COMPRA EL #PANENKA72 SUSCRÍBETE NÚMEROS ANTERIORES

 

André Gomes fichó por el Barcelona en verano de 2016. Y un año y medio después, los aficionados siguen preguntándose dónde está el futbolista que causó tan buena impresión en las filas del Valencia. El gesto serio, la inseguridad con la que desarrolla su juego, los primeros silbidos del Camp Nou… ¿Qué le pasa al centrocampista portugués?

En el #Panenka72, correspondiente al mes de marzo y ya a la venta, André Gomes rompe un largo silencio. A través de una entrevista de hora y media, plasmada en 12 páginas, el futbolista azulgrana nos muestra su “herida“, que es el término que él mismo utiliza para referirse al bloqueo que le atenaza en los terrenos de juego.

No me siento bien en el campo, no estoy disfrutando de lo que puedo hacer“, confiesa. Al mismo tiempo que regresa a sus primeros días en el vestuario culé para buscar explicaciones. “Los primeros seis meses fueron bastante bien, pero luego las cosas cambiaron. Quizá la palabra no sea la más correcta pero se volvió un poco infierno, porque empecé a tener más presión“. Y matiza: “Con la presión yo vivo bien, con lo que no vivo bien es con la presión para mí mismo“.

Cuestionado sobre la confianza que desde el club mantienen en sus prestaciones -tanto Luis Enrique como Ernesto Valverde le han brindado muchas oportunidades para reivindicarse-, el portugués defiende que “entrenando estoy muy tranquilo. Obviamente que hay algún día que estoy un poco mal de confianza, porque hasta en los entrenamientos se nota. Sabes que has sufrido. Quizá he jugado el día antes o dos días antes y aun estoy con la imagen del partido, que no me permite seguir adelante. Pero en los entrenamientos me siento cómodo con mis compañeros”. Sin embargo, como él mismo asume, “la sensación que tengo en los partidos es mala“.

La percepción, desde fuera, coincide con su propio diagnóstico: no disfruta en el campo. “Pensar demasiado me hace daño. Porque pienso en las cosas malas y, después, en lo que tengo que hacer, y voy siempre a remolque. Aunque mis compañeros me apoyan bastante, las cosas no me salen como ellos quieren que salgan“. Esta autoexigencia impide a André Gomes poner remedio a su inseguridad. De hecho, en ocasiones ocurre todo lo contrario. “Me encierro. No me permito sacar la frustración que tengo. Entonces, lo que hago es no hablar con nadie, no molestar a nadie. Es como si me sintiera avergonzado“. Y en lugar de aligerarla, la mochila sigue pesando cada vez más. “Me ha pasado en más de una ocasión eso de no querer salir de casa. Eso de que la gente te pueda mirar, tener miedo de salir a la calle por vergüenza…“.

Confiesa que se guarda las cosas “hasta que estallo” y, precisamente por eso, sus amigos son los primeros en hacerle ver que su problema habita en la cabeza. “Me dicen que voy con el freno de mano. Y lo que más cuesta es tener consciencia de todo“. Porque una de las cosas que más le duele es comprobar lo mucho que se espera de él. “Me molesta que me digan que puedo hacer muchas cosas buenas. Yo me pregunto a mí mismo: ¿y por qué no las hago?“.

André Gomes no solo se desnuda emocionalmente en esta charla mantenida en las instalaciones del FC Barcelona el pasado 23 de febrero. También repasa sus inicios futbolísticos, en los que creció en la cantera del Oporto pero acabó debutando en el primer equipo del Benfica, con Jorge Jesus al mando. Del técnico luso, pero también de su seleccionador nacional, Fernando Santos, pasando por Luis Enrique o Valverde, Gomes habla largo y tendido. Así como de su paso por el Valencia o de la “suerte” de compartir vestuario con dos estrellas como Cristiano Ronaldo o Leo Messi.