronce gracias al 4-2 definitivo.

Brasil 1950; tercera posición

Al Mundial del “Maracanazo” y Ghiggia no le hace falta presentación. Desde 1938 no se había vuelto a celebrar el torneo por la Segunda Guerra Mundial. La confección de los grupos fue una auténtica locura debido a que muchas selecciones decidieron no participar. Antes del sorteo de los grupos Argentina, Perú, Ecuador, Filipinas, Indonesia, Birmania, Austria o Bélgica declinaron la invitación. Se convocaron selecciones que no se habían clasificado para rellenar los huecos, pero incluso después de hacerse efectivo el sorteo, India, Escocia y Turquía decidieron renunciar. Así pues, quedó un grupo con tan solo dos equipos: Uruguay y Bolivia. El de Suecia era de tan solo de tres, junto a Italia y Paraguay.

No tuvo demasiada fortuna Suecia, ya que de dos rivales posibles uno era el actual campeón del mundo. Si bien es cierto que era una Italia tristemente debilitada por el accidente aéreo de Superga, la plantilla se vio muy afectada y viajaron en barco hasta Brasil. De cada grupo pasaría a la ronda final el ganador. Los suecos lo fiaban todo a una victoria frente a Italia. Y así fue, Suecia derrotó 3-2 a los transalpinos y posteriormente un empate ante Paraguay le metió en la fase final. La federación sueca decidió que al Mundial tan solo acudieran jugadores amateurs, venían de ser campeones olímpicos dos años atrás. Gunnar Nordahl era la estrella del momento, se salió en los Juegos Olímpicos y no acudió a la cita mundialista. Pasaron a la siguiente ronda junto a España, Brasil y Uruguay. Aquí sí se notó la diferencia entre los jugadores amateur suecos y los Zarra, Panizo, Basora, Puchades, Ghiggia, Obdulio Varela, Schiaffino, Zizinho, Jair o Ademir. Suecia cayó ante los dos equipos sudamericanos, pero su victoria ante España hizo que fueran terceros.

Suecia 1958; segunda posición

Tras los buenos resultados en 1938 y 1950, Suecia no pudo acudir al Mundial de Suiza de 1954. Ahora, cuatro años después, eran los anfitriones del torneo mundialista, es una lástima que no pudieran contar con la legendaria delantera llamada Gre-No-Li. Los tres futbolistas que la componían eran Gunnar Gren, Gunnar Nordahl y Nils Liedhom. Todos ellos coincidieron en el Milan años atrás, por desgracia para las aspiraciones suecas este Mundial les llegó muy tarde en su carrera deportiva. Gren acudió con 37 años, había abandonado el Calcio y pasaba sus últimos años como profesional en su país natal. Nils Liedhom fue el gran capitán de la selección, a sus 35 años todavía seguía en un Milan al que llegó en 1949. Por último, Nordahl no acudió al Mundial ya que había dejado la selección nada más fichar por el conjunto lombardo. El máximo goleador histórico del Milan y tercero del Calcio, se retiraba ese mismo año en la Roma. Nordahl anotó 43 goles en 33 partidos con Suecia, qué habría sucedido si este Mundial hubiera llegado varios años antes.

Este siempre será recordado como el Mundial de Pelé y de los 13 goles de Fontaine, pero sobre todo porque vio nacer a una Brasil legendaria. El torneo se confeccionó con cuatro grupos, de los cuales los dos mejores combinados irían directos a los cuartos de final. Suecia quedó primera de grupo por delante de Gales, Hungría y México. Tras el 5-1 que consiguió Hungría veinte años atrás, la selección sueca logró vengarse. En los cuartos esperaba la Unión Soviética de Lev Yashin, los goles de Hamlin y Simonsson llevaron a los nórdicos a las semis. En el penúltimo escalón esperaba la República Federal de Alemania de Fritz Walter y Uwe Seeler. Pese a que Schaefer hizo el 0-1 para los alemanes, en los últimos nueve minutos de partido los locales le dieron la vuelta al marcador. En la final se topar con una Brasil legendaria, nos salen de memoria los nombres de Djalma Santos, Didi, Zagallo, Pelé, Garrincha, Nilton Santos, José Altafini o Vava, entre otros. El capitán Liedholm adelantó a Suecia pero poco duró la alegría: Pelé, a sus 17 años, emergió como nunca antes lo había hecho nadie en el torneo.

USA 1994; tercera posición

La selección sueca acudió a cuatro Mundiales entre aquel subcampeonato de 1958 y 1994, pero en todas ellos no volvió a situarse entre las mejores selecciones. Incluso no logró clasificarse para cuatro citas. En esta ocasión llegaban a los Estados Unidos con una gran generación, tan solo dos años atrás llegaron hasta las semifinales de la Eurocopa que Suecia había acogido en su tierra. Por lo tanto, las aspiraciones de hacer un gran papel eran reales. Aún hoy son toda una leyenda los Ravelli, Nilsson, Patrik Andersson, Henrik Larsson, Thern, Dahlin, Limpar, Kennet Andersson y, cómo no, Tomas Brolin. Suecia se volvía a cruzar con su bestia negra: Brasil. La selección brasileña ya les frenó el camino en 1938, 1950 y 1958, esta vez en USA se vieron las caras dos veces. La primera en la fase de grupos y la segunda en la decisiva semifinal.

En la fase de grupos quedaron encuadrados junto a Brasil, Rusia y Camerún. Suecia tan solo logró una victoria ante la Rusia de Salenko, los empates ante brasileños y cameruneses fueron suficientes para estar en los octavos. Allí esperaba Arabia Saudí. De manera sorprendente el país árabe se clasificó como segundo de grupo tras derrotar a Bélgica y Marruecos, un doblete de Kennet Anderson y otro tanto de Dahlin los mandó a casa. En cuartos de final se enfrentaron a una de las grandes revelaciones del torneo, la Rumanía de Hagi. Los rumanos venían de eliminar a Argentina, el encuentro fue tan igualado que se decidió en los penaltis. Suecia volvía a unas semifinales del Mundial 36 años después. ¿Quién se interponía a un paso de la final? Efectivamente, la bestia negra, llamada Brasil. En esta ocasión fue Romario, de cabeza, quien derrotó a Suecia, como ya pasó años atrás con Leonidas, Ademir y Pelé. En el partido por el tercer y cuarto puesto la selección sueca derrotó 4-0 a la Bulgaria de Ivanov, Stoitchkov, Letchkov, Sirakov y compañía.