La primera edición de los Premios Panenka reunió sobre el escenario a dos de los personajes deportivos que mejor definen el espíritu de la revista. “Me pone mucho ir en contra de lo que piensen los demás” espetó Paco Jémez nada más recibir el premio que lo acreditaba como Antonín del Año. El andaluz, divertido, espontáneo y actuando con la naturaleza que le caracteriza, dignificó enseguida el galardón que le fue concedido. Como él, Eric Abidal defendió la implicación del futbolista en asuntos sociales y fuera de lo que él mismo llamó “la burbuja en la que vivimos”.

Antes de llegar al momento de conocer los dos protagonistas (y los otros muchos que hubo) de la gala, el conductor y presentador de la misma, Goyo Jiménez, que alternó a la perfección humor, fútbol e irreverencia, dio a conocer los ganadores de las menciones a Tweet del Año, Gesto del Año, Afición del Año y Paquete del Año. David Barral, el Rayo Vallecano, el Real Oviedo y Cristoph Kramer se hicieron con dichos premios galardones gracias a la votación de nuestros Bigotudos.

Como no podía ser de otra manera, una revista que tiene como eslogan ‘El fútbol que se lee’ tenía que reservar un espacio privilegiado durante la tarde para premiar al mejor libro del Año. Aunque la carrera por el título estuvo muy reñida, la pluma que se alzó victoriosa fue la de Martí Perarnau, por su libro Herr Pep. Una vez en la tarima, el escritor y periodista reivindicó el valor de la narrativa balompédica afirmando que “Estamos en un momento de mucha creación literaria balompédica, pero lo más importante es que la gente acabe leyendo”. Aunque desde Panenka llevemos años haciendo gala del periodismo en papel, en la televisión también se hacen, en ocasiones, contenidos audiovisuales de mucha calidad, como por ejemplo, el programa Salvados, que fue premiado por su “El fútbol también es así”. Jordi Évole recogió el galardón asumiendo que el fútbol es uno de los sectores más opacos que ha conocido durante su carrera como periodista.

galaPNK copia

Alberto Estevez, nuestro editor gráfico, hizo los honores en la entrega del premio al Fotógrafo del Año. Antes de anunciar el ganador quiso ensalzar la figura del fotógrafo deportivo y sus valores, mucho más parecidos a los de un buen futbolista de lo que podemos imaginar. Mientras en la Antiga Fábrica Damm se proyectaban algunos de sus mejores trabajos realizados durante el último Mundial de Brasil, Reinaldo Coddou acarició su merecida estatuilla confesando que “La foto ideal es aquella que cuenta lo que ha sucedido en un partido entero”.

En Panenka somos más de hacer revistas que galas, sin embargo ayer aprendimos la lección de que este tipo de actos festivos no serían posibles si no fueran por la generosidad, el cariño y la dedicación que pusieron en él todos y cada uno de los protagonistas de la tarde. Desde los premiados, pasando por el increíble Goyo, los nominados y el público que se acercó a vivir en persona los primeros Premios Panenka, todos contribuyeron a hacer de nuestra enésima locura una maravillosa realidad. Después de las cañas de ayer, las risas, los aplausos y momentos que nos rizaron la piel solo podemos decir ¡Gracias, Bigotudos!

Antonin del Año: Paco Jémez
Antonin de Honor: Eric Abidal
Reportaje del Año: El fútbol también es así, Salvados
Libro del Año: Herr Pep, Martí Perarnau
Fotógrafo del Año: Reinaldo Coddou