*Esta lista está extraída del #Panenka66, un número que puedes conseguir aquí.


1. Luis Figo

Fue “como arrancarles el corazón”, explicó recientemente Florentino Pérez. Del “blancos, llorones, saludad a los campeones” a esquivar una cabeza de cochinillo en el Camp Nou.

2. Sol Campbell

Cambió Tottenham por Arsenal y pasó de ídolo a Judas en lo que se tarda en estampar una firma. Varios hinchas spurs publicaron su teléfono por si alguien quería decirle adiós y buena suerte. Unos soles.

3. Mo Johnston

Ídolo en Celtic Park, se fue al Nantes asegurando que nunca volvería a Escocia. Cuando lo hizo fue para convertirse en el primer católico del Rangers. Mo-vidón.

4. Roberto Baggio

A los tifosi viola no les sentó muy bien su traspaso a la Juve y lo manifestaron poniendo Florencia patas arriba durante dos días. 50 heridos y nueve detenidos. Aquello fue un bom-baggio.

5. Gonzalo Higuaín

Era venerado en Nápoles, pero su mudanza a Turín lo cambió todo. Fabricaron hasta rollos de papel higiénico con la cara del Pipita. Pa’ cagarse.

6. Nico Kranjcar

El capitán más joven en la historia del Dinamo de Zagreb solucionó sus diferencias con la directiva fichando por el eterno rival, el Hajduk Split. Le dieron kranjcar de la buena.

7. Mario Götze

Su fichaje por el Bayern, filtrado pocos días antes de la final de Champions frente al Dortmund, hizo jirones decenas de camisetas amarillas con el 10. Cuando volvió hubo que sacar hilo y aguja.

8. Abel Xavier

Estuvo tres años en el Everton y no marcó un solo gol. Cruzó Stanley Park y en su debut con el Liverpool marcó… a los 16 minutos. Aun así, las mayores traiciones fueron las de su peluquero.

9. Óscar Ruggeri

La hinchada de Boca nunca le perdonó que saltara del barco ‘xeneize’ aprovechando la huelga de futbolistas del ’85 para convertirse en ‘millonario’. Para cabezones, los ‘bosteros’.

10. Lee Clark

‘Urraca’ de cuna, tras siete años en el Newcastle firmó por el Sunderland, del que fue despedido por asistir a la final de la FA Cup con los amigotes luciendo una camiseta con este mensaje: ‘Sad Mackem Bastards‘ (Mackem = aficionados del Sunderland).