Dos policías locales de Sevilla se encuentran una mañana normal de trabajo. Corre el año 2011 y ambos forman parte del Azahar CF, club de la capital que presume de equipo femenino. Sin embargo, como a la mayoría, le falta ese empujón mediático y económico para explotar todo su potencial deportivo. Durante ese encuentro, los dos policías se preguntarán: “¿Por qué el Real Betis no tiene una sección femenina?”. De hecho, piensan, sería genial poder entrar en el mapa del fútbol femenino español, y qué mejor manera de hacerlo que bajo el nombre de un histórico como el Betis. Tal es el convencimiento de los dos individuos que evitarán que esa idea quede en una mera anécdota; quieren hablar con el Consejo de Administración del Real Betis Balompié. Para ello, acuden a su compañero de trabajo y presidente de la Peña Bética de la Policía Local, para que este se encargue de transmitir, a través de la Federación de Peñas, su especial ofrecimiento.

Semanas después, el Consejo recogerá la idea y se reunirá con los dos integrantes del Azahar CF. El proyecto de patrocinar un equipo femenino no es lo único que parece le atractivo a la dirección verdiblanca, también la oportunidad de acabar con la supremacía de un gigante como el Sevilla FC en esta materia. Tanto es así, que, después de 104 años de historia, el Betis acepta y decide patrocinar la sección femenina del Azahar CF, club que por entonces juega en regional andaluza. “Aquellos dos socios insistieron bastante en reunirse con nosotros y vinieron con una propuesta muy trabajada”, recuerda para ‘Panenka’ María Victoria, miembro del consejo de Administración y la única mujer en la estructura de la directiva bética.  No era una absorción a pleno derecho pero resultó ser el primer pasito en la andadura del histórico en el fútbol femenino, los cementos de un equipo que acabaría sorprendiendo a propios y extraños.

 

El Real Betis es el tercer club femenino en número de seguidores en redes sociales en España, por detrás del FC Barcelona y el Atlético de Madrid

 

Del patrocinio a la elite del fútbol español

“En la primera temporada el club ya se dio cuenta de todo el potencial que tenía este equipo”, confiesa María Victoria. “Por eso poco tardamos en hacer que pasara a ser parte del organigrama del club. Nos dimos cuenta que no tenía ningún sentido ir dando pasos pequeños hacia nuestro objetivo, teníamos que ir con todo”, concluye. Así que el Real Betis decidió absorber completamente la sección, dirigirla desde sus despachos y a su vez comprar una plaza en Segunda División. El objetivo debía ser firme y ambicioso: subir a Primera. Para conseguirlo, la directiva bética se sacó un último as de la manga. Maria Pry.

María es un caso atípico de jugadora de fútbol. Durante sus años como centrocampista vistió la camiseta de los principales equipos de la ciudad, formó parte de la primera plantilla de la historia del Sevilla Femenino y, posteriormente, decidió que su futuro continuaba en los banquillos. “Mi carrera como jugadora terminaba pero yo aspiraba a mucho más”, apunta la técnica, una de las dos únicas mujeres que lideran un equipo en Primera. Pero María no es un caso atípico por todo lo anterior, sino porque acumula dos ascensos a la máxima categoría estatal con solo 32 años y lo ha hecho tanto con el Sevilla como con el Betis. “Se nota que hay muchas ganas de un derbi en Primera. Actualmente es difícil porque el Sevilla se encuentra en Segunda División, pero si llega ese momento estaré muy contenta de vivirlo”, confiesa.

La masa bética, totalmente volcada

Por el momento, el derbi poco preocupa a las verdiblancas, que dedican todos sus esfuerzos a mantener la categoría y demostrar jornada tras jornada por qué son, en primer lugar, la encarnación del lema más famoso de la entidad – el ‘Manquepierda’ – y, en segundo, el equipo revelación de la temporada. Su plantilla, atención, cuenta con 15 jugadoras con menos de 23 años, y Paula Moreno, recuerden su nombre, está entre las máximas goleadoras de la liga al haber transformado 8 de los 12 goles de su equipo en lo que va de competición. “¿Para qué renovar el equipo con jugadoras más veteranas? Estamos aquí gracias a ellas y ellas lo tenían que disfrutar. Solo hicimos dos fichajes en verano para debutar en Primera. Nuestro arranque fue dudoso pero ahora estamos creciendo”, se reafirma Maria Victoria. La joven plantilla empieza a recoger los frutos sembrados, y su afición empieza a deleitarse con las féminas.

unnamed-2En la cuarta jornada de Liga, ya aguantaron al vigente campeón, todo un Athletic Club, hasta el último suspiro; lo mismo que hicieron con el Atlético de Madrid. Contra el Valencia, uno de los equipos más completos de la Liga, sembraron un admirable empate, pero contra el FC Barcelona llegó la euforia; empate con golazo de Paula Moreno y el líder se dejaba los primeros puntos en una Ciudad Deportiva del Sol abarrotada. Después de la campanada, la consolidación con una clara victoria a domicilio frente a la Real Sociedad. A pie de campo, aún sigue sorprendiendo la gran respuesta de la afición: “En el Betis, tenemos la enorme suerte de que con cualquier proyecto que se pone sobre la mesa, la afición se vuelca al cien por cien, pero es que con el femenino es raro el partido en el que no tengamos que cerrar las puertas porque no cabe nadie más”, relata María Victoria, y prosigue: “Nuestros partidos son los que más se ven cuando los retransmiten por televisión y las jugadoras son consideradas heroínas en todas las peñas a las que acuden una vez al mes”, concluye aun incrédula la directiva.

Maria Pry, por su parte, confiesa que la fórmula secreta es un equipo alegre con una entrenadora ‘cabezona’, exigente y obsesionada por conseguir sus objetivos. “Estamos viviendo algo que nadie esperaba, nos ha cogido por sorpresa, movemos una gran masa social”, señala la joven técnica. Acogida popular tremendamente representada en las redes sociales, otro fenómeno bético que merece ser estudiado. David Ligero, responsable del éxito de las Féminas en Internet, no tiene ninguna duda de porqué ellas han conectado tanto con la comunidad. “Conoces lo que es el manquepierda, ¿verdad?, pues ellas encarnan la filosofía de eso, del famoso manquepierda. El de verdad, el de dar la cara y luchar hasta el final. Es entonces cuando da igual el resultado. Solo eso explica por qué están arrastrando a tanto público”, relata Ligero, que confiesa que tanta expectación sobrepasa todo lo previsto. “Dese el club se han tenido que tomar medidas para intentar controlar de la mejor manera posible la excesiva afluencia de público. La zona tiene una capacidad limitada y, a menudo, hasta tenemos que cerrar puertas”, concluye. Todo, fruto de la gran expectación que despierta el Féminas, el último en llegar a la élite y que está dispuesto a quedarse.