Primera cita importante a nivel de selecciones en la que Wayne Rooney, máximo goleador y segundo jugador con más partidos de la historia del combinado inglés, no defenderá la camiseta de los tres leones. Los de Gareth Southgate llegan al Mundial con la vitola de ser uno de los bloques favoritos, tras una clasificación casi perfecta. Pero la experiencia nos dice que, en esta clase de torneos, los favoritismos son superfluos. La realidad marca que, desde que se alzaran con la Copa del Mundo en su casa en el año 1966, no han conseguido colocar su nombre más allá de las semifinales del evento, siendo un cuarto puesto el mejor registro para este combinado, obtenido en Italia’90.

Con la polémica, la controversia emergente y los continuos recados con aroma de Guerra Fría entre Rusia y Reino Unido por el Caso Skripal -el envenenamiento de un espía ruso y su hija en territorio británico-. Así aterrizaran los hombres de Gareth Southgate en territorio ruso. Con todo este clima enrarecido a su alrededor y con medios sensacionalistas publicando que Inglaterra se planteó boicotear la cita mundialista, emerge una cierta exigencia de hacer un papel más que digno en el campeonato. Harry Kane, Dele Alli, Kyle Walker y Gary Cahill, entre otros, tendrán que hacer oídos sordos a ese ruido proveniente desde fuera de los estadios y centrarse en lo suyo, en el balón; en hacer llegar que los pioneros de este deporte hasta cotas altas.

 

 

EL DATO DE INGLATERRA

EL PERFIL DE INGLATERRA

EL RECUERDO DE INGLATERRA

ESTE 2018, INGLATERRA HA SIDO NOTICIA POR…