Desde que Jann-Fiete Arp naciera un seis de enero del 2000 el Hamburgo no ha tenido tardes de gloria, excepto aquellas en las que ha esquivado el descenso como lo hacía Boris “el esquiva balas” en la película Snatch. No existen héroes como Magath que derrotaban a la Juventus en la final de la Copa de Europa, se acabó todo aquello. Se bajó el telón y desde entonces tan solo han emergido figuras, como Marcelo Díaz, que serán eternos por haber salvado al Hamburgo del abismo. La aspiración real del actual campeón de Europa es que el marcador que señala las 55 temporadas en Bundesliga no regrese a cero, es en lo único en lo que se sienten líderes. La temporada en la que Arp llegó al mundo su actual equipo concluyó en decimotercer lugar la liga alemana, más cerca de los puestos de descenso que de las posiciones europeas. Las últimas campañas han seguido una dinámica parecida, incluso el club hamburgués ha caído dos veces en los puestos de promoción a la Bundesliga 2. El HSV necesita una nueva regeneración, la llegada de jóvenes futbolistas que estén exentos de esa mala racha.

Markus Gisdol, técnico del Hamburgo, está desesperado. Llevamos tan solo diez jornadas de liga y el ex entrenador del Hoffenheim parece no dar con la tecla para que su equipo funcione, ganaron los dos primeros partidos de Bundesliga y desde entonces no lo han vuelto a hacer. Parece que el Hamburgo solo sabe ganar en el mes de agosto, esto es un drama teniendo en cuenta que tan solo se juegan dos partidos al año en esa época. Desde entonces han encadenado siete derrotas y un empate. Ante tal clima de pesimismo, Gisdol ha decidido bajar su mirada hasta las categorías inferiores y ha acudido al joven Arp como antídoto para sus males. El periodista de MI, Tomàs Martínez, ve en el joven delantero alemán al clásico tanque como lo han sido Mario Gómez o Klose. El típico nueve no muy móvil lejos del área pero que lo remata todo, desde un centro lateral hasta una lavadora. Se le caen los goles, vaya. Arp es esa clase de canterano del cual se escuchan historias desde que está en infantiles, como aquellas que podíamos oír de Bojan cuando militaba en las divisiones inferiores del FC Barcelona.

Entre esas historias destaca aquella en la que anotó 16 goles en un encuentro de categoría sub 12 con el Hamburgo, el partido terminó 22-0. Sí, lo sé, a esas edades este tipo de actuaciones se pueden llegar a dar, pero me sigue pareciendo una locura pese a la edad con la que se lograron esos registros. Lo asombroso es que de aquello tan solo han pasado cinco o seis años, ahora Arp está entrando poco a poco en las convocatorias del club de su vida. Antes de viajar al Mundial sub 17 celebrado en la India, en el que anotó cinco goles en cuatro partidos, Gisdol ya le dio la oportunidad de debutar en Bundesliga. El 30 de septiembre jugó unos minutos ante el Werder Bremen antes de partir hacia la India y el pasado 28 de octubre anotó su primer gol como profesional. Alucinante. El instinto goleador se tiene o no se tiene, da igual la edad que uno tenga. Con este tanto el joven delantero se ha convertido en el goleador más joven en la historia del Hamburgo en Bundesliga, y en el primer jugador nacido más allá del 2000 en hacerlo para la máxima categoría del fútbol alemán. Se han unido el hambre y las ganas de comer: un Hamburgo necesitado de oxígeno y el apetito goleador de un chaval que viene de hacer 26 goles en 21 partidos con el segundo equipo.

Todo está yendo muy rápido para Arp. En apenas unos meses ha pasado de anotar el hat-trick más veloz en la historia de una Euro sub 17 (3 goles en 13 minutos), disputar un Mundial de su categoría en la India y ahora es el goleador más precoz en la historia del Hamburgo. Incluso ha sido condecorado con la medalla Fritz Walter como mejor futbolista alemán de su edad. El joven futbolista tiene las cosas claras, de momento, y ha rechazo una oferta del Chelsea porque consideraba una tontería irse a Londres pudiendo triunfar en casa. “Estoy muy satisfecho con mi situación. Además, me dispongo a afrontar el año más importante de mi carrera. Quiero sacarme el carnet de conducir y también voy a terminar el bachillerato”, declaraba Arp en una entrevista para la FIFA. No olvidemos que pese a todos estos éxitos es un adolescente. Además, añadía que su modelo de delantero es Harry Kane. Todavía está lejos de ese nivel, pero quien sabe si algún día podrá firmar sus números. Horst Hrubesch, toda una leyenda del fútbol alemán y del Hamburgo, ha declarado que “rara vez he visto a un jugador que pueda anotar un gol de la nada como Arp”. A muchos jóvenes futbolistas el halago les debilita y este tipo de carreras precoces hacen que su talento no termine de explotar, veremos qué sucede con la necesidad del Hamburgo por sobrevivir en Bundesliga y el hambre de este adolescente que se dedica a romper récords.