El canterano del Real Betis Balompié irrumpió, con 24 años, en Primera División batiendo varios récords de LaLiga y derribando el mito sobre la edad en el fútbol.

El fútbol mueve miles de millones en todo el mundo. La mediatización del deporte rey ha provocado su crecimiento como negocio global principalmente a través de la venta de los derechos de televisión. Una lluvia de millones que, unida a la irrupción de fortunas empresariales que respaldan económicamente a algunos de los clubes más importantes del planeta, han cambiado las reglas del juego revolucionando el mercado futbolístico. Unos grandes clubes que gastan cantidades desorbitadas de dinero en jóvenes promesas, con casos recientes como los 90 millones que ha desembolsado el Real Madrid por Vinícius Júnior y Rodrygo Goes.

El mercado de fichajes ha dado un considerable salto cuantitativo. Un escenario que genera que cada año sea más difícil que los aficionados presencien hazañas como la del Leicester City en 2016, año en el que se proclamó por primera vez en su historia como campeón de la Premier League. El nuevo equilibrio del mercado genera que clubes más modestos presten mayor atención a la cantera. Un fútbol base donde siempre emergen nuevos talentos. Jóvenes futbolistas que esperan su momento para triunfar en la élite. Uno de los ejemplos más llamativos de los últimos años es el de Loren Morón.

El delantero marbellí irrumpió con 24 años en Primera División vistiendo la camiseta del Real Betis Balompié ante la lesión de larga duración del paraguayo Tonny Sanabria. El canterano verdiblanco derribó el mito sobre la edad impuesto en el mundo del fútbol. Una fábula que atribuye mayor talento a los futbolistas más jóvenes. Loren debutó con el primer equipo el 3 de febrero de 2018 en el estadio Benito Villamarín ante el Villarreal CF. Un primer partido en la máxima categoría del fútbol español en el que anotó dos goles y dio los tres puntos a su equipo.

Un debut soñado para un futbolista que le había costado más tiempo del habitual encontrar su sitio en el fútbol. Avalado por sus buenas cifras goleadoras en Segunda B con el filial verdiblanco (17 goles en 23 partido), Loren se consolidó en el primer equipo de la mano de Quique Setién. Unos primeros partidos en los que el marbellí se convirtió en el quinto goleador a nivel mundial en marcar más rápido cinco goles en LaLiga en el siglo XXI, sólo por detrás de Radamel Falcao, Cristiano Ronaldo, Zlatan Ibrahimovic y Marco Di Vaio.

Cinco goles en seis partidos de la competición liguera en los que sólo le hicieron falta ocho remates a portería. Unos primeros encuentros en los que se situó como quinto jugador con mejor promedio goleador de la temporada 2017/2018 marcando un gol cada 97 minutos. Ante ese rendimiento, el Real Betis premió a Loren con una renovación hasta 2022, aumentando su cláusula de rescisión a los 40 millones de euros. Una temporada más tarde, el marbellí sigue siendo una de las piezas clave del esquema del entrenador cántabro. El delantero ha roto recientemente su sequía goleadora contra la Real Sociedad en los octavos de final de la Copa del Rey tras casi dos meses y medio sin ver portería. Un futbolista que ha derribado la puerta del primer equipo para asentarse en la élite del fútbol con la camiseta de las trece barras.