La portería de las ‘Águilas de Cartago’ está viviendo un cambio generacional entre dos protagonistas. Por un lado tenemos a uno de los mejores porteros de la historia del fútbol tunecino: Aymen Mathlouthi. Debido a unos errores contra el Al-Ahli en la Champions africana y divergencias con la directiva del ES Sahel, el cancerbero decidió irse al fútbol saudí para estar lejos de esta atmósfera complicada para él. Unas de las consecuencias de esa decisión fue perder su estatus de titular indiscutible en la selección. Y en este punto entra en escena nuestro segundo hombre: tras varios años de tanteos, Mouez Hassen, el canterano del Niza, decidió aceptar el reto festejando su primera selección en marzo. Este sueño hecho realidad de defender la nación de sus padres precipitó la sucesión de Mathlouthi en la portería de Túnez.

Hassen Mouez sale de la cantera del OGC Nice, donde ganó una Copa Gambardella. Pasó por todas las categorías juveniles de la selección gala. En 2013 quedó segundo en la Eurocopa sub-19 al lado de jugadores como Adrien Rabiot, Anthony Martial o Aymeric Laporte. Tras unos inicios prometedores en el OGC Nice, se perdió un poco por culpa de una cierta fragilidad mental. Sus inicios en el conjunto del Mediterráneo estuvieron marcados por la inconstancia, por lesiones llegadas en los peores momentos y sobre todo por perder la titularidad en favor de Cardinale, que siempre había sido su suplente en categorías inferiores. Criticado por su endeblez, llevó mal su situación y decidió aceptar la invitación de Claude Puel para irse al Southampton. El técnico que lo lanzó en Ligue 1 le dejó las cosas clarísimas.

La invitación era para trabajar con pocas perspectivas de jugar. La idea era mejorar su fragilidad mental en un contexto de trabajo lejos de cualquier tipo de presión con el fin de aprovechar mejor sus cualidades. La experiencia en el Reino Unido le permitió crecer en cuanto a mentalidad de trabajo pero también aislarse del contexto familiar de Niza donde estaba demasiado protegido. Tras algunas presencias con el filial de los Saints decide volver a Francia con la intención de encontrar un club donde poder tener minutos. Le ficha el Chateauroux de la Ligue 2 con pocas ambiciones; un budget menor respecto a los grandes, pero le ofrecen un ambiente de trabajo serio donde poder sumar una temporada de titular.

Con la Berrichonne ha vuelto a tener las sensaciones de ser titular. Ligado con su debut internacional con la absoluta de Túnez, su temporada es sobresaliente, y ahora desea hacer un gran Mundial para definir el salto cualitativo esperado. En cuanto a características, Mouez Hassen es un portero con un estilo muy particular. Debido a su altura es difícil sorprenderle con disparos altos a pesar de que es uno de los porteros que bloquea menos balones. En los uno contra uno tiene una impresionante velocidad en las salidas por abajo. Con los pies tiene calidad, considerando que viene de algunas temporadas con entrenadores que insisten mucho con salir con el balón por el suelo, como Lucien Favre, Jerome Leroy, o los seleccionadores de las categorías juveniles del futbol galo. En cuanto a los aspectos por mejorar, Mouez sigue teniendo algunas ‘ausencias’ de concentración durante los partidos.

En 12 meses, Mouez Hassen ha pasado de entrenar con el primer equipo del Southampton a defender la portería del país de sus padres frente a la selección inglesa.

Rais M’Bolhi
Los grandes reflejos y el uno contra uno por el suelo
La concentración