Tras la gran victoria de México frente a Alemania en la primera jornada de esta Copa del Mundo, una de las figuras más aplaudidas del partido fue Jesús Gallardo, uno de los jugadores más polivalentes del fútbol mexicano. Jesús nació y se crió en el sur de México, en el estado de Tabasco. Determinado a cumplir su sueño de convertirse en futbolista profesional, se presentó por sorpresa en las oficinas de los Jaguares para realizar las pruebas de acceso, que acabó superando. Después de demostrar que tenía talento, los scouts del UNAM lo descubrieron y le propusieron mudarse a la capital del país. Recién cumplida la mayoría de edad, Jesús decidió lanzarse a la gran aventura. Los inicios fueron complicados, puesto que echaba de menos su tierra, su familia y sus pachangas. Después de dos cursos con los juveniles debutó con el primer equipo con tan solo 20 años, gracias a la confianza de Francisco Palencia, el ex-jugador del Espanyol. Encontró rápidamente un puesto de titular gracias a su polivalencia.

La transformación de extremo a lateral izquierdo se la debe a Osorio, cuando en su primera convocatoria internacional, el colombiano decidió poner a Jesús Gallardo en el lateral izquierdo de una defensa de cuatro. Tras este primer encuentro con el equipo nacional, en el UNAM llegaría a jugar en siete posiciones diferentes en poco más de 90 partidos.

Auténtica “navajita suiza”, el jugador partió como extremo izquierdo demostrando ser desequilibrante en el uno contra uno, además de tener un buen cambio de ritmo asociado a una gran agilidad para dejar atrás a los defensores. Con el tiempo es interesante ver como se ha adaptado a la nueva demarcación, destapándose como un jugador autoritario por su banda, astuto en la anticipación pero sobretodo imponente ofensivamente con sus continuos desdoblamientos a Lozano. Además, Gallardo cuenta con precisión para asistir y se desmarca con mucha frecuencia por el carril izquierdo.

Justo antes del Mundial firmó un contrato con Monterrey, que aun así podría durar muy poco si Jesús Gallardo sigue reivindicándose ante las miradas de todo el planeta en las próximas fechas.

Al primer Guardado
Polivalencia, cambio de ritmo, cualidades técnicas
Falta de agresividad